viernes, 22 de diciembre de 2017

Viaje a Escandinavia en autocaravana en la primavera de 2017, vivencias, impresiones y comentarios del día a día del viaje.

A los países escandinavos ya hemos viajado en tres ocasiones, la primera vez fue en el año 1992 (aunque yo por motivos de trabajo ya había estado anteriormente en otras ocasiones). En esta primera experiencia viajera por Escandinavia,  viajamos en un Ford fiesta, de los de entonces, y dos tiendas de campaña tipo iglú, junto con nuestro sobrino de 15 años, Andoni. El viaje, en esa ocasión lo realizamos por Noruega y Laponia hasta el Cabo Norte, regresando por la costa noruega, cruzando el entramado que tiene el país, de fiordos, cabos e islas, hasta la ciudad de Cristiansand en el sur del país, desde donde nos trasladamos en barco hasta la Jutlandia danesa. El viaje a pesar de las dificultades que por la inexperiencia y las inclemencias meteorológicas tuvimos que superar, resultó fantástico, dejó un gran "sabor de boca" y grades recuerdos en nosotros. Hoy estamos convencidos de que aquella primera y gran experiencia viajera de unos 12.000 Km. descubrió o activó en nosotros una nueva  forma de ver la vida y "nos abrió la puerta" para seguir disfrutando por ahí, descubriendo nuevos territorios, con bellos espacios naturales y culturales, con poblaciones o  ciudades integradas por gentes y formas de vida con tradiciones muy diferentes a lo que estábamos acostumbrados a vivir y ver hasta entonces.

Cautivados por  esta experiencia viajera, aquel viaje también nos animó para hacer una nueva visita en el año 1998 de nuevo a Escandinavia, viaje que realizamos en un Audi, con arcón Thule en el techo y dos tiendas de campaña, junto con nuestros amigos Miguel y Malu. En esta ocasión viajamos por Suecia y el paisaje finlandés de "los mil lagos", de nuevo hasta el Cabo Norte y las Islas Lofoten, retornando del viaje, sin adentrarnos por el gran sur de Noruega, cruzando por Narvik hacia Suecia y Dinamarca.

El tercer viaje lo realizamos en autocaravana en el año 2002, por la ruta Noruega que realizamos en el primer viaje del año 92, esta vez con la autocaravana junto con otros compañeros autocaravanistas. Llegamos también hasta el Cabo Norte, recorriendo en el regreso las islas Vesteralen, Lofoten y toda la costa Noruega de norte a sur del país hasta Cristiansand.


De todo lo que hemos visto en los viajes que hemos realizado por ahí hasta ahora, el paisaje de Escandinavia es lo que más nos ha impresionado, pero a pesar de haberlo visitado en varias ocasiones, siempre hemos pensado que Escandinavia es un impresionante territorio para  vivirlo y disfrutarlo relajadamente y no con la limitación del tiempo que nos imponía  en aquel tiempo nuestra época laboral, dentro del límite del periodo vacacional de 30 días,  en  cuyo espacio de tiempo había que recorrer unos 12.000 Km. Siempre hemos pensado y nos hemos quedado con la duda de vivir y sentir la sensación, de recorrer esos Kms de las poblaciones y el paisaje escandinavo, sin prisa y a nuestro aire, con tiempo suficiente para disfrutar de los lugares del recorrido a nuestra manera.

Pues bien......como no queremos dejar atrás esa sensación y como ya nos vamos haciendo cada vez más mayores para en el futuro poder afrontar retos como éste, creo que ahora, que estamos pensionados y el tiempo es todo para nosotros y para hacer lo que nos apetezca, ha llegado el momento de cumplir ese deseo.

Con esta sensación hoy día 5 de mayo de 2017,  iniciamos un nuevo viaje a Escandinavia con la autocaravana. En esta ocasión aunque no solemos planificar mucho los viajes ni tampoco el tiempo que pensamos estar por ahí, si viajaremos  por Francia, Bélgica, Alemania, Dinamarca, Finlandia y Noruega, para regresar cuando nos apetezca a nuestro punto de partida en Santander.

Nuestra primera ruta del día de 540 Km, nos lleva desde Santander a la frontera francesa y la ciudad de Burdeos, donde en su circunvalación tuvimos que soportar el habitual atasco de circulación de 1 hora. El paisaje primaveral del que hemos disfrutado hoy ha sido lo mejor, la primavera por esta parte del viaje está que se sale, una maravilla.

Al filo de las 8 de la tarde, finalizamos la jornada, junto con otros compañeros autocaravanistas que se encontraban alli, en el área de autocaravanas de Roullet, una pequeña población rural en medio de campos agrícolas de cereal y viñedo, situada a unos 10 Km. al sur de la ciudad francesa de Angulema. Al atardecer dimos un paseo, para estirar un poco las piernas del viaje, por el centro urbano del pueblo, que aunque es un pueblo muy bonito y tiene una iglesia románica de destacar, a estas horas de la tarde, como en la mayoría de pueblos franceses que hemos estado por ahí en otras ocasiones, a estas horas parece un pueblo fantasma y no nos hemos encontrado a nadie por la calle. En fin.....Aparcamiento pernocta  N-45º34'49'' E-0º02'40''- Km.540.

Día 6 de mayo.
La ruta de hoy, de 490 Km, parte desde  la población de Roullet,  hacia el norte del país. Para tratar de evitar el alto costo que tiene, para nosotros, rodar por las autopistas de peaje francesas, la ruta y nuestro TomTom nos llevan por carreteras y autovías nacionales, en dirección Paris, viajando por Limoges, Vierzon, Orleans etc. La ruta es bastante aceptable y tiene muchos tramos de buenas carreteras, autovías o autopistas sin peaje, es una ruta muy transitada por los camioneros portugueses y españoles, que viajan en dirección a Paris o el resto del norte de Europa, fruto de ello y aunque hoy es sábado, durante la mañana,  nos vemos inmersos en medio de una circulación muy intensa de  camiones, que unido a que los franceses están de fin de semana, la circulación es alta.

La climatología del día hoy no es la más adecuada para disfrutar del viaje en toda su intensidad, la pasada noche ha estado lloviendo constantemente, pero aunque la mañana no se ha presentado mal,  por la tarde y después de sobrepasar la ciudad de  Orleans, la lluvia se ha presentado de nuevo y ya no nos ha dejado hasta el final de la jornada. Aun así, si a uno le gusta viajar,  el viaje en sí mismo, a pesar de las inclemencias meteorológicas o la circulación, ya es un atractivo y un aliciente  más que  suficiente para moverse por ahí.

De todas formas, hoy hemos vuelto a disfrutar de los colores que nos ofrece la primavera en los campos galos, colores de los diferentes cultivos como el verde oscuro del trigo, la verde luminosidad de la cebada, el color amarillo intenso de la florida colza o las flores blancas de las leguminosas etc, cultivos que estas lluvias les vienen de perlas para continuar su progreso hacia la madurez y la preciada y esperada cosecha por los agricultores. Todo este espectáculo primaveral de los diferentes coloridos  se muestra ante nuestros ojos en el viaje desde el parabrisas de la autocaravana. Por otra parte, venimos comentando, que cual afortunados son nuestros vecinos los franceses, que llano es la mayoría de su territorio, con grandes ríos como el Ródano, Adur, Sena, Garona, Dordoña, Loira etc.  y que bien está planificada su agricultura y cuanta riqueza agrícola se percibe cada vez que viajamos por este precioso  país. Los beneficios de esta riqueza agrícola, también la notamos en las casas o edificios de los pueblos por los que viajamos. Un conocido nuestro de Santander, cuando hablamos de los viajes con el, este nos comenta que para el, “el país mas rico de Europa es Francia, que Dios debía de ser francés, porque en la creación y en la configuración del país galo diseñó éste, colocando las grandes cadenas montañosas a un lado del país, rodeando éstas una inmensa llanura, por la que discurren grandes ríos”. Creo que al viajar por Francia, uno se da cuenta que no le falta una buena dosis de razón.

En fin…..Francia no solo nos ofrece los grandes campos de cultivo y poblaciones bonitas , al llegar a la comarca del río Loira, a un lado y al otro de la carretera vemos algunos de los famosos castillos franceses de la época florida del S-XVII al S-XVIII, otra maravilla de este país.

Al final de la jornada paramos a pernoctar a unos 50 Km de Paris en la tranquila y bonita población de Milly La Forest. Mañana será otro día. Aparcamiento pernocta en la finca privada de una gasolinera de la población, que acoge autocaravanas. N-48º24'26'' E-2º28'03''- Km.1030.
Día 7 de mayo.
Durante la noche no ha llovido, pero al abrir "la ventana mágica" de la autocaravana, vemos que el día amanece con una temperatura de 9º y muy encapotado, aunque sin llover.

La noche la hemos pasado muy bien en la población de Milly La Forest en el aparcamiento  de la gasolinera de la firma Total, próxima al pueblo. El lugar es muy tranquilo y por el precio de 5 € puedes quedarte una noche, incluido el servicio de vaciado y llenado de los líquidos de los depósitos de la autocaravana, una maravilla de lugar tranquilo y seguro.

Después de desayunar y hacer los servicios de la autocaravana, como detalle de rigor, por el buen trato y servicio recibido, por parte de los empleados de la estación de servicio, llenamos el depósito de gasoil e iniciamos la ruta del día.

Nuestra ruta de hoy, de 520 Km, siempre con rumbo al norte y Escandinavia, nos lleva  por autopistas y carreteras sin peaje,  por la circunvalación de Paris, que al ser domingo y no circular los camiones, no presenta ningún problema de saturación del tráfico, salvo la intensa lluvia que al cruzar Paris se ha presentado  y hacia un poco complicada la visibilidad. Tras superar la ciudad de Paris, de nuevo aparecen las grandes extensiones de cultivo de cereales donde predominan los cultivos de colza con el intenso amarillo de su floración, una situación que quizás motivado por la lluvia, la intensa floración de la colza nos perfuma con su intenso olor dulzón. Con esta sensación,  poco a poco, nos vamos acercando a la frontera belga de Chimay, percibiendo como, conforme viajamos hacia el norte, el tiempo va cambiando y la lluvia desaparece. También vemos como va cambiando la fisonomía del paisaje de la ruta, de lo que antes eran llanuras con campos de cultivo, ahora este se nos ofrece en un terreno sinuoso de pequeños valles y colinas con inmensos bosques de frondosas hayas y robles, intercalado por praderas y cultivos de forrajes, integrado de poblaciones ganaderas con explotaciones donde predomina la vaca frisona.

Tras superas la frontera belga con Francia, al cruzar las poblaciones vemos también como va cambiando la arquitectura de las casas, en Francia, en las poblaciones rurales, predominan las de planta baja y en esta zona de Bélgica las de dos alturas con empinado tejados de pizarra y obra de ladrillo macizo con combinaciones de piedra.

Continuamos viaje por la Valonia Belga y la ciudad de Charleroy, donde se perciben en el paisaje,  las escombreras mineras en forma de pequeñas y elevadas formaciones cónicas, vestigios del pasado de la primera revolución industrial, donde los belgas, junto a los ingleses y los alemanes, jugaron un papel importante. Aunque estas escombreras, la mayoría de ellas,  ya están regeneradas y colonizadas por las especies vegetales, aun así, estas han trasformado el paisaje y se ven  por todas partes.

En la circunvalación de Charleroy, tomamos contacto con las estupendas autopistas belgas de tres carriles, son gratuitas y en todo el recorrido por el país, en la mediana central, incorporan postes de iluminación en los dos sentidos de la vía, una iluminación que no hemos visto por otras autovías europeas que hemos viajado.

Continuamos ruta sin camiones y con poco tráfico, hacia Lieja, la frontera holandesa  y la ciudad de Maastricht, finalizando la jornada en la población holandesa de Brumssum,  en un aparcamiento gratuito para autocaravanas al lado de un gran parque natural, un lugar precioso y tranquilo que nos ha ayudado a encontrar nuestro amigo  el programa de lugares de pernocta para autocaravanas Park4night. A nuestra llegada  dimos un paseo de atardecer por el parque y el pueblo. 
Aparcamiento pernocta N-50º56'46'' E-5º59'01''- Km.1550.

Día 8 de Mayo.
El lugar que nos ha ayudado a elegir para pernoctar el programa Park4night, es un lugar ideal para descansar del viaje, incluso si se viaja en grupo o con niños o para descansar una jornada y disfrutar del día paseando por el parque natural.

Esta noche, con la tranquilidad que nos ha ofrecido el lugar elegido, la hemos pasado estupendamente,  hemos dormido a pierna suelta. La mañana nos despierta en medio del sonido de los cánticos de las aves que habitan el parque. Una mañana que amanece con 8º y el cielo nublado aunque no amenaza lluvia, vamos a ver más adelante y durante la ruta del día que tiempo se nos presenta.

Hoy nuestra ruta y nuestro TomTom nos lleva rumbo al nordeste, en primer lugar, viajando por las autopistas sin peaje holandesas, con destino a Heindhover, para después de varios Kms, desviarnos hacia la frontera alemana de Venlo, dirección Essen - Bremen. Está claro, que cada vez que circulamos por las autopistas alemanas, percibes que esta gente "va en otra marcha", resulta tremenda la circulación intensa a la que están sometidas las autopistas alemanas (especialmente en los días laborables como hoy, en la que parece que han soltado todos los camiones de Europa)  y la velocidad a la que se circula por el carril izquierdo, en los tramos que no hay límite de velocidad es de vértigo, vamos que están locos. Desde mi punto de vista, circular con la autocaravana y creo que también con cualquier vehículo, por las autopistas alemanas supone un horror, viajas siempre en tensión y con todos los sentidos puestos en lo que llevas por delante y por detrás, solo puedes tener un momento de relajación cuando te detienes en un área. En fin.... ellos verán, pero desde nuestro punto de vista, de unas personas como nosotros con la mentalidad de ciudadanos del sur, a esta velocidad no se va a ninguna parte, o quizás sí, al desastre.

Continuamos viaje,  circulando por todo ese tejido de autopistas, puentes o túneles etc, que tiene Alemania, especialmente al transitar por, quizás, la zona más poblada de Alemania, el eje de ciudades Essen, Dormun, Dusseldorf, Colonia, donde por el tiempo que hace que están construidas las autopistas alemanas, viajas en medio de una frondosa vegetación a ambos lados,  que protege a estas de los vientos y también a las poblaciones del infernal ruido de la circulación, pero que no te deja ver ningún pueblo o ciudad, en cambio, se percibe en el paisaje multitud de fábricas con sus altas chimeneas o torres  largando sus humos o gases a las atmósfera ( esperamos que estos estén filtrados). También hay que ser justos y reconocer  que aparte de esta sensación, Alemania tiene muchas cosas buenas y lugares muy bonitos para disfrutar.

Al final de la jornada y tras recorrer unos 400 Km, en las proximidades de la ciudad de Bremen, decidimos salir de las autopistas para buscar un lugar donde pernoctar, no muy lejano de estas, lo encontramos con la ayuda de nuestro amigo el buscador Park4night, un lugar tranquilo de aparcamiento, situado en un parquecillo muy verde al lado del río Weser, en la pequeña y tranquila población de Baden, situada a unos 20 Km de Bremen dirección oeste, lugar donde para finalizar la jornada, dimos un paseo de 1 hora al lado del río y por el pueblo, disfrutando del paseo con vistas al río y de la arquitectura de algunas casas.  Aparcamiento pernocta. N-52º59'45,55'' E-9º4'46,77''- Km 1951.

Día 9 de mayo.
Esta noche el cielo se ha despejado de nubes y la temperatura ha bajado a 0º, por lo tanto, por primera vez en el viaje, hemos puesto en marcha la calefacción de "la casa" y hemos podido descansar, en el confort de nuestro pequeño hogar móvil, a 20º.

Otro lugar recomendable para descansar que nos ha regalado nuestro buscador Park4night. Cuando despertamos, sobre las 8 de la mañana, vemos desde "la ventana mágica" que el cielo está azul y el sol brilla ya en todo lo alto (en esta latitud amanece ya a las 5 de la madrugada) echamos un vistazo a nuestro termómetro exterior y la temperatura que marca es de 9º, situación por la que nos ponemos contentos ya que parece que al fin vamos a vivir un día de viaje con sol, vamos a ver  como se presenta el viaje más al norte.

Después de desayunar, sobre las 10 de la mañana, nos ponemos en marcha  de nuevo hacia las autopistas alemanas y hacia el nordeste, en dirección de la ciudad de Hamburgo, Lubeck, continuando viaje hasta la isla de Fehmarn y el puerto báltico de Puttgarden.

El viaje por autopista de hoy ha resultado mucho más tranquilo,  porque estas vías no estaban tan saturadas de tráfico como ayer y porque la climatología de la mañana era muy buena. Sobre las 2 de la tarde llegamos al puerto de Puttgarden y nuestra sorpresa fue, que tras pagar 107 € en una cabina desde la ventanilla de la autocaravana, en 10' estábamos ya zarpando rumbo a Dinamarca.

A las 3 de la tarde desembarcábamos en el puerto danés de Rodby y tras pasar la frontera sin problemas, tomamos contacto con Escandinavia y el país de los daneses, recordando el paisaje y la fisonomía de Dinamarca que ya recordábamos de otros viajes de hace algunos años. De nuevo, ante nuestro ojos, comienzan a aparecer los cultivos de cereal  donde predominan los campos de amarillo intenso de la colza, pero aquí al estar más al norte y el desarrollo del cultivo estar más retrasado, con respecto a Francia, el color aun es más intenso, también vemos las típicas granjas agrícolas diseminadas por toda la llanura, rodeadas de árboles en círculo para protegerlas del viento, que aquí  cuando se levanta debe de soplar de lo lindo. Hay un dicho muy típico de los  daneses,  que dice: "la diferencia del paisaje de Dinamarca con otros países, reside en que un danés subido en una caja de cerveza puede disfrutar desde  las alturas de la belleza de su país'' quizás el dicho sea un poco exagerado, pero lo cierto es que Dinamarca es país pequeño, pero,  tremendamente llano.

Con estas reflexiones, continuamos viaje hasta la capital danesa de Copenhague, circulando por una autopista sin peaje, donde uno comienza a sentirse mejor y más relajado ya que la conducción de los daneses es mucho más relajada y con menos saturación de las autopistas alemanas.

Conforme nos acercábamos hacía Copenhague, el cielo comenzaba a encapotarse y la amenaza de la lluvia era inminente. Llegamos a la ciudad sobre las 6 de la tarde y efectivamente, ante nuestros presagios, comenzaba a llover.

Copenhague es una ciudad complicada para aparcar una autocaravana en las proximidades del centro urbano, sobre todo si uno pretende estar unos días para visitarla. Estuvimos mirando la posibilidad de utilizar un área de autocaravanas que está a unos 2 Km del centro, pero su precio de 35€   24 horas,  con el pago de servicios aparte, lo consideramos un abuso y nos hizo cambiar de plan, por lo tanto y como pensamos estar aquí al menos tres noches, decidimos acercarnos hasta el camping Absalón, que por el mismo precio dispones de electricidad y servicios incluidos, así que aquí estamos, en el camping. N-55.67083  E-12.43189. Km. 2.352.


Día 10, 11 y 12 de mayo.
Estas tres jornadas las hemos dedicado a visitar y vivir la ciudad de Copenhague,  que aunque ya la conocíamos, Copenhague merece la pena dedicarle un buen espacio de tiempo para disfrutarla.
Como ya he comentado anteriormente, no hemos tenido más remedio, que para visitar la ciudad estos tres días, utilizar el camping, el problema de los camping, para los que somos viajeros y no campistas, es que estos, en su mayoría, quizás reúnan los requisitos adecuados para  los campistas, sobre todo los que hacen estancias prolongadas en ellos, pero no para quienes pretendemos visitar un lugar con una autocaravana y después continuar viaje hacia otro destino, ya que la mayoría de estos espacios, como en el caso del de Copenhague, están situados muy lejos de los puntos de visita.
El camping donde nos hemos alojado esta a 10 Km del centro de la ciudad,  comunicado por el Bus urbano o por ferrocarril, aunque dispone de buena comunicación, se pierde bastante tiempo para acceder a los puntos de visita y para el regreso.

Por otra parte, que podemos decir de una ciudad como Copenhague que no se haya dicho ya, que es una ciudad maravillosa por cualquier parte que la mires, una ciudad donde pasear por ella, admirando como se mueven sus gentes, disfrutando del urbanismo de calles, plazas, jardines y edificios etc. resulta siempre una experiencia muy agradable. El patrimonio cultural de la ciudad no es que sea muy antiguo, la mayoría de los edificios son de estilo ecléctico o neoclásico y no sobrepasan una antigüedad  que supere los S-XVII al XIX, pero da igual, Copenhague es una ciudad bonita, bien trazada y muy bien urbanizada, de todas formas, entre otras cosas, merece la pena visitar el Museo Nacional, este museo dispone de unos fondos de la antigüedad dignos de admirar.

Otra de las maravillas que uno siente al visitar la ciudad, es ver que los habitantes de ésta, se muestran serios pero amables, si te ven mirando el mapa, muchos se dirigen a nosotros por si necesitamos información o ayuda, viven a otro ritmo y tienen otros hábitos o costumbres muy diferente a lo que algunos estamos acostumbrados a ver por ahí, los daneses se percibe que son una sociedad  de gente guapa y ordenada donde, a pesar de que la ciudad dispone de muy buenas comunicaciones por autobús o metro, al estar ubicada en un espacio totalmente llano, el medio preferido de desplazamiento de esta gente, es la bici. Se pude considerar que Copenhague es, sin duda, la ciudad de la bici. Utilizadas por mayores, jóvenes y pequeños, las ves por todas partes y por todos los rincones, hasta el punto de que las personas que no estamos habituados a este tipo de tráfico por las ciudades que nos movemos habitualmente, es recomendable andar con cuidado y con ojo avizor cada vez que te desplazas hacía alguna parte o vas a cruzar alguna vía, porque aunque ellos se ve que están acostumbrados y muy bien organizados, nosotros no y no sabemos dónde nos vamos a encontrar una bici y quien tiene la preferencia, de todas formas, ante tamaño tráfico de bicicletas, hoy mismo hemos visto un desgraciado accidente, en el que un vehículo a atropellado a un ciclista, impactando este con fuerza sobre el parabrisas, falleciendo en el acto, así que hay que andarse con cuidado si se alquila una bicicleta o si se camina por la ciudad ante la presencia de estas.

Por otra parte, en el comercio de la ciudad se nota, que los escandinavos protegen sus  firmas comerciales y no es fácil encontrar con facilidad, carteles de las marcas de los comercios franquicia que estamos acostumbrados a ver en el resto de los países de Europa. El nivel de vida de la ciudad, quizás para los daneses no, pero para nosotros resulta caro, por dos hamburguesas danesas y dos cervezas, consumidas en una cafetería del centro, donde la mayoría de clientes  eran daneses, nos han cobrado 55€. La gastronómica más común que vemos por ahí, son las hamburguesas danesas y los esmorrebrod, una especie de bocadillos rellenos con todo, especialmente con carne, verduras y hortalizas. Este tipo de comida y dulces, muchos dulces,  es lo que vemos que consume la gente por todas partes, una gastronomía, que a todas luces, no tiene nada que ver con la de España.

Dejando aparte todo esto, que quizás a unos viajeros como nosotros ya no nos sorprende tanto, Copenhague es una de las ciudades europeas que hay que visitar al menos una vez en la vida. Nosotros ya la hemos visitado en varias ocasiones y cada vez nos gusta más. Darse un paseo por la plaza del ayuntamiento, los jardines del Tivoli, el pequeño puerto del Nyhavn, el Museo Nacional de Dinamarca, el Castillo de Rosenborg, los Palacios de Amalienbor y Kristianborg, la Ciudadela, la Sirenita etc, entre otros atractivos, es motivo más que suficiente para acercarse por aquí y hacer una visita que merece la pena y que estamos seguros dejará en vosotros un recuerdo que no olvidareis.


Día 12 de mayo.
El día 12 por la mañana dejamos el camping y nos trasladamos con nuestra autocaravana hasta la ciudad, para visitar algunas zonas de esta que aun no habíamos visitado, en el entorno de la famosa "Sirenita". Aparcamiento pago por hora zona  Sirenita, N-55º41’40’’ E-12º35’50’’. Por la tarde guiados por nuestros amigos TomTom y Park4night, continuamos viaje, dejando atrás la bonita capital los daneses con rumbo al puente de Oresun y la ciudad sueca de Malmo. Nuestros "amigos de navegación", para despedirnos de Copenhague, nos guiaron desde el aparcamiento rumbo a Suecia por el puente de Oresund, cruzando el centro ciudad, dando un paseo con la autocaravana por algunas de las calles que habíamos recorrido caminando los días pasados, incluso cruzando uno de los puntos mas visitados de la ciudad, el Nyhavn.

Un vez cruzado el puente - túnel de Oresund de 7,8 Km, por debajo y por encima del mar báltico y ya en territorio sueco, nuestros "amigos de navegación", nos dirigieron hasta un aparcamiento de la playa de la ciudad de Malmo, situado a unos 3 Km del centro ciudad, donde ya se encontraban 3 autocaravanas matricula sueca. Un lugar magnifico al lado del mar que por 9€ 24 horas (incluidos servicios con agua caliente) puedes aparcar, pernoctar y visitar la ciudad.  Aparcamiento pernocta. N-55º36'57,95'' E-12º58'30,72'' – Km 2.728.

Día 13de mayo.
El aparcamiento donde hemos pernoctado esta pasada noche, es un lugar tranquilo y extraordinario, estamos a media hora caminando del centro histórico de la ciudad de Malmo, en una zona urbanizada al lado del mar donde se ha construido la ultima expansión de la ciudad, con urbanizaciones de viviendas, zonas comerciales y parques donde esta gente ha desarrollado una arquitectura vanguardista en la que han intervenido unos de los mejores arquitectos del mundo de los últimos tiempos, como el valenciano Santiago Calatrava, que a pesar de que algunas de sus obras últimamente han creado una gran controversia. En Malmo y en esta zona que estamos ha diseñado lo que hoy sus habitantes consideran uno de los símbolos más importantes de la ciudad, la torre Twistig Torso, uno de los edificios residenciales más altos de Europa, de 190 mt. de alto, en la que su fachada da un giro de 90º, desde la base a la planta más alta. Una maravilla de arquitectura moderna que se ve desde todas las partes de la ciudad y que nos ha gustado mucho.

Desde nuestro enclave privilegiado de aparcamiento, no solo admiramos esta gran obra de Calatrava, también disfrutamos de unas excelentes vistas del puente de Oresund, otro de los símbolos de los escandinavos, ya que la construcción de esta gran obra, le ha dado un impulso especial a Escandinavia, al unir físicamente esta con Dinamarca y con el espacio económico europeo.

El tiempo ha mejorado ostensiblemente y hoy, a diferencia de los días pasados, disfrutamos de un clima más acorde a lo que suele hacer por aquí en estas fechas. Hoy al mediodía hemos superado los 20º, por lo tanto, aunque el aparcamiento y la zona donde estamos dispone de un buen servicio de bus al centro histórico de la ciudad, con el buen tiempo nos hemos  animado a caminar y acercarnos caminando hasta el centro ciudad, disfrutando durante nuestro paseo del nuevo urbanismo y  arquitectura de vanguardia por la que hoy ha apostado la ciudad de Malmo en su nueva expansión.

Con esta sensación, en media hora estábamos en la estación central en la oficina de turismo, adquiriendo en ésta, un mapa que nos orientase un poco nuestra visita.

La ciudad de Malmo de unos 300.000 hab, junto con Estocolmo y Goteburgo, es la tercera ciudad de Suecia, siendo la capital del Lam de Malmous, en Escania. Posee un terreno llano y ondulado formado por materiales sedimentarios y de suelo muy fértil, convirtiéndose en una de las zonas más pobladas de Suecia y una de las que dispone de la agricultura más fértil y desarrollada del país.

