miércoles, 12 de mayo de 2010

La aprobación de la ordenanza contra las autocaravanas en Santander.

Desde el año 2002 y hasta finales del año 2009, más o menos periódicamente, siempre he mantenido conversaciones con algunos miembros del equipo de gobierno municipal, pero lo cierto es que a pesar de los intentos de lograr algo, las cosas no han cambiado nada, cada vez peor.

En 2004 y en un nuevo intento contacté con los grupos de la oposición para tratar de convencerles de presentar al pleno una moción sobre el asunto de las autocaravanas en Santander.

El grupo socialista estimó la demanda y presentó al pleno la citada moción, estuve presente en el debate y la moción fue desestimada por el grupo del gobierno municipal del PP, me quedé perplejo ya que el argumento que emplearon para desestimarla fue la aplicación de la ley de acampada de la Comunidad cántabra en la circulación y estacionamiento de vehículos. Otra vez los ediles del equipo de gobierno municipal dieron evidentes muestras de abuso de poder, aplicando una ley inaplicable, y que no querían abordar en serio el asunto de las autocaravanas en la capital cántabra.


Un hecho importante que quiero resaltar es la "redada" de la policía local a los británicos, que estaban aparcados en el aparcamiento del camello. No es que me importe mucho el que no dejen pernoctar a los británicos con sus autocaravanas en Santander ya que si alguien quiere sufrir en sus propias carnes lo que es la discriminación con las autocaravanas no tiene más que viajar a Gran Bretaña o Irlanda, donde la prohibición de pernoctar con una autocaravana fuera del camping es general, con constantes carteles  de aviso de prohibición.


Por aquellas fechas algunos de los pasajeros con destino al ferry, que cubre el trayecto desde la capital santanderina con el puerto británico de Plymouth, solían pasar la noche con las autocaravanas y caravanas en el citado aparcamiento, la policía local se presentó allí con ánimo de desalojarlos y hubo enfrentamientos entre ellos, esta situación saltó a los medios de comunicación de Cantabria y hubo un buen revuelo en el que algunos ciudadanos mostraron en los medios su acuerdo con la actuación policial, desde entonces la mayoría de los británicos que acceden con el ferry a Santander no suelen pernoctar en la ciudad.

El día 09 de Mayo de 2006 día del debate de la moción de las autocaravanas el entonces alcalde de la capital cántabra Sr. Gonzalo Piñero, como Senador por Cantabria que era, se encontraba en la cámara del Senado viendo y viviendo en directo como su grupo parlamentario el PP, después de debatir una enmienda, que había presentado, votaba finalmente favorable a la moción.

Cuando tuve oportunidad le comenté "Sr, alcalde, ahora que ha visto como su grupo votaba a favor de la moción de las autocaravanas quitará las señales del Sardinero.- Bueno...ya veremos", contestó.

La intenciones del alcalde desde luego que no eran las de cambiar de postura frente a los autocaravanistas. En el último viernes del mismo mes de Mayo, el equipo de gobierno del PP sorprendentemente metió de tapadillo en el pleno municipal la siguiente ordenanza, la cual fue aprobada y hoy es la que rige en Santander.


TITULO IX- Régimen de Parada y Estacionamiento.

Artículo 22.4 de la Ordenanza Municipal de Circulación de vehículos.

Se prohíbe el estacionamiento en los lugares y casos en que esté prohibida la parada y además en los siguientes casos y lugares:

Los vehículos especiales, maquinaria agrícola, tracto carros, maquinaria de obras o servicios, remolques y semirremolques, separados del vehículo tractor, el estacionamiento de caravanas, autocaravanas o similares, y vehículos de similares características en todo el término municipal, salvo en los tugares autorizados para ello.


Con esta sorprendente decisión los ediles municipales del PP y su alcalde, a pesar de lo que había visto y oído este en la cámara alta de las Cortes Generales, demostraron que no tenían ninguna intención de hacer nada que favoreciese la actividad autocaravanista en la ciudad.

Es más desde entonces, ya sabedores de que las señales con la autocaravana y la grúa eran ilegales, comenzaron a colocar en diversas zonas una nueva modalidad de señal, que os acompaño en la foto, prohibido aparcar superior a 1,8 t. excepto turismos, pero esta vez ya con intención de multar. Con la colocación de las nuevas señales a finales del año 2006 comenzaron a multar a las autocaravanas en la ciudad.


Pedro Ansorena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario