domingo, 30 de octubre de 2022

Lo que nos ha costado a algunos llegar hasta aquí y algunas consecuencias de nuestro altruista trabajo.

 

Continuando con la anterior publicación deseo comentar lo siguiente:

Pocos saben, como mi mujer y yo, lo que nos ha costado llegar hasta aquí y todo lo que hemos tenido que soportar y tratar de  superar,  después de muchos años de trabajo y dedicación con alegrías y sin sabores, sacrificio personal, gasto económico e implicación de amistades, soportando un sin número de "bastones entre las ruedas" ( entre ellos, la mayoría impulsados por  parte de algunos autocaravanistas) , solo por tratar de conseguir (a nuestras propias expensas y sacrificio) algo que mejorase nuestra pasión, que no es otra que viajar por ahí con nuestra autocaravana, sin tener que sufrir absurdos y abusivos sobresaltos. La mayoría de ellos creo que solo motivados por la ignorancia, el desconocimiento, la envidia y como no, también por el egoísmo y la ambición económica de algunos intereses que se  creen que todo lo que se mueve por ahí, es suyo. Hoy el hastío que siento de todo esto es alto. 


En los casi 10 años que estuve implicado, primero con la paca y después con el asunto Senado, tanto mi mujer como yo, como ya he comentado, tuvimos que soportar y sufrir muchas situaciones desagradables. Entre ellas y quizás la peor (aparte de todo lo anterior, soportar todo el gasto económico que valoramos en unos 12000€, pero eso no fué lo peor o mas importante) lo peor y quizás menos comprensible fué la de perder la relación con muchas familias de autocaravanistas (aunque como se suele decir, "mejor caminar solos que mal acompañados") con los que habíamos entablado amistad y convivíamos en salidas, más o menos habituales por ahí. Una desagradable situación que en aquel tiempo no entendíamos muy bien. Aunque con el paso del tiempo sí sospechamos algunos de los presuntos motivos que lo provocaron. Entre otros, hoy sabemos que en las salidas por ahí junto con nosotros, alguna de esa gente  no se sentían cómodos ante nuestra presencia, cuando hacían por ahí lo que les daba la gana y donde les venía bien, sacando los bartulos (sillas, mesas y toldos) que es lo que hemos llegado a la conclusión,   que más les gusta a algunos en la práctica del autocaravanismo  (yo le llamó campismo) para hacer las tertulias y convivencias a gusto y fuera de los lugares de acampada o camping, una situación que nosotros implicados en aquel momento en la reivindicación "hasta las trancas",  no soportábamos.

La situación no ha cambiado y con lo que vemos por ahí, la mayor ploriferacion de autocaravanas, unida  esta situación a la moda de los vehículos camperizados, en mi opinión, ha ido a peor. Hemos viajado recientemente, durante este mes de octubre de 2022, por Castilla León y la Ribera Sacra, y es una auténtica vergüenza el ser testigo de como algunos ( afortunadamente no todos) se comportan al utilizar las áreas, con todo el trabajo que  están costando a algunas personas convencer y conseguir éstas. Montando sin ningún reparo los típicos corralitos entre autocaravanas o en cualquier parte que les viene a mano o lo mas cómodo posible, con mesas sillas y toldos extendidos, eso sí, atrevete  con educación decirles algo, veras con lo que te encuentras. Estas experiencias y otras, nos ha llevado a pensar que una parte del mundo autocaravanista  es lo más irresponsable, desagradecido y egoísta con el que nos hemos topado en nuestras vidas y por lo tanto aunque se presente la oportunidad de hacer algo, como a nosotros en su día se nos ha presentado, no merece la pena luchar o perder el tiempo en él. 

¿Por qué mi mujer y yo nos hemos implicado tanto tiempo en esto que al final a afectado a nuestras vidas y por qué no lo dejamos antes?.  Esto quizás algunas personas no lo entiendan, pero tiene que ver o depende de la honestidad y ética personal de cada uno.  La explicación que encontramos entre otras cosas reside en que cuando crees en un proyecto y tienes las idas o capacidad para llevarlo adelante y te encuentras con la  oportunidad, como nos a sucedió, de trasmitir esas ideas   a personalidades del mundo de la política o del Estado, como el tristemente fallecido D.E.P. Don Alfredo Pérez Rubalcaba, o la entonces Senadora y después Diputada en Cortes Generales Dña. Ana María  Chacón Carretero y otros responsables de la política o del Estado. Personas que por su poder y responsabilidad  nos podían ayudar en lo que nos traíamos entre manos. Sí esa gente confía en tí y se pone a trabajar, no resulta nada fácil que cuando surgen los problemas, que en todo proyecto impulsado por personas suelen surgir, largarte y dejarlos a ellos en la estacada. Si ellos apostaron y confiaron en tu  persona y en el proyecto que les ponías delante, tú estas moralmente obligado  a continuar tratando de ayudar en lo que éste en tu mano hasta el final, porque al fin y al cabo, tú fuistes el que les convenciste y les metiste en esto, no les puedes dejar tirados. 

En aquel momento y debido a las presiones y las injusticias (la mayoría de ellas provocadas precisamente por los que se podían beneficiar de tu trabajo) muchas veces me dieron ganas de mandarlo todo a paseo. Entonces, por lo que os he contado, no podía o debía  hacerlo, pero en este momento en el que  no tengo implicado a nadie, sí puedo hacerlo. 

Todo este sacrificio y algo más, para hoy ver con sorpresa o ser testigos, de como sin ningún sonrojo, algunas personas y representantes asociativos (que cuando algunos comenzamos esta lucha, allá por el inicio del año 2000, a buen seguro, no disponían ni de autocaravana y sospecho que tampoco habían ni oído hablar de esta actividad) esta gente perdiendo con estas cosas y otras la mas absoluta  credibilidad, se atribuyen la autoría o el logro de lo conseguido con mucho trabajo y sacrificio por otros y no por ellos. Entre otros frutos,  la presentación y aprobación de la moción autocaravanista del año 2006 en el Senado. Iniciativa parlamentaria de la que por su condición de interministerial, se podía haber conseguido mucho mas, pero por algunas cosas que os he contado, no pudo ser, Aun así, la aprobación de la iniciativa sí  dio paso a la creación y el trabajo de la mesa autocaravanista en la DGT, Gt.53. que como resultado y conclusiones nos dio a los autocaravanistas el fruto de la propia instrucción 08/V-74 y el Manual de Movilidad en Autocaravana Propuestas de Actuación. Trabajo del que hoy también se apropian algunos caraduras.

Eso sí, todo éste incomprensible intentó de protagonismo y apropiación del trabajo de otros, se desarrolla acompañado y propiciado por "la pegada de culo a la pared" y el silencio cómplice, corderil  y acomodaticio de la gran mayoría de los autocaravanistas, sobre todo de los que integran o sostienen las asociaciones y sus "jefes  o Jefecillos". En fin.... unos y otros para hacérselo mirar.

No obstante y aun así, después de lo que os he contado, en el futuro y mientras tenga salud, por deferencia a los cientos de miles de lectores que visitan éste blog, continuaré mas o menos publicando exporadicamente en el mismo lo que me parezca o considere oportuno, sin ninguna implicación mas.

Pedro Ansorena. 


Reflexiones desde la distancia que te da el tiempo pasado y el actual.

Con la intención de tomar medida de la situación actual que vive el autocaravanismo, personalmente veo aconsejable, estudiar un poco no sólo la evolución y el pasado en nuestro país, también y como referencia en otros de nuestro entorno que nos llevan en esto muchos años, porque quien no sabe de donde viene, pienso que tampoco sabe muy bien a donde va. La evolución de nuestra actividad, tanto en España como en Europa y su normal desarrollo, desde sus inicios se ha visto rodeada de luces y sombras y como consecuencia unos han evolucionado más y otros menos o de distintas formas.

Sin embargo, por lo que percibo por ahí en las redes o en las distintas publicaciones, parece que algunos, quizás influenciados estos por algunas cosas que nos suceden aquí hoy, ven un panorama un poco pesimista o negativo de la situación en  nuestro país, hasta el punto de considerar que éste se encuentra en la cola del desarrollo del autocaravanismo Europeo. Puede que en algunas cosas tengan razones para pensar así, pero sin embargo, quizás porqué he trabajado mucho, o le he dedicado a esto mucho tiempo y estoy algo informado de la realidad.  Aunque solo sea por el reconocimiento de quienes han trabajado, me resisto a verlo así. 

Echando la vista y la memoria atrás, pienso un poco en los inicios de la reivindicación de los autocaravanistas españoles en los inicios del año 2000 ( esto se debe de tener presente, mas de 35 años de retraso con respecto a algunos países europeos) con la creación en primer lugar de la Plataforma de Autocaravanas de Asturias  de ámbito regional La PACA. después convertida en la Plataforma de Autocaravanas Autónoma de ámbito de actuación reivindicativa nacional. Proyecto al que junto con otros compañeros nos unimos, adquiriendo desde el primer momento responsabilidades en el mismo. Como autocaravanistas nos implicamos, a mi  forma de ver, conscientes de que en nuestro país aún no disponíamos de nada, ni estructuras de representación, ni instalaciones adecuadas para la practica (áreas de servicio o de estancia) ni normativa adecuada, ni nada de nada. 

Bien es cierto que en aquel tiempo aún éramos pocos y la sociedad o nuestros administradores públicos,  no sentían la presión que hoy sienten, con la presencia de multitud de autocaravanas en los espacios naturales, urbanos o  periurbanos. Pero lo poco que había, tanto en grupos de representación como en infraestructuras de apoyo, estaba integrado en el campismo y los Camping. Los autocaravanistas aún no disponíamos de más, ni tampoco se preveía un horizonte próximo en la creación de estas importantes infraestructuras que facilitasen la practica. 

Por lo tanto si miramos un poco para atrás, nos daremos cuenta que a pesar de que hoy tenemos problemas, (creo que por mucho que mejoremos, estos los seguiremos teniendo siempre) SÍ hemos mejorado y mucho. 