La ciudad de Malmo, que durante varios siglos perteneció a Dinamarca, contiene un casco histórico no muy grande y de fácil visita. Los diferentes  estilos que contienes sus edificios, abarcan desde el S-XVI al XIX.  Dar un paseo por el casco antiguo disfrutando de la arquitectura de la ciudad, pero sobre todo  del devenir de sus habitantes, es muy recomendable. En esta ciudad se respira un ambiente relajado y agradable, sus habitantes o visitantes, se muestran tranquilos y agradables  y durante nuestro paseo percibimos con agrado que todo está muy limpio y ordenado. También observamos que en la ciudad hay un buen nivel de vida,  que los precios, para nuestros bolsillos, nos resultan algo más baratos que en Copenhague, una ciudad que nos pareció muy cara.

Hemos estado toda la jornada caminando por la ciudad, la plaza del ayuntamiento, la iglesia de San Petry, las calles  de la zona de Lilla Torg, el fabuloso y bonito parque del castillo, que hoy como la jornada y la temperatura era muy buena, estaba lleno de familias con niños disfrutando del sol y el buen tiempo, estos fueron algunos de los lugares que visitamos, antes de regresar a nuestra casa móvil.

Otra de las apreciaciones de nuestra visita, es que vemos muchas personas de piel morena y pelo negro, quizás más que rubios, también percibimos mucho mestizaje de parejas de rubios con morenos o a la inversa. Nuestra impresión por la forma de vestir y moverse, es que son de origen del oriente medio, Siria, Afganistán o la India. Pensamos que quizás son refugiados, el caso es que esta gente de piel morena, habita en la mayoría de los edificios tan modernos que hemos visto en la expansión de la ciudad, donde estamos aparcados con nuestra autocaravana. Pensamos también que pueden ser familias de refugiados con buen poder económico, porque a diferencia de lo que a veces pensamos, no todos los exiliados que se van de sus países, por la inseguridad de la guerra, son pobres, esta gente viste bien, poseen buenos coches y se ve en ellos modales muy correctos. Esta experiencia nos lleva a pensar, que quizás no sean tan desacertadas las tan criticadas medidas económicas que adoptaron los países escandinavos con los refugiados, a los que para residir en sus países, les hacían pagar una cantidad mensual, quizás estas medidas no sea justo aplicarlas a todos los refugiados, porque habrá muchos que son pobres y no las pueden pagar, pero a esta gente que vive en viviendas de lujo y posee coches de alta gama, creo que sí es justo, porque no todo lo va a pagar el estado y menos a quienes tienen "una buena bolsa".

En fin......que esta noche nos quedaremos aquí, para mañana continuar ruta hacia el nordeste del país por esta Suecia que percibimos que tiene muchas bellezas que ofrecernos.


Día 14 de Mayo.
El día ha amanecido magnifico con el sol en todo lo alto y una buena temperatura, esta favorable situación nos anima, ya que presumimos que por delante se nos presenta una buena jornada para viajar y ver cosas por ahí.

Después del desayuno, sobre las 10 de la mañana, ponemos rumbo hacia la ciudad de Kalmar (300 km de viaje), viajando en primer lugar por las circunvalaciones de la ciudad de Malmo, donde se ven algunas industrias químicas y farmacéuticas. Fuera de la ciudad, viajamos por un terreno llano otra vez vemos grandes extensiones de cultivos dedicados a la colza y los cereales, que en esta época primaveral hacen que el paisaje este precioso, cultivos desarrollados en las tierras fértiles  de origen sedimentario que tiene esta zona sueca.

Durante nuestro viaje  también comenzamos a ver las típicas granjas escandinavas de agricultores o ganaderos, que recordamos de otros viajes por estas tierras, hace ya algunos años. Las granjas nos llaman mucho la atención, porque son todas muy iguales, están muy ordenadas y se componen de tres edificios que pintan de amarillo ocre o rojo almazarrón, compuestas por la vivienda, las naves de la maquinaria, la del granero o la de los animales, eso sí, están rodeadas de algunos árboles y en la mayoría incorporan un mástil con la bandera sueca.

Con esta sensación, a unos 70 Km, de iniciar el viaje, paramos en Bromolla, una población de la ruta, para hacer los servicios de la autocaravana en un área de servicios para estas. Después de la operación de vaciado y llenado de depósitos, continuamos viaje hasta la ciudad de 30.000 hab, de Karlskrona, una ciudad que está asentada en un pequeño archipiélago donde sus pequeñas islas se comunican entre sí, por medio de puentes. Karlskrona desde el S-XVII alberga la primera y más importante base naval de Suecia, también dispone de uno de los puertos pesqueros más importantes del país.

Un detalle importante es que en esta ciudad disponen de muchos aparcamientos, nosotros a nuestra llegada, aparcamos al lado del puerto y centro ciudad, junto a la muralla defensiva. N-56º09’27’’ E-15º35’37’’.

Dimos un paseo por esta tranquila y bonita ciudad, comimos en la autocaravana y después del descaso, continuamos ruta hacia la ciudad portuaria báltica de Kalmar.

Durante el viaje de hoy, que ha sido muy relajado (nada que ver con lo que hemos vivido estos días pasados viajando por Alemania), aparte del buen tiempo, hemos percibido la poca saturación de tráfico, que un país de apenas 10 millones de hab, como Suecia soporta, aparte de esta favorable situación, los suecos, por esta parte del país, parece que disponen de buenas vías de comunicación y en buen estado, también hay que reconocer que esta gente es muy disciplinada y respeta mucho la seguridad vial, aunque  prácticamente en todos los pueblos por los que circulas hay radares instalados, así que si pensáis circular por Suecia con un vehículo, si no se quiere que esta gente "nos afloje la cartera" hay que tener cuidado con los límites de velocidad, que la , mayoría de ellos los respetan escrupulosamente.

El final del viaje de la jornada, vemos como poco a poco va cambiando el paisaje y aunque aun vamos viajando por llanuras con algunas ondulaciones en el terreno, comenzamos a percibir grandes extensiones boscosas con arbolado de hayas, abedules y coníferas.

Sobre las 6 de la tarde, llegamos a la ciudad báltica de Kalmar. Con la ayuda de "nuestros amigos de navegación", aparcamos nuestra autocaravana, junto con otra decena que ya estaban allí, en el mismo centro de la ciudad, en un aparcamiento que tienen reservado para las autocaravanas, al lado de la oficina de turismo, vamos......que lo mismo que en mi ciudad de Santander, que cuando ven una autocaravana "la corren a gorrazos".

Todavía la jornada nos dió de sí un buen rato, que aprovechamos para dar un paseo en torno al mar y el castillo de la ciudad, disfrutando de la luz del atardecer que nos ofrece la belleza de algunos reflejos en el agua. Mañana por la mañana, si todo va bien, visitaremos el centro histórico de la ciudad y después continuaremos viaje, sabemos que hacia el noroeste pero aún no sabemos hacia donde ni en qué lugar pasaremos la noche. Aparcamiento pernocta N-56º39'36'' E-16º21'39''- Km.2.728.

Día 15 de mayo.
El día amanece tranquilo y soleado. En el espacio que dispone la ciudad de Kalmar reservado, al lado de la oficina de turismo y a escasos 300 mt. del casco viejo,  para el aparcamiento y la estancia de  las familias que visitan la ciudad viajando en las autocaravanas, hemos pasado la noche una veintena de familias de autocaravanistas,  es un espacio  de pago. A mi modo de ver, el facilitar espacios para la visita de los autocaravanistas, no es un problema si estos son de pago o no, da lo mismo, en Suecia por lo que hemos visto hasta ahora, en las ciudades hay muchos aparcamientos públicos en donde se paga en las máquinas entre 6 y 10€ 24 horas de aparcamiento, en todas las máquinas se puede pagar con tarjeta.

Nosotros no pretendemos que los aparcamientos sean gratis, ni mucho menos, lo que pretendemos no es otra cosa que se reconozcan nuestros derechos como viajeros y propietarios de vehículos que pagan los impuestos como otro cualquiera. Desgraciadamente, no en todos los lugares que visitamos se respeta esto y por el mero hecho de visitar una ciudad y aparcar nuestro vehículo como cualquier otro ciudadano, quizás por el desconocimiento que algunos administradores públicos tienen de nosotros y lo que hacemos por ahí, o quizás, por las presiones que estos administradores, reciben por parte de una ciudadanía llena de desconocimiento y prejuicios de lo que es esto, o la de algunos intereses como los camping, el caso es, que en algunos lugares incomprensiblemente y a pesar de que aportamos a la economía local lo que cualquier otro turista, no somos tratados bien, incluso somos multados o expulsados sin más.

En fin.....este no es el caso que estamos percibiendo en nuestra visita a Suecia. En este país, en nuestros recorridos diarios, estamos percibiendo que hay muchas autocaravanas haciendo turismo, la mayoría de matrícula sueca, quizás sea esta la razón o  el motivo por lo que los autocaravanistas, en lo que llevamos recorrido por aquí, vemos que somos bien recibidos, poniendo a nuestra disposición, lugares de aparcamiento lo más accesible y cercano posible a nuestros lugares de destino y visitas.

A primera hora visitamos la ciudad en la que hemos pasado la noche, una ciudad amurallada con un trazado longitudinal de estilo renacentista, organizada en torno a su imponente catedral de estilo también renacentista y su castillo que data del S-XII. La ciudad, alberga unos 35.000 habitantes y es la sede del homónimo municipio de Kalmar, con un total de unos 61.000 habitantes. También es la capital de la provincia de Kalmar, que comprende 12 municipios con un total de 233.000 habitantes.

Durante nuestro paseo, disfrutando de la arquitectura de edificios y plazas, hemos percibido que es una ciudad muy tranquila y relajada, de todas formas, la impresión que nos da esta gente es que se muestran muy tranquilos y correctos. Nos ha gustado mucho la ciudad, aparte de esto, hemos percibido que es una ciudad que ofrece un buen comercio de todo tipo con multitud de tiendas en cada calle que visitas.

Después de la visita realizamos la compra en un supermercado al lado del aparcamiento donde estábamos y de nuevo nos pusimos en marcha hacia una nueva ruta, en esta ocasión viajando hacia el este por la costa del Báltico, que por la frondosidad del arbolado no se ve por ninguna parte, viajamos por una carretera nacional o una carretera rápida con un asfaltado en impecable estado de mantenimiento y conservación, carreteras que curiosamente vemos que la mediana está protegida con pilotes de hierro y tres cables de acero o defensas metálicas, para evitar que por cualquier motivo,  ningún vehículo pueda invadir el otro carril contrario a la marcha, nos parece una buena medida para los vehículos aunque para las motos, en caso de accidente puede ser peligroso, estas vías incorporan  tramos con un solo carril en los que no se puede adelantar y tramos cortos de unos 2 Km, con dos carriles, en los que sí se puede adelantar pero que en ambos casos la velocidad está limitada a 100 Kmh.

Está claro que para conducir un vehículo en Suecia, al igual que otros países por los que hemos viajado, hay que habituarse a estas formas de la circulación vial de cada país, de todas formas, el conducir por aquí es un placer, los conductores suecos son muy respetuosos con las normas y no hemos visto cosas raras o maniobras extrañas como sí estamos acostumbrados a ver el otros países. Insisto, hay que tener mucho cuidado con la velocidad, porque aparte de que hay que respetarla, tienen instaladas cámaras por todas partes y si no se respeta "te pueden pillar".

La primera parte del viaje de la jornada, de unos 200 Km. discurre por una vía rápida, cambiando de carretera más adelante, adentrándonos en el interior y hacia el noroeste, cruzando poblaciones de agricultores y ganaderos, en donde se ve que por esta latitud, los cultivos de cereal comienzan a brotar en la tierra recién sembrada. Por aquí ya no se ve la colza y si vemos muchas plantaciones de fresas, grandes extensiones de tierra cultivadas con el preciado fruto, algunas aun  cubiertas del plástico que las han protegido de las pasadas heladas.

También viajamos por algunas zonas lacustres con bonitos lagos, poco a poco, vemos como va cambiando el paisaje con grandes masas de arbolado dedicado a la explotación forestal, arbolado principalmente compuesto por abeto rojo y abedul. Paramos a comer en una área de carretera al lado de un lago, con mesas para comer y un bloque de servicios de váter, limpios como la patena, incluso con agua caliente, rollo de papel, jabón, secados de manos etc, todo perfectamente respetado, vamos....como en España.

Con estas sensaciones, nos vamos adentrando más al noroeste, percibiendo también como tímidamente y ante la presencia de la primavera, van despertando las especies vegetales de su letargo invernal.

A las siete de la tarde, paramos a pernoctar en la ciudad de 145.000 hab, de Linkoping, aparcamiento, de pago 6 € 24 horas, que tras dar una vuelta con la autocaravana, encontramos en las proximidades del centro. 

Linkoping es una ciudad que nuestras guías nos recomiendan y nos cuentan que dispone de la catedral de estilo gótico de mayores dimensiones  de toda Escandinavia. Mañana por la mañana, si todo va bien, visitaremos esta ciudad y después continuaremos ruta, no sabemos hasta donde, vamos a ver como se da el día, quizás hasta Estocolmo. Aparcamiento pernocta. N-58º24'31'' E-15º37'07''- Km. 2.957.

Día16 de mayo.
Hoy la mañana amanece fría y nublada, unos 12º de temperatura. Después del desayuno a primera hora, visitamos la catedral de Linkoping y después dimos un paseo por algunas de las tranquilas calles y plazas céntricas de la ciudad, calles franqueadas de casas de madera, que a esas horas no presentaban mucho ambiente, donde  como en las otras ciudades que hemos visitado estos días, observamos un buen comercio.

La Catedral de Linkoping  tiene 8 siglos de antigüedad. Sin embargo, el comienzo de su historia se remonta al siglo XI, cuando se empezó a construir una iglesia de madera en el mismo sitio. Más tarde, alrededor del año 1120, se comenzó a construir una iglesia de piedra, una basílica de alrededor de la mitad del tamaño del edificio actual. Sus medidas eran de 110 metros de largo y alcanzaba una altura de 107 en su torre. Nuestras guías nos cuentan, que es uno de los edificios religiosos más importantes de toda Escandinavia. Aunque nos ha gustado, si comparamos esto con las catedrales góticas que tenemos en España o algunas de las de Europa que hemos visitado ¿que queréis que os diga? pues no tiene comparación, de todas formas para estar en la latitud que estamos, merece la pena hacer una visita, a la Catedral y también a la ciudad.

