viernes, 13 de enero de 2012

De ruta por algunos de los pueblos y aldeas de los municipios de Adeje y Guía de Isora.

Deseo comenzar la primera entrada en el blog del año 2012, comentando las vivencias y peripecias de una de nuestras habituales jornadas por la isla de Tenerife, protagonizadas junto con nuestro guía de lujo, el amigo canario José Arcadio.


Desde luego que hoy en dia y con los acontecimientos que estamos viviendo por ahí,  donde cada dia se recortan algunos de los derechos fundamentales para la vida y protección de las personas que tanto esfuerzo nos ha costado lograr, en mi opinión, fruto de la permisividad y colaboración de una sociedad que, por lo que se ve por ahí,  parece que incomprensiblemente se deja engañar por cualquiera que le de  pan y circo y a la que tambien parece que ya le da todo igual, donde quizás lo más importante para algunos de ellos, no es la cantidad de "tijeretazos" que nos estan metiendo de la noche a la mañana los que por activa y por pasiva nos contaban que  no lo iban ha hacer, y si no espabilamos un poco los que todos esos democratas de pacotilla nos van a meter, a una sociedad en que lo mas importante o parece que ahora  preocupa, es la cantidad de goles que le va a marcar en el próximo partido el Barca al Real Madrid o viceversa.


Una sociedad mayoritariamente idiotizada y mediatizada por la deplorable labor subterránea y calculada de los apesebrados y oscuros tribuletes de algunos medios de comunicación irresponsables, que lo único que parecen buscar y consiguen es el atontamiento de la sociedad para el beneficio material o el engorde de la cuenta de resultados de sus insaciables amos a los que hagan lo que hagan, se lleven ,lo que lleven y atenten contra lo que les de la gana, cueste lo que cueste y a costa de lo que sea, parece que no se atreve a meterles mano ni dios.


Ante este panorama lo mejor que le puede pasar a algunos que que por nuestra edad, nos quedan "cuatro dias" por aquí y que ya en su día padecimos y luchamos contra una dictaadura como la que parece que como no seamos capaces de remediarlo  nos estan imponiendo, es darse una vuelta por ahí tratando de trasladarse a una vida más humanizada, perdiéndose por el paisaje rural y profundo de algunos de los pueblos o paisajes, que afortunadamente aún quedan en algunas zonas de la geografía  de nuestro alocado mundo.


Sin duda, la isla de Tenerife nos ofrece cosas de éstas y mucho más, es una caja de sorpresas y aunque uno lleve varios años recorriendo y disfrutando de sus encantos, siempre se encontrará con la agradable sorpresa de visitar nuevos y desconocidos parajes o poblaciones, que increíblemente uno aún no había visitado.


 Nuestro amigo José, de vez en cuando nos comenta, que a pesar de que él ha nacido en la isla y al igual que nosotros es un viajero curioso y consumado, no conoce todos los rincones de ésta, eso sí, los lugares por los que es capaz de transitar con su vehículo Ford Tourneo, al que él define como un auténtico "todo terreno" y nosotros lo confirmamos, son para pensárselo, sobre todo Senia que en más de una ocasión ha querido apearse.


Resulta comprensible que si uno desea o pretende visitar algunos de los rincones y paisajes más auténticos de esta espectacular Isla, donde los perfiles y orografía son pronunciados, necesariamente debe de cruzar escarpadas laderas y adentrarse por profundos barrancos en los que aprovechando las corrientes térmicas que producen estos, se mecen en ellas algunos cernícalos y palomas que habitan las oquedades de sus laderas. Barrancos a veces inaccesibles y otras accesibles por estrechos y empinados caminos rurales, abiertos, por el trabajo y sacrificio de hombres y mujeres, en busca de los recursos para la subsistencia, en la pura piedra basáltica o volcánica, algunos hoy asfaltados y otros aún en tierra firme.