Sin duda ésta mejoría se debe a diversos factores, pero en mi opinión, el más significativo ha sido y es, sin duda, el humano. Hay algunas personas que de una forma u otra hemos y están trabajando generosa y altruistamente por y para el autocaravanismo, como lo demuestra el que hoy disponemos de más de mil puntos de servicio y estancia (áreas de autocaravanas) fundamentales para realizar con cierta normalidad nuestros viajes. Hasta el punto de que hoy en día cualquier familia de autocaravanistas se pueden recorrer nuestro país a lo largo y a lo ancho, si lo desean, utilizando la red de áreas de servicio y estancia que se han creado, situación impensable hace apenas 20 años cuando se comenzó a trabajar creando incentivos de todo tipo para ello. Si eso no es mejorar, no sé que lo es. 

Al mismo tiempo, funcionando mejor o peor, se han creado varios grupos de representación de ámbito nacional o autonómico, lo cual hace que en materia de la actividad representativa ya no dependamos de las estructuras asociativas campistas (clubs campistas) como antaño y el autocaravanismo, con sus luces y sombras, dispone en el presente y futuro de vida propia. 

Personas y grupos de representación, que con  trabajo y con mayor o menor fortuna, también hemos conseguido llevar nuestro proyecto a debate, hasta en cuatro ocasiones, a las cámaras de las Cortes Generales (aunque para mejorar hay que reconocer que algunas iniciativas se han quedado en punto muerto o inacabadas) , uno de los lugares en donde reside el poder legislativo de nuestro país y también al poder ejecutivo del Ministerio de Interior, a través del Consejo Superior de la DGT. Con lo cual se demuestra que con ideas y trabajo, si se quiere si se puede llegar. 

De todo este bagaje de trabajo y conocimiento, si lo tenemos en cuenta, podemos deducir que en materia de la creación de infraestructuras de servicio, como ya he comentado, conseguido en apenas 20 años, nuestro sistema de trabajo y a pesar de algunos contratiempos, ha sido acertado y en mi opinión, por ese camino, aunque por la experiencia adquirida, mejorando algunas cosas, se debe de seguir. 

Ya se que nos fijamos mucho en países como Francia, Alemania o Italia, países que por otra parte, nos cuadruplican en vehículos e instalaciones para las autocaravanas, que sus administradores públicos, incluida su sociedad, quizás por su trayectoria algunos son más permisivos o tolerantes con las autocaravanas que en nuestro país, en el que  especialmente algunos ayuntamientos anti autocaravanas, pienso que en muchos de los casos, se nos persigue o discrimina con abuso y sin justificación alguna. 

Sin embargo también debemos de tener en cuenta, que los citados países disponen de un sistema democrático compuesto por legislaciones diferentes a la nuestra y  como ya he comentado, nos llevan en esto más de 35 años de ventaja. Aún así, si viajamos por ellos nos daremos cuenta que en todos los sitios "cuecen  habas" Y también algunos soportan o mantienen  bastantes restricciones. Teniendo en cuenta estas importantes particularidades, en ningún caso y como se comenta por ahí, creo que sin pensar mucho lo que se dice,  España en materia de autocaravanismo ésta en la cola de Europa. Sencillamente no lo esta porque entre otras cosas la CEE esta compuesta por 27 países y nosotros (al igual que otros autocaravanistas también)  hemos viajado por todos ellos. Sacando la conclusión de que  salvo en Francia, Italia, Alemania y Portugal, el resto de los países ni en materia legislativa ni la de infraestructuras adecuadas para la practica del autocaravanismo, estan mejor que España y en la mayoría de los casos no disponen de nada que nos facilite viajar por ellos salvo las infraestructuras de los escasos y a veces mal ubicados camping. Por lo tanto siendo razonables, debemos de reconocer que NO es cierto que nuestro país éste en la cola, en todo caso y por lo expuesto, está entre los cinco primeros de Europa en infraestructuras para la practica del autocaravanismo.

Quizás en lo que hoy más carecemos en España y se debería trabajar para cambiarlo, es de una legislación nacional que proteja adecuadamente nuestra actividad y que de alguna manera, evite que algunos de los "taifas" que abundan en nuestro país, por algún extraño prejuicio o porque simplemente no le gustan las autocaravanas, "se saquen de la manga" alguna ordenanza municipal que nos amargue la vida, por el simple hecho de visitar sus municipios, o también con el tiempo y presionados o influenciados por algunos intereses particulares se carguen algunas de las áreas conseguidas. 

Esto se intentó hace años con la aprobación de la moción autocaravanista interministerial en el Senado, como la mayoría ya sabéis, con la creación del Gt 53 y la promulgación por parte de la DGT de la instrucción 08/V-74. Pero por diversos motivos, no fue finalizado el trabajo como se pretendía con la inclusión de un texto resumido de la instrucción (que ya figuraba en el borrador de trabajo para la reforma) en un articulo del RGC. Texto que finalmente, por extrañas razones, fué excluido en la aprobación del Reglamento. 