A las 11 de la mañana continuamos la ruta de la jornada, de 110 Km, por una autovía sin peaje muy buena y con la limitación de velocidad a 110 Kmh Viajamos hasta la ciudad de Nykoping, disfrutando del paisaje de pinos y lagos, observando cómo paulatinamente conforme  nos desplazábamos hacia el noreste, va cambiando el tiempo hasta aparecer un día azul y soleado. A nuestra llegada a la ciudad paramos en un centro comercial para reponer nuestra despensa, porque la vida del viajero es muy dura y hay que alimentarse bien, que si no está uno perdido. Después  del acopio de las provisiones,  nos dirigimos al aparcamiento que dispone la ciudad para las autocaravanas, situada al lado del puerto deportivo. Allí, en su espacio destinado para ello, aprovechamos para vaciar y llenar los depósitos.

Como llegamos a buena hora, Senia se animó y me sorprendió, preparando un puchero de garbanzos con callos, comida que nuestro sufrido y castigado cuerpo,  agradeció después, echando una buena siesta.

Después de la siesta y con la modorra de ésta, sin dar tiempo a otras reacciones, decidimos visitar la ciudad y quedarnos a pernoctar en el lugar que estamos.

Nyköping es una de las localidades suecas pobladas desde hace más tiempo (unos 2000 años de antigüedad) por lo que cuenta con un largo pasado histórico. Prueba de ello es el Castillo , el cual, la verdad, no se parece mucho a un castillo pero tiene restos de su esplendor que todavía se pueden visitar.

Dimos un largo paseo por la ciudad, especialmente por el paseo de la orilla del río, donde disfrutamos de bonitos rincones, que con la luz de la tarde, nos ofrecieron unos reflejos preciosos, también visitamos sus calles principales, las iglesias de madera, la plaza del ayuntamiento  y la iglesia de  San Nicolás del S-XII al XVII.

Nos ha gustado mucho esta ciudad, no esperábamos tanto de ella,  es una ciudad portuaria que formó parte de las ciudades comerciales de la Liga Hanseática y que ante la cercanía de Estocolmo, mucha gente que pasa por aquí, a buen seguro, no se acercará a hacer una visita, pero es altamente recomendable hacerlo, nosotros la hemos conocido por la parada para hacer los servicios de la autocaravana y por la recomendación de nuestras guías.

Mañana por la mañana sí tenemos pensado viajar hasta Estocolmo, pues hemos hablado por teléfono con nuestro amigo Marco, persona que hemos conocido en canarias y reside en la ciudad, y hemos quedado con él, así que ya os contaremos. Aparcamiento pernocta. N-58º44'41'' E-17º00'43''. Km.3.060.

Días 17 - 18 de mayo.
Nuestro despertar en la ciudad de Nykoping es bastante desagradable, la mañana esta lluviosa y la temperatura ha bajado a 7º. Por delante presagiamos un mal día para viajar y hacer los 100 Km que nos separan de Estocolmo, de todas formas y con estas sensaciones, sobre las 10 nos pusimos en marcha rumbo a la capital de los suecos.

Ya en Estocolmo, viendo como estaba el día, tras cruzar la ciudad de parte a parte, una ciudad complicada para nosotros, ya  que hay que pasar muchos túneles en nuestra ruta, donde la señal del GPS se perdía. Al final, llegamos a las inmediaciones  de el museo del Vasa, aparcando la autocaravana en su aparcamiento N-59º19'48'' E-18º05'46'', dedicando el resto de la mañana a visitar el museo.

El Museo Vasa de Estocolmo alberga el buque de guerra de dicho nombre, único navío del siglo XVII que ha sobrevivido casi intacto hasta nuestros días. El museo se encuentra en la isla de Djurgården y se construyó expresamente para dar cabida a la embarcación. Desde su inauguración oficial en 1990 ha recibido millones de visitas y se ha convertido en el museo más visitado de toda Escandinavia.

El Vasa, fue diseñado como una nave de guerra , por lo tanto, concebido para aguantar tanto los embates enemigos como las tormentas. Pero una vez habían empezado los trabajos de construcción del Vasa, el rey solicitó un puente extra de cañones a bordo del barco, por lo que los planos tuvieron que modificarse sobre la marcha. Para solucionar el problema, los constructores hicieron una superestructura con dos cubiertas para cañones. Para compensar la inestabilidad que podía generar el exceso de peso en la parte superior, llenaron a modo de lastre el fondo del barco con 120 toneladas de piedras. Sin embargo, no fueron suficientes para evitar que el que iba a ser el barco más poderoso jamás construido, se hundiera inexorablemente el día de su botadura.

En el fondo del puerto de Estocolmo permaneció el Vasa varios siglos, hasta que el 24 de abril de 1961 el Vasa volvió a la superficie tras 333 años en las profundidades del mar. En 1981, el gobierno sueco decidió construir un museo permanente en el que albergar el Vasa y en 1988 el barco fue remolcado desde Kastellholmen hasta el dique seco que habían inundado bajo el nuevo edificio, situado en la isla de Djurgården. El 15 de junio de 1990 el museo, que hoy hemos visitado, fue oficialmente inaugurado.

Aunque el barco es una bestialidad de obra que cuando uno lo ve piensa, pero como esa gente pensaba que tamaño monstruo podía navegar, el trabajo artístico realizado es una obra de arte y una maravilla a visitar.

Al final de la jornada,  Marco se acercó  hasta donde estábamos y después de  dar una vuelta en su coche por la ciudad, nos trasladamos con nuestra autocaravana a unos 12 Km de Estocolmo, que es donde tiene su casa. Aparcamos la autocaravana en una calle tranquila de la urbanización y finalizamos la jornada en su agradable compañía y conversación en su casa, contándonos muchas cosas interesantes sobre Suecia y los suecos, que como él nos comenta, a pesar de todo lo que nosotros podemos percibir, nos dice "que la moneda siempre tiene dos caras" que las cosas a veces no son como parecen.


El día 18 de Mayo.

Hoy hemos disfrutado de la jornada con un día espléndido,  realizando una excursión con Marco y su coche de unos 200 Km, hasta la pequeña población pesquera de Vaxholm, situada en una parte del archipiélago de Estocolmo, que como él nos cuenta, está compuesto por más de 20.000 islas. Al final de  la jornada regresamos hacia Estocolmo por otra ruta cruzando dos islas, en la que había que tomar el transbordador, que por cierto, son del Estado y gratuitos, esa forma de traslado la han elegido para no construir puentes entre las islas y deteriorar el paisaje.

La  jornada en compañía de nuestro anfitrión ha resultado preciosa, una maravilla de ruta, muy bonita y pintoresca. Hoy hemos sacado también los pasajes por Internet, para el  domingo por la mañana, si todo va bien, dejaremos la preciosa ciudad de Estocolmo y Suecia, para trasladarnos en un ferry de la Viking Line hasta la ciudad finlandesa de Turku. Mientras tanto, aun nos quedan dos días por aquí que trataremos de aprovechar para disfrutar todo lo que podamos de este país y su capital, en compañía de Marco. 

Día 19 de mayo.
Hoy la jornada ha amanecido con un cielo azul, despejado y  precioso, en las horas del mediodía hemos superado los 25º de temperatura, de todas formas,  hoy ya habíamos decidido no movernos de aquí, ya que Marco nos ha invitado, junto con dos amigos suecos, a una comida en la terraza de su casa. Por la mañana a primera hora hemos decidido dar un paseo por los parques de Vallingby,  que es el lugar, próximo a Estocolmo, donde estamos aparcados en una calle tranquila de la urbanización donde vive nuestro amigo marco.

Durante nuestro paseo, hemos disfrutado de la naturaleza que contienen estos parques, llenos de árboles y plantas y muy  especialmente de la actividad de las aves que habitan en ellos, que están en plena actividad de atender a sus nidos y sus crías, aportándoles la comida necesaria para que estas salgan adelante. Hemos visto como multitud de malvises sacaban las larvas o gusanos del húmedo terreno para inmediatamente volar a su nido con sus picos llenos de comida.

Después del paseo nos hemos acercado hasta la casa de Marco, para ayudarle, en lo que podíamos y estaba a nuestro alcance,  a preparar la mesa y la comida, disfrutando del momento y de unos traguitos de vino de rioja, viviendo y disfrutando de como él preparaba las viandas con las que nos invitaba.

A la hora prevista llegaron los dos amigos suecos que Marco había invitado y tras la presentación, iniciamos la conversación, en la cual me podía entender algo con ellos en inglés y lo que no entendía, Marco me lo traducía del sueco al español. 

Con buena armonía y una agradable conversación, iniciamos la comida que nos había preparado nuestro anfitrión, que consistía  en una parrillada de carne adobada, acompañada de verduras, hortalizas asadas y una salsa de champiñones silvestres con crema de mantequilla y un toque de soja, una maravilla de comida que nos gustó mucho, acompañada también, del vino de rioja, unos sobaos pasiegos de la casa "El Macho" y una botella de brandy de Jerez, productos provenientes de nuestra despensa y que, a juzgar por sus expresiones, aunque no bebieron mucho,  hicieron las delicias de nuestros acompañantes suecos.

De todo ello, sin quitarle ningún mérito a la buena comida que nos preparó Marco, lo que a mí personalmente más me gustó, fue la amena conversación con ellos, de la que he aprendido mucho, sobre su forma de ver la vida y algunas de las cosas que piensa esta gente del norte de Europa, que tiene poco que ver con nuestra forma y cultura del sur, Esta gente se ve que es muy disciplinada y solidaria, que tiene una visión del Estado que los administra muy diferente a la nuestra, que el pagar los impuestos es su primera obligación como ciudadanos y están conformes y orgullosos de ello (pagan entre el 40 y el 50% de lo que ganan) para mantener su sistema, un sistema que después de hablar con estas personas, me parece envidiable. Aparte de esto, según sus comentarios, sin ninguna duda, España es el país mas apetecible para pasar sus vacaciones, me hablan de Canarias, Mallorca, de La Costa Brava, de la Comunidad Valenciana, Andalucía etc. lugares que han visitado varias veces y que les encantan. También hablamos de nuestro sistema y de nuestros políticos, cuestiones sobre las que di mi opinión personal. Sobre el tema escuchan, preguntan, pero se muestran serios y no comentan nada sobre la situación que les muestro, solo me comentan con respeto "que es nuestro sistema y nuestro problema y no el suyo".

Al final de la jornada, nos despedimos de ellos y nos retiramos a nuestra casa móvil, con la sensación de haber vivido un día inolvidable junto con esta gente, pero sobre todo, contentos por todo lo que hoy hemos aprendido de los suecos y su forma de ver la vida.

Mañana por la mañana, nuestro amigo Marco, se ha ofrecido a llevarnos a visitar un pueblo medieval que está a unos 40 Km. En vista de todas las atenciones que ha tenido con nosotros, no podemos rechazar su ofrecimiento, así que, si todo va bien, por la mañana visitaremos el pueblo y por la tarde, después de la comida, dejaremos la agradable compañía de nuestro amigo y la calle de su urbanización, donde tan a gusto hemos estado estos días, para trasladarnos hasta el puerto de Estocolmo, con la intención de gestionar en la naviera Viking Line, la carta de embarque (embarcamos a las 7 de la mañana del domingo día 21)  del ferry con destino a Finlandia y después si nos da tiempo, dar un paseo por el centro de la ciudad.

Día20 de mayo.
La jornada de hoy ha sido muy tranquila, como habíamos quedado, a media mañana y después del paseo de 1 hora por los parque de Vallingby, disfrutando de la naturaleza en primavera y sus cosas, el amigo Marco nos trasladó hasta la población medieval  de Sigtuna, una población situada junto al lago Mälaren (3º en extensión de Suecia),  en la región metropolitana de Estocolmo. La ciudad fue fundada por el rey Érico el Victorioso (Erik Segersäll) hacia el año 980, una población de poco más de 6000 habitantes, con un núcleo antiguo de casas de madera y los restos de unas torres de piedra,  que, aparte de su belleza, tiene la particularidad de ser el pueblo (que queda en pie) más antiguo de Suecia.

Después de la visita a la población, regresamos a la casa de nuestro anfitrión, que de nuevo, nos agasajó con una rica comida de despedida, a base de ensaladas y una selección de marinados suecos, acompañados de unas salsas especiales muy exquisitas para degustar tales productos. Nos despedimos  de nuestro amigo Marco (  si no surge ningún contratiempo, esperamos verlo de nuevo por Canarias el próximo invierno) con el que hemos compartido unas jornadas inolvidables, en  las  que hemos aprendido mucho, sobre el país y la vida de  los suecos.

Sobre las 4 de la tarde, dejamos la población de Vallingby en la que tan a gusto hemos estado estos día, para continuar nuestro viaje, trasladándonos unos 15 Km. hasta la estación marítima de Estocolmo. A nuestra llegada nos orientamos un poco sobre los aparcamientos para pasar la noche, ya que Estocolmo en materia de aparcamientos es un auténtico desastre, ya no se trata de pagar por el aparcamiento, si no, que en esta ciudad uno no sabe nunca a qué atenerse, los aparcamientos están limitados, a nuestro modo de ver excesivamente en el tiempo de permanencia, es igual que estés en el centro ciudad, que a 2 Km. la limitación de tiempo siempre nos parece excesiva.  Encontrar uno de pago que te permita estar 24 horas es tarea ardua difícil. Al final y después de hablar con el personal de la Viking Line que nos gestionó la tarjeta de embarque para mañana viajar a Finlandia, este nos oriento a un aparcamiento, situado a 500 mt. de la estación marítima, en el que por el pago de 15 € podemos estar 24 horas, menos mal, porque el puerto, aunque vayas a tomar un ferry, no dejan aparcar más de 4 horas. Aparcamiento pernocta próximo al puerto de ferrys de  Estocolmo, un buen lugar para pernoctar, incluso para visitar la ciudad, ya que no esta muy lejos del centro urbano. N-59º28'57'' E-18º05'37''- Km.3.214.

Finalizamos la jornada, dando un largo paseo hasta la ciudad, visitando parte dentro urbano de esta.