El pasado dia, en uno más de nuestros múltiples recorridos por el territorio profundo y rural de Tenerife y aunque en esta ocasión la prolongada sequia que padece la isla, hace que el paisaje sureño de ésta, no presente su mejor cara, siempre es un placer rutear por ahí en busca de nuevas sensaciones y nuevos encantos.


Por la mañana como de costumbre nuestro amigo nos vino a buscar a nuestro apartamento y después de descargar algunos productos de su huerta, con los que siempre que se acerca por aquí nos obsequia. Nos pusimos en marcha para recorrer y visitar algunos de los pueblos y aldeas de los municipios de Adeje y Guía de Isora, visitando en primer lugar la población y caseríos de Taucho, situados en lo alto de la ladera suroeste de la isla desde donde se contempla una panorámica impresionante. N-28º09'11'' W-16º43'39''


En Taucho y sus alrededores visitamos algunas tradicionales construcciones de casas canarias, con sus tejados a cuatro aguas cubiertos con la ondulada y característica teja árabe, con elementos arquitectónicos y materiales de madera y piedra en las fachadas, lo cual resulta muy atractivo y ornamental.


Lo que hoy estamos visitando es solo una pequeña parte del recuerdo de la construcción titánica de una isla. Aunque sus huellas son fáciles de reconocer para quien le guste de estas cosas, lejos de nuestros dias queda la epopeya de fuego y agua con los que nació la isla y la constante trasformación que durante millones de años se ha ido desarrollando en esta zona, considerada la más antigua de toda la isla.


Continuamos ruta por pistas y viales estrechos cruzando caseríos y poblaciones como Vera de Erques, N-28º10'29'' W-16º44'37''.  Tejina de Isora, N-28º10'59'' W-16º45'42''. descendiendo y ascendiendo para salvar la orografía de profundos barrancos.


Si el atractivo del paisaje y pueblos canarios hace que cualquier jornada, que uno se desplace por su territorio resulte gratificante, no lo es menos cuando se aproxima la hora de reponer fuerzas y acercarse a alguno de los restaurantes de las poblaciones rurales que uno encuentra en el camino, para disfrutar de la rica gastronomía que alberga y nos ofrece canarias,  como en este caso, el Restaurante "La Gañanía" en la población del municipio de Adeje de  Los Menores ( carretera a Guía de Isora). N-28º08'30'' W-16º45'23'' Tfn. 922 711 151.



"La Gañanía", es uno de los restaurantes que ya habíamos visitado en otras ocasiones y la verdad que encontrándonos en sus proximidades, después de anteriores experiencias, una vez más decidimos repetir. La Gañanía en nuestra opinión, es uno de los restaurantes de calidad precio más destacados del sur de Tenerife.



Su cocina canaria, aparte de la amabilidad de trato y atención de las personas que trabajan y regentan la casa, se distingue por las ensaladas, los garbanzos, las inigualables y ricas papas canarias, los asados de excelentes carnes de cerdo, conejo, pollo o vacuno, el queso blaco de cabra etc, acompañado de los tradicionales mojos canarios y regado todo ello con la oferta de el buen vino isleño o peninsular.



Por la tarde continuamos ruta a la población de Acojeja, N-28º11'46'' W-16º45'47'' donde José Arcadio y su afán por descubrir nuevos caminos, nos metió por una escarpada y estrecha pista hasta una terraza volcánica en la parte alta de la población, donde por sus condiciones climáticas y el agua sacado y trasladado desde algunas galerías, hace que progresen con fuerza los viñedos y las huertas de papas plantados en una considerable extensión de terrenos aterrazados. N-28º11'46'' W-16º45'01''.



Alejados de las villas  y los pueblos, por estos parajes, hoy se pueden encontrar aldeas y  caseríos que fueron refugio, morada y medio de la dureza de vida de unos campesinos que para subsistir se agarraban a lo que podían, artífices de un paisaje de indudable valor etnográfico que aún pervive y que nosotros en este dia podemos disfrutar.