Enlace al borrador para la reforma del RGC. Ver en páginas 2-10.

https://drive.google.com/file/d/0B1edscOyQWS1MTQzOTJmMmYtMTRlOC00ZDNkLWE3ZGMtNDlkZDkyNGI1YTZl/view?resourcekey=0-s0NgAh0pXfZ_pi_2c678lA

Desde mi punto de vista quienes quieran trabajar con ambición, precisamente ahí en la recuperación de ese texto, aún se dispone de una magnifica vía para retomar, vía que a buen seguro solucionaría muchos de los problemas que hoy tenemos, sobre todo con algunos ayuntamientos. Se que es complicado pero no imposible. Si nosotros en su día conseguimos acceder a la DGT, ¿porqué no se va a poder hacer ahora, en un momento que se dispone de mucha más experiencia, ideas he incluso  de algunos medios mas? . Medios e ideas que en mi opinión, están ahí, solo hay que buscarlas y activarlas o ponerlas en marcha en nuestro provecho.

De todas formas y a pesar de que hemos progresado mucho, también veo muchas sombras. Sobre todo en la mentalidad asociativa de progresar o evolucionar hacia un proyecto para todos. Tristemente observo demasiada mentalidad de trabajo regional o local, de cada terruño a lo suyo, que aunque también es importante, sin embargo esa visión, sin un proyecto nacional de respaldo que trabaje, fundamentalmente en tratar de crear una legislación nacional adecuada que nos proteja a todos. También en esto y desde mi punto de vista, con una mentalidad localista o regional, de alguna manera, se está colaborando a crear la España de varias velocidades o lo que es lo mismo, que unas regiones tengan mayores condiciones para la práctica de la autocaravana que otras. 

Sin embargo y pese a esto, sí observo que hay personas con ganas, capacidad y conocimiento para liderar un proyecto nacional para todos. Pero no sé porque extraña razón o motivos, estas personas por unas cosas y por otras no obtienen el apoyo necesario y se dedican más, especialmente en los medios de Internet, con sus participaciones en estos, a crear conciencia. Sin embargo y a pesar de las ideas que manifiestan y exponen, parece que no son capaces dé  conseguir el la confianza suficiente para de una vez por todas conseguir despegar y estar trabajando arriba en lo más alto de la administración, lugares que en mi opinión, es en donde en materia legislativa, se puede conseguir algo para todos y no sólo para una región. 

Para estos cometidos de representación nacional, algunos quizás tenían puestas demasiadas esperanzas en la Federación de autocaravanistas FEAA. Pero conociendo con que  celeridad se creó esa Federación y con que objetivos de ambición personal de alguno, después de la espantada de su principal ideólogo o creador, o de la ocupación de la misma, por más de 10 años por el mismo presidente, en combinación o permisividad con algunos club que la crearon, sostienen o han sostenido. No me extraña nada que la misma, desgraciadamente no haya servido para nada y hoy se encuentre en disolución o en la  más absoluta inoperancia. Solo este echo en si mismo, demuestra que en nuestro país con respecto al autocaravanismo, existe una mentalidad demasiado regionalizada y no de un proyecto nacional para todos en donde los autocaravanistas viajemos por donde viajemos, tanto en el aspecto legislativo, como en las infraestructuras de apoyo, encontremos las mismas condiciones para la practica de la actividad y no una situación diferenciada en cada lugar que se visite. Esto se consigue creyendo y trabajando en un proyecto nacional para todos que sea capaz de crear una legislación que nos regule y proteja y no solamente trabajando en los terruños o las regiones de cada uno. 

Pedro Ansorena.



domingo, 26 de junio de 2022

Reflexiónes sobre los autocaravanistas y la relación de estos con la administración.

Soy consciente que al igual que yo, otras personas quizás tienen una visión diferente a la mía sobre estos asuntos, por lo tanto en estas reflexiones que aquí hago, no pretendo estar en posesión de la verdad o tener la razón, lo hago aportando mi opinión con el solo ánimo de que lo vivido por mi hasta este momento y dentro del autocaravanismo,  pueda servir de conocimiento y ayuda a quien le interesen éstas cosas. También con la intención de que los futuros implicados en esta actividad puedan sacar algunas conclusiones, que les ayuden y orienten a continuar el camino, porque  creo que sin tener en cuenta las experiencias del pasado y tomar nota de éste, el  futuro será más incierto. El estudio de los orígenes, casi siempre aportan claves sobre los problemas que se nos presentan, porque entre otras cosas, comprender el pasado debe servir de herramienta para solventar los problemas del presente y del futuro. 


Siento tener que repetir y recordar lo que ya he comentado en varias ocasiones, lo que cuento aquí es "mi verdad" referente a lo que veo o pienso de ésta y otras cosas, no solo respecto a las opiniones, sino en cuanto a los hechos. Si alguien ha visto o siente las cosas de otro modo, si le apetece sólo tiene que contarlo igualmente y que a los que le interesen éstas  de verdad, puedan ir sacando sus propias conclusiones.

Dicho ésto y como algunos ya sabéis, durante los años, que junto con algunos compañeros,  he tenido la oportunidad de trabajar en el mundo de la reivindicación, en las conversaciones mantenidas con  políticos o funcionarios, tanto del ámbito de responsabilidad de la administración local, la del Estado, la del Poder Legislativo o Las Cortes Generales. Sin duda he sacado algunas conclusiones o adquirido algunas experiencias, que intentaré comentar aquí.