Día 21 de mayo.
El aparcamiento donde hemos pasado la noche, enfrente de la estación marítima de Estocolmo, es un lugar muy tranquilo y nos ha hecho descansar el cuerpo muy bien, una situación que nos venía  de perlas para afrontar el día que teníamos por delante.

A las cinco de la mañana nuestro despertador "tocó diana", no había mas remedio que madrugar, porque aunque estábamos apenas a 500 mt. del muelle de embarque, a las 6 de la mañana teníamos que estar en las filas que se forman para el embarque y hacer el control de documentos  de la autocaravana y de los ocupantes, ya que nuestro traslado en barco es un viaje internacional y aunque estamos en la CEE y somos ciudadanos de ella, ya se sabe, como últimamente está el mundo, la cosa está revuelta y uno no tiene más remedio que soportar cosas como estas.

A las 7,45, dentro del horario previsto "como un clavo" soltó amarras el moderno Ferry de la Viking Line y zarpo con rumbo, primero al archipiélago de las Aland y al puerto  de su capital  Mariehamn, y desde allí continuo viaje  al puerto finlandés de Turku.

Comentar para quienes no habéis tenido la oportunidad de conocer esta travesía en barco, que solo por disfrutar de ésta, merece la pena acercarse por aquí, nosotros ya la habíamos hecho hace años, pero desde Estocolmo a Helsinki y era lo que teníamos previsto hacer en este viaje ya que la experiencia anterior, dejó en nosotros un gran recuerdo, pero el autocaravanismo tiene estas cosas, como no dependemos de las ataduras ni servidumbres del turismo convencional, uno puede cambiar el plan sobre la marcha y cuando le apetezca cualquier otra cosa o ruta, hacerlo. Así, de la noche a la mañana, hemos decidido navegar por el archipiélago de las Aland que no conocíamos y nos apetecía conocerlo.

Para ponernos en posición sobre lo que es este archipiélago, decir, que geográficamente,  el archipiélago de Aland está situado entre el mar báltico y el golfo de Bocniee. Está formado por más de 6700 islas, islotes y escollos. Fasta Aland, la isla principal, representa el 70 % del área total del territorio, y un 90 % de la población vive allí. La provincia consta administrativamente de 16 municipios, entre los cuales Mariehamn es el único que tiene el rango de ciudad.

La provincia de Aland es una de las seis provincias con que cuenta la organización político-administrativa regional de la República de Finlandia desde la reforma de 1997. Tiene un alto grado de autonomía, por lo que las funciones del Gobierno Provincial difieren de las asignadas a otras provincias. El Estatuto de Autonomía garantiza, entre otros, la posición predominante del idioma sueco en el territorio provincial.

Os cuento esto, para que os hagáis una idea de lo que es navegar en un barco en medio de 6700 islas, islotes y escollos, cuya navegación se hace  manejando el barco entre las boyas de señalización de las distintas canales de navegación,  en una ruta constantemente serpenteante, salvando isla tras isla y escollo tras escollo, cruzándose en la ruta con otros cruceros, transbordadores  o ferrys que navegan por la zona, Aparte de esto, la multitud de islas o islotes que componen las Aland (muchas de ellas privadas) son un auténtico vergel verde en medio de un mar en calma, están llenas de arbolado y algunas de ellas contienen una sola edificación, convirtiendo al paraíso de las Aland en  una auténtica maravilla de este mundo, en el que un viaje en barco se convierte en un auténtico placer disfrutando desde este de un paisaje único y privilegiado.

Aparte de todo esto, hemos navegado durante 12 horas en un buque nuevo, lleno de comodidades y atracciones por todas partes muy al estilo de esta gente escandinava, con muchas terrazas con excelentes vistas, restaurantes, bares, salones de juego, discotecas, sauna, spa etc. Su precio, autocaravana y dos personas, 147 €, vamos que lo que algunas familias, no todas, se gastan algunos fines de semana en nuestro país.

Este viaje y el que va a Helsinki, es muy utilizado los fines de semana por los suecos y fineses, en un viaje de ida y vuelta. Uno de los motivos, es que estos modernos barcos están muy equipados para el disfrute y la diversión, donde en las tiendas del free tax, algunos productos, como las bebidas alcohólicas, cuestan mucho menos que en estos países, ya que estas bebidas en Escandinavia, son muy caras y están  muy controladas. 

A las 20 horas hemos atracado en el puerto de la ciudad de Turku y guiados "por nuestros amigos de navegación,  hemos aparcado nuestra autocaravana, para pasar la noche, en un aparcamiento 24 horas cerca del centro de la ciudad, al lado del puerto de ocio.

Mañana por la mañana, como primera visita en Finlandia, si todo va bien, visitaremos la ciudad de Turku y después ya veremos. Aparcamiento pernocta. N-60º26'34.08'' E-22º14'59.64''. Km.3.219.


Día 22de mayo.
El lugar donde hemos aparcado nuestra "casa móvil" y pasado la noche en la ciudad de Turku, está al lado de la ciudad, a 1,5 Km. del centro de ésta, es un aparcamiento, como la mayoría que estamos encontrando en los países de Escandinavia que estamos visitando, regulado por el sistema hora, esto para nosotros es un problema, si hay que pagar se paga, solo que necesitamos poder estar al menos  una noche y unas horas de día para poder hacer la visita. En Escandinavia, en algunos lugares, con respecto a los aparcamientos y el tiempo de permanencia en éstos, a pesar de que en éstos países la densidad de tráfico es muy baja, no nos están poniendo las cosas fáciles, la mayoría de aparcamientos, aunque estos estén lejos del centro urbano, están limitados a 4 horas de permanencia. Por lo tanto no nos queda más remedio, que tirar de nuestra experiencia viajera y buscar uno en el que te permitan estar 24 horas. Si te das una vuelta, haberlos ahílos, pero no resulta fácil dar con ellos.

Por la mañana y después de pasar la noche tranquila, visitamos la ciudad de Turku. Finlandia es un país de 4,5 millones de habitantes y las ciudades no son muy grandes, por lo tanto, uno al visitar este país no está sometido a la presión de las grandes aglomeraciones que se forman en países, como por ejemplo el nuestro, en el que en la visita a cualquier ciudad, espacio natural o cultural, están aseguradas las colas.

 La ciudad de Turku está localizada en la costa suroeste de Finlandia y hasta el año 2009, fue la anterior capital administrativa de la provincia de Finlandia occidental , actualmente cuenta con una población de 187.000 habitantes, lo que la convierte en la sexta ciudad de Finlandia. La región de Turku, en el pasado, tenía 318.168 habitantes, lo que hace de ella la tercera área urbana del país tras Helsinki y el área metropolitana de Tampere. De ellos, el 5,2 % habla sueco como primera lengua, por lo que la ciudad es oficialmente bilingüe. Esta  situada a orillas del río Aura y fue fundada en el siglo XIII, por lo que es la ciudad más antigua de Finlandia. Esta ciudad pronto se convirtió en la  más importante del país. Después de que Finlandia pasase a formar parte del Imperio Ruso en 1809, Turku siguió siendo la ciudad más poblada del país hasta 1840, y aún hoy sigue siendo un importante centro cultural y de negocios.

Debido a su localización geográfica, Turku es un importante puerto comercial y de pasajeros, pues más de 3 millones de pasajeros anuales embarcan en el Puerto de Turku hacia Estocolmo y Mariehamn.

Hace ya casi 20años que visitamos Finlandia, al igual que  otros países de Escandinavia. Para nuestros gustos y sin despreciar lo que tienen estos países, Escandinavia ofrece una gran naturaleza, pero en cuestión de arte y para los que estamos acostumbrados a  otras cosas o tenemos otros gustos, no son precisamente estos países los que más nos seducen. La mayoría de las ciudades de Escandinavia, bien por el motivo de las constantes y largas  guerras mantenidas con sus vecinos, o por motivos accidentales y fortuitos, al estar estas anteriormente construidas en madera, han sido quemadas y de lo más antiguo de las ciudades o pueblos, poco o nada queda en pie.  Aun así, en Escandinavia se puede disfrutar mucho de las ciudades o pueblos que albergan núcleos históricos y edificios que datan de los S-XVI al XIX, estos sí están en muy buen estado de conservación y mantenimiento y se puede disfrutar mucho de ellos, también la reciente arquitectura moderna merece la pena destacar.

A la ciudad de Turku, le hemos dedicado la mañana, visitando su catedral de estilo gótico, que ésta si merece la pena visitar y tras de recorrer el centro histórico y algunas calles comerciales de la ciudad, continuamos nuestro viaje con destino a la capital Helsinki. Viajamos unos 180 Km  por una autovía sin peaje con un paisaje de pequeñas colinas de granito rojo, un paisaje algo más árido fruto de un clima continentalizado donde se nota que no llueve hace tiempo. Paramos a comer en un área de la autovía, donde repostamos combustible y realizamos los servicios de descarga y carga de depósitos de la autocaravana.

Sobre las 6 de la tarde llegamos a Helsinki, aparcamos por dos horas (por  que no estaba permitido más) en un aparcamiento del centro, próximo a la estación marítima, y después de dar un paseo por el entorno del puerto y  centro ciudad, guiados por "nuestros amigos navegantes" nos trasladamos al aparcamiento de una pequeña playa donde ya había otros tres compañeros autocaravanistas.

Aquí en este tranquilo lugar de aparcamiento, que no está limitado por el tiempo, con unas vistas de la luz del atardecer increíbles, pasaremos la noche, mañana tenemos pensado visitar la ciudad y después  ya veremos igual nos quedamos de nuevo en el lugar que estamos. Aparcamiento pernocta. N-60º10'20'' E-24º54'11''. Km. 3.400.


Día 23 de mayo.
El lugar donde hemos pasado la noche, viendo como está el asunto de los aparcamientos en la ciudad de Helsinki, es un lugar tranquilo y perfecto para visitar la ciudad.

El aparcamiento  es libre y puedes estar el tiempo que necesites para visitar la ciudad o pernoctar. Está a unos 2 Km del centro ciudad, en un zona al lado del mar llamada Hiekkarankantie, si lo deseas, puedes acercarte hasta el centro con el autobús Nº 24. Solo tiene una pega, que por la mañana es difícil encontrar sitio para una autocaravana, así que hay que tratar de aparcar preferentemente a partir de las 17 horas.

Nosotros después del desayuno, como el día estaba muy bueno y teníamos ganas de pasear, nos acercamos caminando al centro ciudad, en media hora estábamos en la plaza de la estación central.

La ciudad de Helsinki de 1 millón y medio de hab,  es una ciudad de nueva creación con unos estilos de la arquitectura moderna preciosa, las influencias del Este y el Oeste se encuentran presentes en la vida diaria de Helsinki, arquitectura, gastronomía, diseño, costumbres y hasta el argot local de las calles atestiguan un pasado bajo dominio ruso y sueco. En la edición de agosto de 2012, el estudio del Economist Intelligence Unit, colocó en octavo lugar a Helsinki en el ranking general de las mejores ciudades para vivir a nivel mundial. En 2011 la revista Monocle estableció a la ciudad de Helsinki como la mejor ciudad para vivir y desarrollarse en el mundo entero.

Al final de la tarde ya bastante cansados, regresamos "a nuestra casa" a descansar. Aquí pasaremos de nuevo la noche y mañana vamos a ver, que nos tienen preparado Senia y sus guías, para continuar viaje por este país, que a juzgar por lo que hemos visto hoy, parece que promete.


Día 24 de mayo.
La mañana amanece espléndida y el tiempo para esta latitud en la estamos, no puede ser mejor, la temperatura por la mañana ronda los 12º, pero al medio día supera los 20º.

Después del desayuno nos ponemos en marcha  y dejamos atrás la bonita ciudad de Helsinki, una ciudad que merece la pena visitar y que hace 20 años la habíamos disfrutado ya, pero quizás con la edad o vete tú a saber, el caso es que en esta nueva visita nos ha gustado mucho más.

Ponemos rumbo a "nuestros amigos navegantes" hacia el noreste del país y hacia los denominados como "los mil lagos" de Finlandia, para que nos guíen hacia la ciudad de Lahti. Durante el recorrido hemos viajado por una autovía moderna sin peaje, con grandes calzadas y una mediana aun mayor en forma de U, como medida de seguridad para que en caso de accidente los vehículos no consigan ponerse en el otro sentido de la vía. Viajamos por un paisaje, en primer lugar, de polígonos industriales, muchos polígonos, donde se ven grandes fábricas e industrias, en las cercanías de la ciudad de Helsinki, continuando el viaje por una orografía de pequeñas ondulaciones y colinas, donde se aprecia una actividad más rural, donde el granito rosa y los bosques de abedules y coníferas intercalados por tierras de cultivo de cereal, que en esta latitud y aunque este se ve sembrado, aun no se ve el verdor de sus brotes en la tierra. En nuestra ruta de hoy, estas cosas y otras son las que ponen la nota de color en el paisaje. Con estas sensaciones llegamos a la ciudad de Lahti.

Lahti es la capital de la región de Paijanne Tavastia, situada en las orillas del lago Vesijarvi, lago de agua dulce. Tiene unos 103.073 habitantes, lo cual la hace ser la séptima ciudad más grande de Finlandia. Lahti consiguió el reconocimiento como ciudad en el año 1905 con la expansión del ferrocarril en Finlandia.

A nuestra llegada aparcamos la autocaravana en el aparcamiento de la estación del ferrocarril, muy próxima al ayuntamiento y centro de la ciudad y dedicamos el resto de la mañana a visitar esta ciudad. Nuestra visita, aconsejados por nuestras guías, a pesar de que al ser una ciudad nueva puede parecer que no tiene que ofrecer muchos atractivos, esto no es así. La ciudad contiene un urbanismo destacado y moderno, donde destaca su iglesia, considerada como la última obra del arquitecto fines A Alto, el único arquitecto de la segunda generación del Movimiento Moderno reconocido como "maestro", equiparándose así a los grandes maestros del Periodo heroico del Movimiento Moderno Le Corbusier, Mies van der Rohe y Gropius. En su honor se concede cada cinco años el premio Medalla Alvar Aalto. La moderna iglesia de la ciudad, esta considerada como su última obra, es una auténtica maravilla que nos ha gustado mucho.