Ante estas imágenes que nos depara la zona, uno no puede por menos que meditar el considerable esfuerzo de las gentes que han habitado y aun habitan la zona para sacarle algo a una orografía y tierra difícil de trabajar, pero que con constancia y esfuerzo, una vez conseguido el objetivo, ésta te obsequia con una calidad de productos de la huerta difíciles de conseguir en otra parte.



Aunque fruto de la prolongada sequía, más de ocho meses sin llover en la zona,  la tierra está seca, vemos como algunas especies de plantas tímidamente progresan en alguna oquedad del terreno en la que encuentran alguna débil humedad y nos ofrecen algunas que otras flores, que en este caso resultan de un atractivo especial.



Con estas sensaciones y como los dias en esta época del año aún son cortos, pusimos rumbo a la población de El Jaral, N-28º12'14'' W-16º45'24'' donde terminamos la jornada tomando un vaso de vino en la cocina de un acogedor hogar, morada de la familia del Sr. Cheo, junto con la esposa e hija de éstos.



Es una suerte disfrutar de la tranquilidad del paisaje y los pueblos de las zonas rurales de cualquier parte, pero mucho más lo es el tener la oportunidad de compartir una charla con sus habitantes, ya que nadie conoce como ellos la multitud de atractivos y secretos, que encierran estos y que se encuentran ahí para nuestro disfrute, solo basta con descubrirlos.



El Sr. Cheo, que antaño había trabajado con el padre de Jose Arcadio, en la dura y difícil labor de la apertura de algunas galerías mineras para extraer el preciado y necesario agua contenido en los diques de basalto en las entrañas de la tierra volcánica de la isla,  durante la degustación del vino que nos ofreció, un producto trabajado, cosechado y elaborado por ellos mismos, nos estuvo contando la dura y difícil labor que durante años y generación tras generación se ha venido desarrollando en la zona.



Embobados con el disfrute de su amable conversación, con la noche sobre nuestras cabezas y el planeta Venus brillando por el oeste, a nuestro pesar, nos despedimos de la hospitalaria y agradable familia canaria con la sensación de haber disfrutado de un dia muy agradable (Gracias amigos que la suerte os depare una larga y saludable vida) regresando de nuevo a nuestro punto de partida en  Los Cristianos para dar por terminada la jornada.

Para ver otras imágenes  Pulsar aquí

Pedro Ansorena.

2 comentarios:

ARO dijo...

¡Qué buena vida! Me ha encantado hacer este recorrido con vosotros. Espero encontrarme pronto en el estado de "júbilo" en que os encontráis vosotros.

Estoy harto de vivir en medio de una sociedad en la que todo el mundo está convencido de merecer que le quiten derechos y prestaciones que antes tenía. Por eso, lo mejor es dejar que los demás luchen sin lo estiman oportuno, que nosotros ya hemos hecho bastante.

Pedro Ansorena dijo...

Estimado Aro:

Muchas gracias por tus comentarios. Te deseamos que tu tambien disfrutes de ese merecido "júbilo" que comentas. Nosotros en ello estamos y te aseguro que por nuestros gustos y aficiones, estamos muy ocupado y nos falta tiempo.

De las otras cosas que están ocurriendo por ahí ¿que quieres que te comente que tú no sepas?, decir que después de todo lo que se ha luchado por conseguir un estado de bienestar, los cuatro o cuatrocientos de siempre junto con sus compinches, están consiguiendo el vil y deplorable objetivo de idiotizar a la sociedad para darse el gustazo de llenar sus alforjas y así alimentar su oscura vida.

El dinero es mas material y físico de lo que algunos nos tratan de contar, en alguna parte esta, este no se evapora de la noche a la mañana. En fin, como tu comentas, por nuestra edad y nuestro cansancio de estas cosas, nosotros en tiempos quizás más difíciles que los de ahora, ya hemos aportado lo nuestro, por lo tanto el futuro le corresponde al relevo generacional, ellos verán lo que hacen con él y sus vidas, que hagan lo que quieran.

Un saludo.

Publicar un comentario