Me preocupa el comprobar que algunos compañeros responsables de algunos grupos de representación, seguro que con la mejor voluntad pero en mi opinión con poco acierto, ya que quizás sea su propia inseguridad o falta de claridad de ideas la que les lleve a ello, piensen que en la solución de los problemas que presenta nuestra actividad, cuantos mas seamos mejor, aunque algunos de estos formen parte de otros intereses u otra problemática, el caso es tener gente detrás. Incluso algunos de ellos parece que creen que en esto no solo bastan o son suficientes las miles de familias de autocaravanistas que a día de hoy hay en España, sino, que con el ya  manido y falaz argumento  de la “unión de los vehículos vivienda o la discriminación” también quieren incluir a los caravanistas en nuestras reivindicaciones, aunque estos últimos mas que una ayuda puedan representar un problema. Me pregunto ¿ con esa visión por qué solo las caravanas, por qué no incorporar también a los carros tienda, los automóviles que montan en el techo la tienda o quizás al resto de campistas, con esa idea  seremos más, no os parece?.

Lo curioso es ver o comprobar que esto solo ocurre aquí en España, porque en todo el entorno de los países que integran la CEE, no encontraremos un solo país en donde los caravanistas reivindiquen junto con los autocaravanistas, solo en casos muy aislados y por alguna situación muy especial, podemos ver una  caravana pernoctando  en un área de servicio de autocaravanas. Memoria de actividades del Coordinamento Camperisti italiano.

Claro esto parece que lo hacen pensando que cuanto “mas tropa” se lleve detrás mucho mejor, parece que con la visión de que así, quizás nuestros administradores públicos o políticos no tienen escapatoria para atender nuestras peticiones. Pues NO señores, a mi modo de ver, eso esta bien para la confrontación o la guerra pero no para reivindicar una cosa tan sencilla como ayudar o convencer a nuestros administradores públicos de adoptar las medidas necesarias en nuestro país, modernizando éste, dotándole de servicios para las necesidades de un colectivo como el de las familias que viajan en autocaravanas.

Para entender ésto, creo que deberíamos de valorar lo que realmente estamos tratando y en que ámbito de necesidad ciudadana o social ubicamos nuestras reivindicaciones. Al igual que de otras cosas, la visión que como autocaravanista tengo de ésto, me indica que lo nuestro es una actividad de ocio y tiempo libre y como tal debemos de tratarla, nada más. Aquí no nos jugamos   algunos de nuestros pilares fundamentales para la vida, como pueden ser el trabajo, el salario, la sanidad, la educación etc etc. Por muy importante que esto nos parezca a nosotros, no lo es ni para el resto de la sociedad, ni mucho menos para nuestros administradores públicos. 

En el trato con la administración, los responsables con los que me he entrevistado o dialogado, casi siempre me han tratado bien o correctamente (no puedo decir lo mismo del trato recibido por parte de algunos autocaravanistas), lo que entre unos y otros hemos conseguido, poco o mucho, siempre  ha sido  por la vía del dialogo, el entendimiento, el convencimiento o la disposición de ayuda ha nuestros interlocutores. He comprendido que el mayor problema que tenemos no reside en que algunos  de nuestros administradores tengan algún tipo de animadversión hacia nosotros, quizás el mayor problema  somos nosotros mismos y nuestros comportamientos, unido esto al gran desconocimientos que tiene la sociedad  y nuestras administraciones,  presionados y confundidos estos por parte de algunos intereses, de como tratar ésta ola de autocaravanas, camper o furgonetas que se les viene encima y que cada vez mas y  en mayor cantidad están llegando a los núcleos urbanos o espacios naturales que administran y como tratar esto. La realidad que he percibido es que la confusión y el desconocimiento, no saben como tratarlo o tienen muchas dificultades para ubicarnos, por lo tanto en vista de ello, no creo que metiendo también a las caravanas en esta historia, por muchas personas que integren ese colectivo, el problema  se arregla, mas bien lo empeora.

Por otra parte, resulta curioso comprobar que constantemente estamos reivindicando, aparte de que se creen los servicios adecuados y otras cosas, el respeto de nuestros derechos como vehículo que contempla el RGC o  la instrucción de trafico 08/V-74.

Un documento que se refiere únicamente  a las autocaravanas y su actividad, aclarando y definiendo en el mismo, entre otras cosas, los limites  entre el aparcamiento de éstos vehículos y la acampada.

En vista del contenido de la nombrada instrucción, con la pretendida inclusión y aparcamiento de las caravanas en los espacios de aparcamientos o la vía pública como algunos pretenden, me pregunto ¿cómo se puede mantener ante cualquier administrador público, que no pretendemos acampar, sino aparcar, cuando, aparte de otros asuntos de seguridad, de todos es sabido que para poder habitar una caravana ésta debe de bajar patas o colocar calzas, cuando precisamente eso se considera acampada o si ésta está enganchada al vehículo tractor, rebasará las marcas de de delimitación de las zonas de aparcamiento?.