La ciudad también tiene una larga tradición en los deportes, sobre todo en los de invierno. Es un lugar muy conocido por los Ski Games, un evento que se celebra desde 1923, o el Finlandia-hiihto, una multitudinaria competición de esquí de fondo con 4 pruebas de diferentes distancias, 20 km, 32 km, 50 km y 100 km. Pero lo que más nos ha impresionado a nosotros en nuestra visita, son los altos trampolines de saltos de esquí (uno tiene 90 mt. de altura y es uno de los mayores de Europa) que se ven desde toda la ciudad.

Después de la visita, nos acercamos a comer y descansar, hasta el puerto lacustre de la ciudad. Por la tarde continuamos ruta más al este, hacia la ciudad de Lapeenranta, situada esta ciudad en las inmediaciones de la frontera con Rusia y la ciudad de San Petersburgo, una ciudad y una federación, ésta última, que tantos recuerdos nos trae del viaje realizado por nosotros hace dos años por esas tierras rusas.

Durante la ruta de esta tarde, viajamos por carreteras convencionales, hasta ahora y desde que habíamos entrado el domingo en Finlandia, habíamos viajado por modernas autovías, hoy nuestra ruta ha sido distinta, hemos conocido la faceta de la circulación vial de los fineses. Desde luego que por nuestra experiencia en los viajes que hemos realizado por ahí, ya estamos acostumbrados a diferentes normas, formas o costumbres que tienen algunos países al conducir un vehículo, sabemos  y hemos aprendido por ahí, que uno tiene que adaptarse a las distinta formas de circular de cada país y no ellos a nosotros que somos sus visitantes, por lo tanto, ya no nos puede sorprender mucho, pero aun así, en algunos países uno aprende algunas cosas. Por ejemplo, lo que hemos visto hoy no lo habíamos visto nunca, en Finlandia no se circula igual que en Suecia, ni mucho menos que en el resto de Europa, las carreteras convencionales tienen la velocidad limitada a 80 Km. pero también hay tramos que están señalizados con unas señales que no conocemos ni tampoco estamos habituados a verlas, en las que se permite circular a 100 Kh, lo curioso de estos tramos es que son de carriles más anchos con la banda de separación de carriles pintada en el centro, pero que se puede adelantar en ellos aunque te  venga un vehículo de frente, siempre contando con la atención y seguridad que te ofrece el vehículo al que estas adelantando y que este circule un poco por el arcén para facilitar la maniobra. Claro esto los conductores fineses lo saben, pero uno que no está acostumbrado a esta forma de circular, ni lo entiende, ni a las primeras de cambio se habitúa. En fin......estas son algunas de las cosas a las que uno se tiene que habituar al andar por ahí.

Al final de la tarde llegamos a Lapeenranta,  una ciudad de unos 72 000 habitantes que, si todo va bien, visitaremos mañana,  está situada a orillas del lago Saimaa, el más grande de Finlandia, en el sureste del país, a unos 30 km de la frontera rusa. Como ya he comentado antes, gracias a la proximidad con Rusia, según nuestras guías, el número de turistas rusos que visitan la ciudad, ha aumentado considerablemente en los últimos años  (la gran  ciudad rusa de San Petersburgo, está más cerca de Lapeenranta , 211 km, que de Helsinki la capital de Finlandia , 221 km. Quizás por esa razón Lapeenranta es la segunda ciudad más visitada por turistas en Finlandia.

De momento, pasaremos la noche en ella, aparcados en un aparcamiento al lado del lago, disfrutando de  una puesta  de sol espléndida y una noche, cada vez que nos aproximamos más al norte (ahora estamos en N-61º E-28º) más clara,  pues aquí ya son las doce de la noche y apenas tenemos 3 horas de una noche muy luminosa. Vamos a ver mañana que nos ofrece esta ciudad, es una ciudad que promete y hay que visitar. Aparcamiento pernocta. N-61º03'54'' E-28º11'44''. Km.3.672.


Día 25 de mayo.
El lugar donde hemos pasado la noche es un lugar extraordinario, no solo por las vistas de atardecer que hemos disfrutado desde la autocaravana ayer, también por la tranquilidad del aparcamiento.

Después de desayunar visitamos la ciudad de Lapeenranta, la mañana estaba muy buena de temperatura y aunque había algunas nubes brillaba el sol. En primer lugar visitamos la fortaleza que está bastante bien conservada ya que le están dando utilidad a sus edificios. La fortaleza  está situada en lo alto del  puerto de la ciudad que le da nombre, a orillas del lago Saimaa, con muy buenas vistas al lago y la ciudad. Dimos un paseo por su interior y sus murallas y después encaminamos nuestros pasos hasta la iglesia Ortodoxa, hoy convertida en luterana, continuamos la visita a la iglesia de madera y la esbelta torre campanario, situadas ambas en el centro de la ciudad. La ciudad por la mañana presenta un aspecto totalmente tranquilo con muy poca gente por sus calles y plazas, curiosamente observamos que en esta ciudad el comercio abre de 12 de la mañana a 16 horas. La ciudad es tranquila y bonita, está ubicada en un plano superior sobre el lago y dispone de amplias plazas, calles, avenidas y parques.

Después de la visita, a media mañana, iniciamos la ruta de la jornada, de unos 160 Km, viajando muy cerca de la frontera rusa (vemos muchos vehículos matricula rusa en la ruta) por la denominada Vía Karelia, hacia el noreste, disfrutando del paisaje de "los mil lagos" finlandeses, hasta la ciudad de Savonlinna, una ciudad que  hemos visitado también hace ya 20 años en nuestro viaje de entonces por Finlandia.  La ciudad entonces nos dejó un gran recuerdo y queríamos visitarla de nuevo, ya que para nosotros es una de las ciudades más bonitas de "los mil lagos".

Durante la jornada ha hecho de todo, por la mañana buen tiempo hasta media tarde y después lluvia de tormenta. Llegamos a Savonlinna y la lluvia había cesado, por lo tanto, después de aparcar la autocaravana, dimos un paseo por el entorno de su castillo-fortaleza y puerto, disfrutando de un atardecer con estupendas vistas del contraluz  en el lago y el castillo.

Savonlinna es una ciudad y municipio de unos 36,000 habitantes, situada en el sureste de Finlandia, en el corazón de la región de los Lagos de Saimaa. La ciudad fue fundada en el siglo XVII alrededor del castillo de San Olaf. El castillo fue fundado por Erik Axelsson Tott en 1475 en un esfuerzo para proteger Savonia y para controlar la inestable frontera entre el reino de Suecia y su adversario, Rusia. Mañana por la mañana, si todo va bien, visitaremos el castillo y después continuaremos ruta más al norte, hacia la tierra de Los Samis y la Laponia finlandesa. Aparcamiento pernocta. N-61º51'59'' E-28º53'22''. Km.3.845.

Día 26 de mayo.
Después de las lluvias de ayer, hoy la mañana amanece espléndida y con el sol en todo lo alto, así que a las diez de la mañana, sin madrugar mucho, porque esta vida es muy cansada, iniciamos la visita al castillo de Savonlinna.

Esta mañana en nuestra visita al castillo, he comentado con la guiá, que ya lo habíamos visitado hace 20 años, le llamó la atención y nos comentò que nos debía de haber gustado mucho para que unos españoles, tantos años después, se acercasen de nuevo por allí. Pues sí, la vez anterior la visita nos dejó un buen recuerdo, no obstante debemos de considerar que la fortaleza en un lugar único. El castillo de Savonlinna está considerado como la fortaleza medieval más septentrional del mundo que se mantiene en pie. La importancia de la fortaleza en aquel tiempo era evidente, quien en aquella época era dueño y señor de ella, poseía el dominio y el control sobre la extensa e importante zona de "los mil lagos". Fue fundada por Erik Axelsson Tott en 1475.

El hecho de que el castillo se encuentre situado sobre una red de lagos y canales con muchas corrientes que hemos percibido hoy en nuestra visita, no es accidental, ya que estos impedirían en gran manera un posible ataque ofensivo ruso. La larga historia entre rusos y escandinavos creo que llegan hasta nuestros tiempos, un fines me ha comentado “que lo mejor que tenía su país eran las fronteras con los rusos, hay los tenían controlados, ellos en una parte y los otros en la otra, que así era como estaban bien”. Resulta evidente y se percibe de sus comentarios que  a pesar del tiempo trascurrido, aun hoy en día, esta gente no las tiene todas consigo con los rusos.

El castillo está bastante bien restaurado y conservado gracias a una asociación que le da vida cultural y artística, como el famoso festival de ópera que todos los veranos  se celebran en él, desde el año 1917.

Después de la visita, continuamos el viaje de la jornada de unos 330 Km, en esta ocasión trasladándonos más al norte, viajando por muy buenas carreteras tanto locales como nacionales, con muy buena calzada y asfaltado, todas ellas bien pintadas y señalizadas. En Finlandia, por lo que hemos recorrido hasta ahora, una vez que te acostumbras a las formas y maneras de conducir de los fineses y sus normas, te das cuenta que lo hacen bastante bien y se conduce bastante relajado, tanto las autovías como las carreteras al ser un país de pocos habitantes, no soportan mucha intensidad de tráfico. Las vías de comunicación, normalmente están limitadas a 100 Kh, pobre de quien no respete los límites de velocidad, porque hay radares de control de esta por todas partes, así, que si no quieres  que esta gente te afloje la cartera, mejor respetar. Los fineses lo deben de haber experimentado ya, porque  lo de  la velocidad lo llevan al pie de la letra, aquí no ves que se pasa nadie con el acelerador.


El viaje trascurre relajadamente por un paisaje lacustre lleno de agua rodeado de inmensas masas boscosas de coníferas y abedules, donde la presencia de éste último, cada paso que damos más al norte, se hace más notable. También vemos una población muy dispersa que vive en granjas, dedicada a la ganadería y los recursos forestales, hay que tener en cuenta que en esta parte de Finlandia las ciudades son muy pequeñas,  algunas pueden tener poco más de 10.000 Hab.

Una cosa que nos llama la atención a nuestro paso, es que casi todas las viviendas unifamiliares rurales integran una casita, algunas veces situada está  al lado de los lagos, dedicada a la sauna finlandesa, una actividad que esta gente debe de vivir y disfrutar con intensidad, habrá que probar alguna por ahí.

Disfrutando de toda esta naturaleza y paisaje, a las 2 de la tarde paramos a comer y descansar junto a un lago solitario, continuando el viaje de tarde hacia la ciudad de Kuoppio, dejando ésta atrás, después de decidir terminar la jornada, sobre las siete de la tarde, en la ciudad de unos 38.000 Hab de Kajaani. Al llegar  al centro urbano de la ciudad y dar unas vueltas buscando  un aparcamiento para pasar la noche, lo encontramos al lado del centro cultural.

Después de aparcar y para estirar las piernas como hacemos habitualmente, dimos un paseo de 1 hora por la ciudad, viendo que ésta es totalmente nueva. Paseamos por el entorno de su bonita iglesia de madera, las calles comerciales del centro y los restos de su antiguo castillo junto al río, hasta que retornamos a " nuestra casa" porque a pesar que  teníamos el sol en todo lo alto, hacia un aire del oeste que nos trasmitía  un frio que pelaba. En esta latitud ya estamos 64º al norte y el frio con respecto a estos días pasados se va notando, por el día hemos tenido unos 17º pero en este momento tenemos 2º y durante el paseo hemos visto que aun hay restos del hielo de temporales pasados  en las calzadas de la ciudad. Mañana nos desplazaremos más al norte, no sabemos hasta donde pero quizás, si todo va bien, llegaremos hasta la ciudad de Rovaniemi, ya veremos.  Aparcamiento pernocta. N-64º13'36'' E-27º44'45''. Km. 4.180.

Día 27 de mayo.
Esta noche se ha notado nuestro desplazamiento de ayer hacia el norte. En esta latitud estamos ya en las 24 horas de luz, aquí, la noche comienza a quedarse en una tenue luz permanente, desde las 12 de la noche hasta las 2 de la mañana, que si el cielo no está nublado, se ve como el sol comienza a elevarse desde el alba.

Hoy, cuando hemos despertado, el sol ya estaba sobre nosotros y aunque la temperatura nocturna a estado en torno a los 0º y hemos tenido la calefacción de “la casa” toda la noche en marcha,  con la ayuda del sol madrugador  y la calefacción calentando,  la temperatura  ya superaba con creces los 22º.

Sobre las diez de la mañana nos pusimos en marcha e iniciamos nuestra ruta de la jornada de unos 400 Km. en esta ocasión, poco a poco, dejando atrás ese espectáculo lacustre del que hemos disfrutado estos días en la zona de "los mil lagos" del país que estamos visitando. Paulatinamente nos vamos desplazando, siempre por carreteras en muy buenas condiciones y muy bien señalizadas con una densidad de  tráfico, que a pesar de ser fin de semana, no se siente ningún agobio al conducir por aquí, aunque hay que estar atento y no confiar en todo lo que nos cuenta "nuestro amigo navegante" TomTom, ya que hoy en la ruta, por ahórranos unos Km, nos la ha querido liar y meternos por carreteras amarillas con el riesgo de acabar en alguna pista forestal sin asfaltar, atajos que a juzgar por lo embarrados que se ven algunos vehículos fineses en la ruta, por aquí debe de haber muchas de estas opciones.

Al final y después de estudiar la ruta que queríamos hacer, en nuestro mapa, no le hemos hecho caso "al amigo" y hemos trazado otro rumbo,  obligándole a este a llevarnos por carreteras principales, primero hacia la ciudad  de Oulu de 190.000 Hab, una ciudad algo rara por estas latitudes, ya que la mayoría no superan los 10.000, con mucha industria de todo tipo y un puerto marítimo muy importante para el país, situado en el golfo de Botnia.

Hacia las dos de la tarde, nos detuvimos en un área de descanso de la salida a la ciudad de Oulu hacia el norte, para comer y descansar. El área, aunque no había nadie, cosa que nos quedamos extrañados, estaba muy bien acondicionada, con aparcamientos, zonas ajardinadas, mesas para comer y servicios con sauna incluida, una maravilla.