Por otra parte y con respecto a las formas para conseguir convencer, si volvemos la vista atrás, nos daremos cuenta que en el corto espacio de  apenas veinte años que se lleva reivindicando, se han promovido  manifestaciones o marchas autocaravanistas reivindicativas en algunas ciudades o poblaciones de nuestro país, algunas recientes con mas de quinientas autocaravanas presentes. Aparte del espectáculo de nuestra  visibilidad o presencia en las calles y aparecer  en algún medio de comunicación (pocos) , aunque siempre estas acciones pueden ser IMPORTANTES ¿en que quedó todo ello, al final en esas marchas o después de éstas se consiguió algo destacable o se convenció a alguien, porque yo no me he enterado de nada?. 

En cambio si miramos atrás con atención, nos daremos cuenta que la mayoría, (por no decir todos) de los  logros conseguidos, como pueden ser la propia instrucción y otros documentos o las mas de mil áreas de autocaravanas creadas en nuestro país a lo largo del periodo nombrado, de inmediato veremos  que estos logros  han sido conseguidos por pocas personas y siempre por la vía del dialogo y el convencimiento, nunca por la vía de la confrontación. Por lo tanto, si tenemos en cuenta ésto, creo que por experiencia contrastada sabemos cual es el camino a seguir o por donde debemos de caminar. 

Nuestras reivindicación o pretensiones son tan justas o de tal sentido común, que para ello, en mi opinión, creo que no hace falta un “batallón” detrás sino personas (mejor asociadas, aunque también por libre, como proceda) que tengan las ideas claras, para por la vía del dialogo ser capaces de trasmitir éstas y sobre todo convencer a nuestros administradores públicos o políticos con los que tengamos la oportunidad de entrevistarnos. Para ello no encuentro la necesidad de llevar  con nosotros a los vehículos remolque como las caravanas o los campistas, porque solo la visión de ello y lo que se les viene encima,  por parte de la gran mayoría de los interlocutores responsables con los que tenemos que tratar e intentar convencer, nos puede crear más problemas que beneficios. 

Cordiales saludos.

jueves, 9 de junio de 2022

Opinión y reflexiones sobre algunos derechos, obligaciones, beneficios y consecuencias de la practica del autocaravanismo.

Con frecuencia, tanto por parte de algunos autocaravanistas así como por algunos de  los responsables de los grupos de representación de éstos, asisto a la exposición o divulgación, que seguro que con la mejor intención, éstos resaltan de los beneficios materiales que la practica de ésta actividad deja en los lugares o municipios que éstos viajeros visitan o frecuentan.


 En  mi opinión, quizás ésta visión  está bien cuando no se dispone de otros argumentos mejores que la simple cuestión material. Pero sin embargo, ésta forma de ver las cosas , parece que anteponiendose a otras aportaciones o derechos más importantes que sin duda también ofrecemos y que creo deben de estar por encima de la simple cuestión material. Quizás los comentarios son hechos con la mejor intención, pero sin embargo y a mi modo de ver, me da la impresión que en algunos casos, o no disponemos de otros argumentos mejores o  son como justificación para que nos dejen aparcar con nuestros vehículos en los lugares que visitamos, cuando aparcar un vehículo  es un derecho innegable y quienes nos priven de él están actuando arbitrariamente con abuso de poder y lo más grave, saltándose la ley a la torera. 

Seamos respetuosos en los lugares que visitamos, pero gastemos dinero o nó, no debemos de tener complejo a la hora de utilizar nuestras autocaravanas y reclamar el derecho de aparcar nuestros vehículos al igual que los demás. Creo que debemos de tener las cosas  claras y  ser mas ambiciosos en nuestras reivindicaciones. 

A mi modo de ver o entender también éstas cosas, soy consciente que vivimos en una sociedad tremendamente material en donde parece que sin tener en cuenta otras cosas, casi todo se mide por el valor del dinero. Sin embargo,  creo que el dar ésta imagen de nuestra actividad es un tremendo error, cuando ésta si se mira bien y sin perjuicios aporta mucho más que el simple gasto en un comercio y el beneficio exclusivamente material solo  de quienes gestionan éstos, como lo es la inversión que representa la compra o alquiler de una autocaravana, los puestos de trabajo que éstas generan en  su fabricación o las materias primas y la tecnología de todo tipo que incorporan y se requiere en su fabricación o ensamblaje. Aparte de la distribución, mantenimiento o reparaciones, seguros, combustible, impuestos etc, etc. Solo con la valoración de éstos aspectos, netamente económicos, ya esta mas que justificada la aportación en ese aspecto, a la sociedad que las autocaravanas y su actividad realizan, sin necesidad de tener que justificar si gastamos tanto o cuanto, cuando visitamos algunos lugares. 

Pero sin embargo y después de todo lo descrito, quizás para poder tratar de valorar “los otros beneficios” que aportan la presencia de nuestras autocaravanas, en mi opinión, habría que retrotraerse en el tiempo al origen de la motivación por la que éstos vehículos, dentro del concepto de una sociedad evolutiva, fueron creados y homologados ¿por qué  y para qué? .  

El turismo de Autocaravana en España inicia su trayectoria como fenómeno significativo de "vacaciones al aire libre y en libertad" a comienzos de los años 90, en donde en el inicio de los años 2000 se creó La PACA, que se sepa,  el primer grupo de representación autocaravanista netamente reivindicativo.  Todo esto surgió, como la mayoría ya conocemos, muy por detrás de otros países europeos de nuestro entorno ( algunos de ellos como Italia ya disponían de grupos de representación en los años 70 del pasado siglo) en los que éste estilo de vida, demandado por la sociedad como alternativa vacacional y de ocio, ya está basada consolidado.  El paso de la tienda a la caravana y de ésta última a la autocaravana ha sido lógico e inevitable, y como consecuencia, en primer lugar, de la evolución de nuestra sociedad hacia un estilo de vida dominado por la tecnología, en busca de un aprovechamiento mejor del tiempo libre o las vacaciones.  

En segundo lugar, de la necesidad de viajar por ahí fuera de los lugares de origen o residenciales, en busca, entre otras cosas, de liberar las tensiones que se generan en lo cotidiano, cada vez mayores en un mundo o estilo de vida  más agobiado o exigente. Por último, del afán constante y humano de encontrar los medios más idóneos para dar nuevas perspectivas al tiempo libre y disponibilidad de éste en nuestro vivir diario, o lo qué es lo mismo y entre otras situaciones y usos, el ejemplo qué se crea cuando una familia autocaravanista que vive en Madrid u otras ciudades o poblaciones españolas, junto con sus niños, sobre las siete de la tarde, después de finalizar su semana laboral, tengan la necesidad de pasar el fin de semana en la playa, en un espacio natural, en una ciudad, en un pueblo o en un espacio recreativo. Encontrándose a su llegada éstos con el problema o el contrasentido, que aunque quieran acceder a los servicios de un camping, éstos establecimientos públicos o privados por sus horarios de acceso o temporalidad están cerrados, por lo tanto no nos sirven, aparte de la libre libertad de movimiento. 

Entre otras razones quizás por ello evoluciona y se crea una autocaravana, para salir de las ataduras del viaje que supone o nos ofrecen las servidumbres del turismo convencional, con la solución y respuesta del innegable derecho de aparcar correctamente nuestro vehículo, al igual que el resto, con la intención de pasar la noche, en un aparcamiento o espacio público legal, sin molestar a nadie cerca de los lugares de destino, en un vehículo autocaravana, que está creado y concebido expresamente para viajar habitando respetando el medio ambiente o los espacios qué frecuenta.

Algunos ya sabemos que entre otras, una de las razones que manifiestan o esgrimen en nuestra contra, no solo nuestros administradores públicos, también algunos ciudadanos o ávidos empresarios de camping, es el echo de que según su percepción de las cosas o el sentido del derecho de éstas, los vehículos autocaravanas les quitan los espacios de aparcamiento a los coches, sin tener en cuenta que como vehículos disponemos de los mismos derechos. También él de la masificación por parte de éstos vehículos en exclusivo, sin tener en cuenta el resto de vehículos y sus usuarios. También sobre el mantra de que algunos usuarios de las autocaravanas no respetan o se comportan mal en los espacios públicos. Pero como en todo en la vida, para ello nuestros administradores públicos disponen o están dotados de suficientes herramientas legales para reprimir los actos incivicos o cualquier falta de respeto a lo público y sus normas de convivencia, con la obligación que tienen de aplicar éstas y ejercer su autoridad. En cambio en algunas ocasiones éstos pasan de su deber facilitando con ello el desmadre, tomando después la decisión que toman algunos ayuntamientos u otras administraciones, pagando los justos por pecadores (la responsabilidad de cualquier acto Incívico  es siempre de quienes lo protagonizan y de quienes se lo permiten, no del resto de los ciudadanos) con la prohibición o simplemente la expulsión de todas las autocaravanas de los espacios que éstos mal administran y no así mismo a otros vehículos, sin tener en cuenta nuestros derechos. En vez de valorar la posibilidad de una regulación acorde con la ley y las necesidades de los ciudadanos, no solo para las autocaravanas, también para el resto de vehículos.

Con la aclaración de algunos conceptos de las motivaciones en la evolución y creación de la autocaravana y la problemática o la confusión que éstas generan a la hora de aparcar o pernoctar  en algunos lugares públicos Vamos a tratar, a mi modo de ver, de algunas de las cosas que éstas y las familias que viajan en ellas aportan y ofrecen a una sociedad, que quizás cegada o excesivamente mal educada en el aspecto económico y otras cosas, por encima de todo lo racional. Una sociedad y sus responsables administrativos o políticos, que parecen estar sumidos en la oscuridad, sin querer  ver los derechos y obligaciones que nos asisten a los ciudadanos en su generalidad, sin la adopción de medidas abusivas o discriminatorias, que en  el caso de las autocaravanas y sus ocupantes se hacen patentes, demostrado con ello una falta de conocimiento  y  una  ceguera alarmante, al no  ser capaces de ver mas adelante de su vista, de los beneficios de todo tipo qué fuera de lo simplemente material, éstas familias  aportan .  