Después de la comida y el descanso, continuamos ruta rumbo a la ciudad de Kemi, para una vez superada ésta, continuar hasta la capital de los lapones finlandeses,  Rovaniemi. Durante nuestro recorrido de la segunda parte de la jornada, vamos percibiendo como poco a poco, vamos dejando atrás la taiga finlandesa y los grandes bosques que integran a esta, para dar paso a un paisaje distinto, donde aparecen grandes y caudalosos ríos, que provenientes de la Laponia y las zonas árticas, abren paso  sus caudalosas aguas hacia la proximidad de sus desembocaduras en el aparentemente tranquilo Golfo de Botnia.

También observamos como la vegetación, de todo tipo, presenta un color amarronado, una impronta inconfundible dejada en ésta, por los fríos hielos, apenas retirados, que durante el ciclo anual de los duros meses del invierno, ha tenido que soportar y en la que seguir progresando una naturaleza tan dura como la existente en estas zonas tan próximas al ártico, donde ya  el abedul se presenta en el paisaje como el rey de la zona y que ante el abandono de otras especies por progresar, parece que el duro abedul, es la única especie forestal que parece soportar y superar condiciones tan extremas para seguir adelante, almenos en esta zona en la que estamos.

Así con estas reflexiones, sobre las seis de la tarde llegamos a la capital de los lapones finlandeses Rovaniemi, de unos 60.000 Hab, Después de dar una vuelta con la autocaravana, como es habitual en nosotros, por las calles de la ciudad en busca de un aparcamiento adecuado para pasar la noche, lo encontramos frente a una de sus iglesias próxima al centro urbano. 

Finalizamos la jornada, dando un paseo por el entorno del caudaloso rio, en el que estuvimos observando como la corriente trasportaba placas de hielo, provenientes quizás del próximo ártico. Continuando la visita a las calles principales donde en una plaza a 7º de temperatura, los jóvenes  fineses  muy animados estaban disfrutando de un concierto musical propio para su edad y sus gustos.

Rovaniemi y la mayoría de las ciudades finlandesas, no ofrecen un patrimonio histórico, como estamos acostumbrados a ver en el sur de Europa, porque ciudades como esta en la segunda guerra mundial, por unos y por otros motivos y pienso que por la locura de todos, fueron arrasadas. Por lo tanto, Rovaniemi es una ciudad totalmente nueva, de la que también en nuestro paseo de hoy hemos podido disfrutar, ya que si no dispone de monumentos de la antigüedad, esta ciudad que ha sido diseñada y creada  en el S-XX, por algunos de los mejores arquitectos finlandeses como Alvar Aalto y otros, nos ofrece, el diseño de un urbanismo y un conjunto moderno de edificios, tanto civiles como privados, con arquitecturas vanguardistas dignas de ver y admirar. Una auténtica maravilla de diseño y arquitectura que en esta fría tarde hemos disfrutado en nuestro paseo.

Mañana, si todo va bien, continuaremos ruta hacia el gran norte de la Laponia finlandesa, parando primero en la mítica villa de Napapijri, morada de Papa Noel, situada en pleno paso de la vía de acceso del Círculo Polar Ártico, donde pensamos saludarlo y aunque ya somos mayores, si ello es posible "tirarlo de la barba" para que nos conceda un buen viaje en este periplo que estamos realizando por Escandinavia, Después continuaremos nuestro viaje, siempre rumbo norte, viajando ya por el duro y espectacular paisaje de las tundras árticas, hasta no sabemos dónde terminaremos la jornada y la noche, Ya os contaremos. Aparcamiento pernocta. N-66º29'40'' E-25º43'48''. Km.4.590.

Día 28 de mayo.
Hemos pasado la noche muy tranquila, aunque al dormir al lado de la iglesia parroquial, pensábamos, que como en España u otros países que hemos andado por ahí, el cura nos daría la serenata con la habitual campana de la iglesia llamando a los parroquianos, pero no fue así, parece que estas cosas de las campanas toda la noche dándole la serenata constantemente al pueblo, quizás para que se acuerde de ellos y no se olviden de que están hay, estos pastores de la iglesia protestante lo respetan y dejan dormir a sus feligreses.

La mañana amanece fría y muy gris 2º de temperatura, el panorama que tenemos por delante amenaza lluvia o nieve. Sobre la diez y media de la mañana, iniciamos la ruta del día de unos 130 Km. viajando siempre en dirección norte. Dejamos atrás la moderna y bonita capital de Laponia, para trasladarnos apenas 10 Km. hasta el arco del paso al círculo polar ártico. En este lugar está el poblado del tan conocido y famoso Papá Noel, Napapijri, lugar de obligada parada de la mayoría de las  personas que se acercan por aquí, por lo tanto y aunque ya habíamos estado hace 20 años, paramos de nuevo, con la intención de visitar y charlar un poco con tan notable personaje. N-66º32'33'' E-25º50'31''

EL frio en el poblado a nuestra llegada era intenso 2º grados de temperatura y caían algunos copos de nieve, por lo que Senia estaba algo intranquila, hasta el punto que creo que se le pasaba por la cabeza rajarse y darse la vuelta, pensando que si esto estaba así por aquí, como estará en la costa de mar de Barents en pleno ártico que es lo más al norte que, si todo va bien, pensamos llegar. No fue así, al final y con tranquilidad fue adaptándose a la situación e iniciamos la visita al poblado  en busca del saludo de Papa Noel.

Hay que ver cómo cambian las cosas y aquí creo que mucho más. El poblado que nosotros conocíamos, después de tanto tiempo sin venir por aquí, estaba totalmente trasformado, el Papá Noel no estaba ya en aquella cabaña (antigua casa de postas) que le habíamos conocido, abrazando y charlando con niños y mayores, ni tampoco ante tanta tienda de souvenir, éramos capaces de localizar donde residía. Al final  después de recorrer el poblado y ver el exagerado mercado comercial que se desarrolla en él, localizamos la nueva cabaña de Papá Noel. Sorprendidos nos preguntamos, ¡ahí vaaaa.....! ¿este hombre ha progresado mucho, ya no vive en una cabaña, si no, en una gran mansión? Al final el grandullón de hábito rojo y barba blanca nos recibió, dándonos un abrazo y charlando un poco con nosotros, preguntando de donde éramos y si habíamos venido a verle, le aclaramos que no, que estábamos de viaje realizando un periplo por Escandinavia y el gran norte de esta y que hoy nos había tocado por aquí. nos deseó buena suerte en nuestro viaje y después de la foto, le saludamos en nombre de nuestros familiares y amigos, pidiéndole que fuese generoso con todos cuando llegase la navidad, despidiéndonos  de él con un apretón de manos.

En el mismo lugar tuvimos un encuentro casual con el ex portero de fútbol del Real Madrid, Antonio Reguero (portero suplente del mítico Iker Casillas) que ha defendido la portería de varios equipos de España, Escocia y ahora es el portero titular del equipo de la primera división finlandesa, el Rovaniemi. Estaba junto con sus padres, que están pasando unos días con él, en esta ocasión, visitando también al Papá Noel. El casual encuentro fue muy agradable. Ya nos ha ocurrido otras veces este tipo de encuentros,  no sé que tiene ser español y estar tan lejos de España, que cuando otro español, oye su idioma, inmediatamente se acerca y te saluda, así ocurrió con el padre de Antonio Reguero.

El agua nieve no paraba de caer y estuvimos a punto de quedarnos a pasar la noche, junto con un grupo de autocaravanistas franceses que se encontraban también en el aparcamiento del poblado, pero es lo que tiene viajar en una autocaravana, que con tu casa a cuestas, la calefacción de esta y la despensa  bien surtida, puedes aguantar un buen temporal. Así que con esos pensamientos, pensando también que mientras la carretera nos lo permitiese, no nos íbamos a rajar,  nos pusimos de nuevo en marcha abordando la zona ártica, viviendo un duro, pero muy bonito paisaje de ríos de color amarronado, fruto de  la gran cantidad de materiales orgánicos que arrastran en sus caudalosos cauces, con impresionantes rápidos.

Paramos a comer y descansar sobre las 2 de la tarde, en una de esas áreas tranquilas y llenas de naturaleza que estos países tienen en los márgenes de las carreteras, los ríos y los lagos para descanso de los viajeros. Senia viendo el panorama invernal que teníamos encima, quizás consciente, que estas cosas no se pueden afrontar con las típicas verduras o ensaladas con las que solemos alimentarnos en nuestra dieta habitual de España o Canarias, le debió de dar compasión y pena, o quizás ante la evidencia de la situación, debió de entrar en razón y mientras yo me daba una vuelta por las orillas de uno de los ríos caudalosos del área de descanso en el que estábamos, tomando una fotos y estirando un poco las piernas, a mi regreso a la autocaravana para la comida, me sorprendió con una puchera de esas que se te quita hasta el hipo, como dios manda, de alubias con chorizo y otras cosas. Gracias Senia.  

En fin....que comida y siesta al canto, para después continuar ruta de nuevo. Hoy hemos visto por primera vez en este viaje a los renos salvajes cerca de las carreteras, que aunque puedan parecer muy pintorescos y bellos, por las rutas de carretera de Escandinavia son muy temidos por los accidentes que provocan, hay señales de peligro con sus símbolo por todos los lados, así que habrá que estar atento con ellos en estas rutas. También hemos visto carreteras con tramos en la calzada muy ancho, habilitados como aterrizaje de aviones de emergencia, también muchas montoneras de nieve, y algunos lagos  helados, fruto del duro invierno que ha soportado esta zona ártica del planeta. Un paisaje duro pero muy bonito. 

Viendo que la climatología del día no mejoraba ni tampoco estaba muy apetecible para viajar y como no tenemos ninguna prisa en llegar a ninguna parte, sobre las cinco de la tarde, paramos para pasar la noche en una ciudad lapona de la ruta, de unos 8.000 hab, llamada Sondankyla, en la que hemos aparcado en un aparcamiento del centro. Mañana, si todo va bien y las condiciones climáticas lo permiten, continuaremos viaje más al norte y si no, tampoco llevamos ninguna prisa.  Aparcamiento pernocta. N-67º24'57'' E-26º35'37''. Km.4.725.

Día 29 de mayo.
El clima en esta latitud es increíble, los cambios constantes a los que está sometido éste nos sorprenden. Anoche a las 24 horas el cielo estaba azul y el sol brillaba en el horizonte, hoy en cambio, al despertar estaba chispeando nieve de nuevo y la temperatura a 2º.

A las 10 de la mañana, después de hacer unas compras en el súper de al lado de donde hemos pasado la noche, iniciamos la ruta del día de unos 200 Km. una ruta principalmente de disfrute de un espectacular paisaje como nos ofrece el ártico y La Laponia Finlandesa,   viajando siempre hacia el norte por una carretera, que pesar de la latitud donde se encuentra, está en muy buenas condiciones. La circulación de otros vehículos era mínima, debemos tener en cuenta que Laponia es la región más grande y más despoblada de Finlandia, con una demografía por Km2 - de 2 habitantes y en algunas zonas aun menos, por lo tanto estamos viajando por un territorio semisalvaje y apenas habitado donde puedes circular varios Km. sin ver otro vehículo en la carretera.

En nuestra primera parte de la ruta hemos tenido chubascos de nieve más o menos intermitentes, la nieve era tan seca que nos llamó la atención que no se pegaba ni al parabrisas ni a la carretera. Viajamos por llanuras y penillanuras, donde de nuevo aparecen  las zonas lacustres,  con muchos lagos que aun están helados y se percibe en ellos el comienzo de su deshielo, con  zonas boscosas alrededor, pero aquí los bosques ya no son tan frondosos como los que hemos visto días pasados y las especies arbóreas les cuesta mucho progresar, todo ello conforma un paisaje excepcional de una extraordinaria belleza.

Durante el recorrido, estamos comentando, que en este viaje y después de tanto tiempo, notamos que las poblaciones o familias laponas se nota que quizás por la presión y la economía que genera el turismo, se han sedentarizado, apenas vemos a aquellos grupos de lapones con sus rebaños de renos dedicados a una actividad trashumante, como veíamos entonces, hay que ver cómo cambia la vida en todas partes del planeta. 

Con estas reflexiones entramos en una zona de terreno más ondulado con pequeñas colinas, en la que aun nevaba con más intensidad, con una temperatura que oscilaba entre los 0º y los 3º, pero la carretera estaba limpia e impecable para circular, eso sí, había que estar atentos con los renos salvajes que de vez en cuando veíamos al borde la carretera. Los vehículos Finlandeses que se conocen mejor las consecuencias de tropezarse con uno de estos, cuando nos cruzábamos, nos advertían del peligro con ráfagas de luz  en sus faros.

Entre parada y parada en la ruta para admirar tanta belleza y sacar algunas fotos, de repente el tiempo cambió y poco a poco fue apareciendo el sol entre algunas nubes.  Llegamos al final de la tarde, viajando con mejor tiempo, siempre en medio de un paisaje que cuanto más uno se adentra en el gran norte ártico, más duro y espectacular aparece. 

Superamos la ciudad lapona de Ivalo para terminar la jornada en Inari (ciudad de apenas 507 hab. 0,45 hab. por Km 2). En Laponia algunas de las pocas ciudades que integran esta, tienen rango de ciudad con esos hab. La ciudad, está  situada en las orillas del lago que le da su nombre, un lago que presentaba una imagen brillante, helada y fría preciosa.

Hoy pasaremos aquí la noche y mañana, si todo va bien, dejaremos atrás Finlandia para abordar la zona ártica del gran norte de Noruega.  Aparcamiento pernocta. N-68º54'21'' E-27º01'25''. Km.4.924.


Día 30 de Mayo.
El día hoy nos recibe con 2º y el cielo gris, `pero no nieva y eso es importante para emprender una nueva ruta.

Lo que más nos sorprende de este clima ártico, es que "anoche" a las doce, el sol estaba en su puesta de unas 2 horas, rotando hacia el norte para desde allí elevarse. Nos acercamos, enfrente de donde estaba "nuestra casa", hasta el lago Inari para disfrutar del sol de media noche y tomar algunas imágenes, eso sí, la temperatura era de 0º.