Para tratar de valorar un poco ésta situación, comentar que en mi opinión, cada vez se percibe que es más necesario encontrarnos con la exigencia de transferir recursos turísticos sobre el territorio sin comprometer la integridad medioambiental de éste con estructuras y obras costosas, en algunos casos temporales o de incierto futuro. En cambio para  atraer y acoger al turismo itinerante de la autocaravana, unos viajeros  que aporta múltiples beneficios de todo tipo en los lugares que visitan,  no se necesita de grandes inversiones, basta con una superficie lo más discreta y tranquila posible para estacionar unos vehículos por un periodo limitado a 48 o 72 horas, en una ubicación lo más próximo posible a los lugares de interés o visita, o en su caso conectados con el trasporte público, con  unas normas de uso y una correcta señalización, con la dotación de un grifo y una reja que comunique con el alcantarillado público o un cubo para el deposito de residuos urbanos.  

Las familias que viajamos en autocaravana en una gran mayoría, somos itinerantes hoy aquí y mañana allí, no  somos viajeros o turistas de destinación, somos viajeros  de motivación. El primero se concentra, el segundo se descentra. El primero urbaniza, el segundo se integra tal como es, abriendo el gran abanico de posibilidades que tiene en el descubrimiento de lugares, tanto culturales como materiales, pasando del arte a la gastronomía, de las manifestaciones a la artesanía o de ésta al disfrute ordenado del territorio. Sí él turismo residencial entra en el territorio, lo diseña a su uso y abuso modificando éste, en cambio el turismo de movimiento, con una regulación y servicios adecuados a sus necesidades, gratuitos o de pago, como proceda, lo deja integro y se vuelve solidario con él. Es un turismo sostenible, una modalidad y estilo de vida que lleva desarrollo a las zonas que frecuenta, no alterando el equilibrio del lugar. Ante esas premisas, sin ninguna duda,  la autocaravana es posiblemente el mejor instrumento para poner en práctica esos valores. 

Es un turismo adaptado a todas las personas y lugares aunque estos no sean autosuficientes, porque en la extraordinaria flexibilidad de la autocaravana, por su autonomía y movilidad, se pude encontrar un aliado perfecto. Sus usuarios no se trata de viajeros  de bajo poder adquisitivo ya  que esta actividad de viaje es utilizada, cada vez más, por viajeros de distinto perfil o capacidad cultural y económica, viajeros que en sus días de ocio o los vacacionales, hacen  de ésta práctica la actividad principal del tiempo libre de muchas familias europeas, que encuentran en este estilo de vida una magnifica oportunidad para enriquecerse, tanto en el aspecto cultural, como el de relación, erradicando con ello viejos tópicos que contribuye a que cada vez la sociedad viva mejor y en armonía de intereses, por ello el autocaravanista no debe de tener fronteras. El turismo itinerante aporta bienestar, salud y equilibrio emocional a la población que lo realiza y riqueza cultural y social de todo tipo para los lugares que visita. El viajero itinerante es, probablemente, el modo de turismo que más posibilidades de ínter- actuación y de intercambio de ideas y culturas permite entre los ciudadanos de distintos países y sus diversas culturas, generando un gran potencial de cohesión entre  éstos.  

Por ultimo y después de lo anteriormente expuesto, comentar que las familias que viajan y habitan una autocaravana, tanto los niños como los adultos, aprenden a valorar la utilización de la energía y los recursos que se necesitan para la vida  diaria, sin derrochar o mal utilizar éstos. En una autocaravana la energía eléctrica (la mayoría producida en placas solares o el alternador del motor) o el gas, no sobra y se debe de utilizar con moderación o sentido de ahorro, por ello y entre otras cosas,  en una autocaravana es impensable mantener las luces encendidas u otros aparatos de consumo, cuando estos no son necesarios. Lo mismo sucede con otro de los bienes necesarios y escasos en una autocaravana, el agua. Resulta impensable asearse con un grifo permanentemente abierto o utilizar un exceso de gel o chanpu en la ducha, como mucha gente hace en sus casas cotidianamente, ya que los depósitos de aguas de las autocaravanas tienen una capacidad limitada y no siempre se está al alcance de éste bien tan preciado que nos dona la madre naturaleza. Simplemente, entre otras cosas, con el aprendizaje o valoración  y uso de éstos elementos racionalmente, por parte de los pequeños y mayores, usuarios de las autocaravanas, millones de familias en toda Europa y el aprendizaje o educación en esta cultura del ahorro en el uso de los recursos energéticos o naturales, una cultura que después trasladamos a nuestros hogares, los autocaravanista ya aportamos al medio ambiente y a la sociedad muchos mas valores , que la simple condición materialista de el gasto que realizamos en un establecimiento comercial o un restaurante. Una situación que por otra parte como ya he comentado y repito, el gasto no es ninguna obligación que tengamos que demostrar a nadie para que nos permitan  nuestro derecho de aparcar un vehículo, es una consecuencia.  

Espero y deseo que éstos conceptos que aquí expongo, les sirvan a los autocaravanistas y sus representantes, para si los ven oportunos, tener en cuenta  una visión mas de los otros valores   que aportamos a nuestra sociedad y nuestro medio ambiente, por encima de la simple situación material del gasto diario o cotidiano que realizamos en los lugares de destino o visita. 

Cordiales saludos.