A las diez de la mañana nos pusimos en marcha rumbo a la frontera Noruega en la ruta del día de unos 400 Km, que nos llevó hasta el mismo Cabo Norte. Durante la jornada, viajamos de nuevo por la penillanura lapona, desviándonos  por una carretera secundaría, que nos ahorraba 170 Km de viaje, en dirección a la frontera Noruega de Karigasniemi. La ruta de unos 80 Km, donde raramente te cruzas con otros vehículos, aunque la carretera estaba en buenas condiciones, es muy sinuosa con constantes badenes de sube y baja, en medio de un paisaje, cada vez mas estepario y con mas nieve, donde comienzan a aparecer pequeñas formaciones de la época primaría, donde ya las especies arbóreas les cuesta mucho progresar y solo los abedules son capaces de conseguirlo. 

Conforme vamos hacia el norte, comienzan a aparecer en el paisaje las turberas y los musgos, también se ven muchos pequeños lagos, la mayoría completamente helados. Durante la ruta observamos algunas comunidades laponas muy dispersas, que se ve que están dedicadas  ya en cuerpo y alma al turismo, con cabañas o habitaciones rurales o venta de artesanía popular lapona.

En medio de este paisaje, en el fondo y en lontananza, se comienzan a ver ya las montañas de Noruega, completamente blancas de hielo y nieve. Sobre las dos de la tarde paramos a comer en un área solitaria de la carretera, situada en una  altiplanicie, desde donde se alcanza a ver a mas de 100 Km de distancia, un lugar precioso donde descansamos unas dos horas.

Con estas sensaciones, continuamos viaje, cruzando la frontera Noruega  en Karigasniemi,  donde el río Anarjohka  hace frontera entre los dos países. N-69º23'21'' E-25º51'15'',  un gran río que separa los territorios , que  se abre a un extenso valle donde se ven explotaciones ganaderas y donde también se observa una vida mas rica a la  territorio de finlandés que hemos dejado atrás.

Nos llamó la atención el paso por la frontera, hay que tener en cuenta que Noruega, aunque tenga muchos acuerdos o tratados, no es un país  que pertenece a la CEE. A nuestro paso no vimos a nadie, ni personas, ni control ni nada, solo vimos una pequeña edificación, pero al no ver a ninguna autoridad, continuamos la marcha. La experiencia que tenemos de otros viajes a Noruega, es que siempre que hemos cruzado sus fronteras nos han mirado la documentación. Pensamos que quizás como el lugar por el que pasamos es tan inhóspito , aquí  no hay nadie ni tampoco se espera a nadie.

Después de esta anécdota, continuamos ruta, viajando ya por un territorio mas montañoso, con valles y explotaciones rurales, donde se percibe una mayor limpieza de los margenes de las carreteras . También por las casas que se ven, se observa que, al menos en esta parte de Noruega, la gente parece que tiene más nivel de vida que los finlandeses. En cambio las carreteras no son mejores, son mas estrechas y el asfalto de la  calzada esta en peor estado.  Con esta sensación continuamos hasta la capital de los lapones noruegos  Karajoj, donde paramos a visitar el museo lapón. N-69º28'19'' E-25º30'43''.

Después de la visita, continuamos ruta por la provincia Noruega de Finnmark , abordando el mar ártico de Barents y su costa, continuando viaje hasta la pequeña ciudad de Honningsvag, a la que accedimos tras cruzar un túnel por debajo del mar de Barents. Ciudad en la que nos informaron, que la carretera de Cabo norte estaba cerrada por la nieve y solo se podía acceder al final del día, acompañados de los medios quitanieves en un convoy.

Con esta situación, estuvimos dudando y al final de la jornada, decidimos acercarnos hasta lo alto de Cabo Norte, acompañados por el convoy y unos cincuenta vehículos, en medio de un paisaje  completamente nevado precioso.
En principio, tras acceder a la plataforma de Cabo Norte, nos comunicaron que no nos podíamos quedar porque tenían previsión de nieve. Sobre las 10 de la noche, hablamos con una persona de seguridad de las instalaciones y éste, tras consultar con la policía, nos permitió pasar la noche en nuestra autocaravana junto con otras tres autocaravanas, que también decidieron quedarse alli. Aparcamiento pernocta. N-71º10'21'' E-25º47'40''. Km.5.310.


Día 31 de mayo.
Hemos pasado la noche en  lo alto de El Cabo Norte, en una terraza  frente al sol de media noche, con una temperatura de 0º y aunque había bastantes nubes, el sol ha sido generoso con nosotros y por algún tiempo nos ha dejado disfrutar de él y de su imagen de permanente puesta de sol. 
Motivado por los problemas para acceder al cabo que hemos tenido hoy, ya que la carretera de acceso, oficialmente estaba cortada y solo se podía acceder en un convoy autorizado y guiado por las autoridades responsables del cabo, no dispongo de mucho tiempo ya que el espectáculo de Nordkapp comienza a partir de ahora, disfrutando de una puesta de sol permanente, sobre el mar  de más de 2 horas, hasta que el astro rey se eleve de nuevo, en este caso por el Norte.

El mítico Cabo Norte, es el cabo más al norte del Mundo que se puede acceder con un vehículo convencional por una carretera . Esta situado en la península noruega de Mageroya en 71º Norte,  sin duda, es el paraíso y final de viaje  de mucha gente viajera que accede por diversos medios de viaje, personas que quizás  a lo largo de su vida sueñan con al menos acercarse una vez por aquí, aunque para llegar hasta aquí desde latitudes como la de España con tu vehículo propio, hay que tener un gran espíritu viajero y de aventura, no es un viaje de comodidad ya que uno tiene que enfrentarse a lo largo del recorrido al cansancio del viaje o los distintos estados de ánimo o de forma  de nuestro cuerpo. También, las inclemencias del tiempo, los mosquitos en verano o el frio en otras épocas del año, el tráfico y los kilómetros, las distintas vías de comunicación, normas y formas de los países que uno tiene que recorrer , la convivencia si uno viaja en grupo, pero todo esto tiene una gran compensación, el sentir el privilegio de haber llegado a este punto y latitud, con la sensación de estar en otro mundo distinto de lo cotidiano y conocido, bajo las 24 horas que nos ofrece durante unos meses la luz del Sol.

Sobre las 5 de la tarde, dejamos la plataforma de Cabo Norte y nos desplazamos para pasar la noche, hasta la población pesquera de Escarbag, situada en la costa en una zona mas baja. Esta vez viajamos en medio de un paisaje nevado espectacular, sin la necesidad del convoy, ya que el tiempo había mejorado mucho y las máquinas quitanieves habían hecho su labor, dejando totalmente despejadas las vías de acceso al Cabo.

El pequeño puerto pesquero de Escarbag, esta considerado como el puerto pesquero mas al norte del Mundo, al que se puede acceder por una carretera. Es un lugar en el que ya habíamos estado en otra ocasión y que nos dejó un grato recuerdo.

Dimos un paseo por su puerto disfrutando de los bacaladeros alli atracados, percibiendo la belleza del lugar,  pero al mismo tiempo, la dureza del mismo y la vida  extrema que deben de padecer sus habitantes en invierno . Aparcamiento pernocta. N-71º06’47’’ E-25º49’42’’. Km. 5.326.


Día 1 de Junio.
En la jornada de hoy, dejamos atrás el impresionante paraje Ártico de Cabo Norte,  para iniciar el viaje hacia el sur de Noruega, viajando a través de todo el conglomerado de fiordos, por un paraje único de agua, glaciares y montaña. Hoy viajaremos por la región de Finnmark, hacia la ciudad de Alta.

La primera parte,  viajamos en medio de un paisaje precioso, después de pasar el túnel de 7 Km debajo del mar, un paisaje que antes de  dejar atrás la costa del Mar de Barenst, nos detuvimos en una de las playas de piedra, para dejar escrito nuestro nombre en una de ellas, como recuerdo de nuestro paso por alli, un gesto que ante nuestra sorpresa, unos autocaravanistas navarros lectores y seguidores de nuestro blog, un mes mas adelante en su paso por alli, encontraron en medio de millones de piedras, la piedra en la que habíamos dejado nuestra impronta y nos lo hicieron saber, Gracias Guadalupe Lizaso, por el detalle.

Con estas sensaciones, continuando viaje hacia el sur, en primer lugar abordando una  zona montañosa, por el margen de un caudaloso  río, accediendo a una meseta con mucha nieve y algunos lagos helados, acercándonos poco a poco a la ciudad de Alta .

A las 6 de la tarde llegamos a la ciudad de Alta N-69º58’05’’ E-23º16’57’’, ciudad  en la a pesar del intenso frio, dimos un paseo por su moderno casco urbano,  hasta que pudimos aguantar la baja temperatura que propiciaba un viento helado, Después continuamos ruta hasta el aparcamiento del yacimiento arqueológico UNESCO de Helleristningne, situado en las afueras de la ciudad donde pasamos la noche. Aparcamiento pernocta. N-69º56’46’’ E-23º11’11’’. Km.5.562.


Día 2 de junio.
Hemos pasado la noche muy bien, junto con otros autocaravanistas franceses y holandeses, en el aparcamiento del yacimiento arqueológico  de Helleristningne. Por la mañana, después del desayuno, aunque el intenso frio continuaba, nos animamos a visitar el importante yacimiento arqueológico y su museo.

El yacimiento contiene unos 6000 Petroglifos grabados en las lastras de piedra al lado del fiordo. Las grabaciones están datadas en unos 4000 años Adc. Es un lugar muy interesante que merece la pena visitar.

Después de la visita continuamos viaje hacia el sur, por la carretera E-6, una vía  de comunicación que prácticamente cruza el país de norte a sur, bordeando fiordo tras fiordo, acompañados de un paisaje excepcional de montañas nevadas y agua, disfrutando de una naturaleza en estado puro increíble. En este viaje se nota con diferencia a los anteriores que hemos viajado en verano, se nota más la dureza del clima  Ártico, desde que cruzamos en Finlandia el círculo polar Ártico hacia el norte, hemos viajado más de 1200 Km siempre con un paisaje nevado, eso si, en las carreteras ni una gota de nieve. Está gente dispone de unos medios para despejar la nieve de las carreteras increíbles. Hoy pernoctaremos, rodeados de un paisaje de montañas, en la ciudad de Storslett. Aparcamiento pernocta. N-69º46’00’’ E-21º01’18’’. Km.5.727.


Día 3 de junio.
Continuamos ruta por la carretera E-6,  hacia el sur y la cadena montañosa de Los Alpes de Linge, en medio de una maravilla de paisaje de agua y montañas nevadas,  rodeando fiordos valles y montañas, hasta la población de Bjerkvik, donde nos desviamos de la ruta, dejando atrás la E-6, para trasladarnos a otro de los paraísos de Noruega, las islas árticas de Vesteralen y Lofoten.

Sobre las 6 de la tarde, llegamos a la capital de Vesteralen Sortlan. Ciudad muy bonita con puerto y casas de madera, que visitamos al final de la jornada. Aparcamiento pernocta. N-68º41’34’’ E-15º25’01’’. Km.6.195. 

Día 4 de junio.
Continuamos viaje por la isla de Vesteralen, disfrutando de un bonito paisaje con muchas turberas y zonas lacustres, ruteando por la isla hasta la ciudad de Andenes, una ciudad de 2.602 habitantes , que es la que esta mas al norte de la isla y se encuentra ya a unos 300 km por encima del círculo polar ártico. Su alta latitud hace que el sol de medianoche sea visible desde mediados de mayo hasta finales de julio, aproximadamente, pero también provoca que el sol no se alce sobre el horizonte desde finales de noviembre hasta finales de enero.

La ciudad de Andenes y la actividad de sus balleneros, inspiró al escritor Herman Melville a escribir  en 1851 la novela Moby-Dick. Una novela en la que  narra la travesía del barco ballenero Pequod, comandado por el capitán Ahab, en la obsesiva y autodestructiva persecución de un gran cachalote blanco.

Aparcamos nuestra autocaravana en un aparcamiento al lado del mar y de la ciudad, desde donde después de pasear y visitar ésta, a media noche, estuvimos disfrutando de un espléndido sol de media noche. Aparcamiento pernocta. N-69º19’20’’ E-16º07’53’’ . Km. 6.519.


Día 5 de junio.
Después del desayuno, continuamos una ruta circular por  la isla viajando hacia la pequeña población de Bleik, por zonas apenas habitadas donde, ademas del paisaje, destacan el avistamiento de aves árticas.

Al medio día, continuamos ruta, dejando atrás la isla de Vesteralen, para adentrarnos en el archipiélago de las Islas Lofoten, viajando por impresionantes infraestructuras que comunican las islas, lagos y fiordos por medio de túneles de hasta 7 Km, escavados por debajo del mar, impresionante.
Al final de la jornada, paramos a pernoctar  en el aparcamiento situado al lado de un fiordo llamado Austnesfiord, a 14 Km, de la capital de Las Lofoten Svolvaer. Aparcamiento pernocta. N-68º18’57’’ E-14º42’58’’. Km.6.519.

Día 6 de junio.
Otra jornada para recordar. Comentar, para quiénes no conozcan el archipiélago noruego de Las Lofoten, que si disponéis de unos días de vacaciones, coger un avión hasta el aeropuerto de Svolvaer y alquilen un coche por una semana, no hace falta más para disfrutar de unos días inolvidables. El alojamiento no hay problema, aquí hay alojamientos rurales por todas partes.

Hoy hemos vivido otra extraordinaria jornada, disfrutando de un paisaje tan espectacular como el del archipiélago noruego, hemos estado visitando, en primer lugar, la capital Svolvaer (N-68º14’05’’ E-14º34’18’’) y después, "saltando de isla en isla" con nuestra autocaravana, quedando maravillados en cada rincón por donde nos movíamos, maravillados del color de las aguas verdosas en contraste con las nevadas montañas árticas, la arquitectura de los rorbur de las poblaciones pesqueras, los secaderos de bacalao, con millones de pescados deshidratando colgados en varas o entarimados de madera, expuestos  al frio aire del Ártico.

Destacando la preciosa población pesquera  de Henningsvaer N-68º09’22’’ E-14º12’29’’, situada en una pequeña isla. También merece la pena visitar, al lado de la población de Vest Vagoy, las excavaciones de un poblado Vikingo y el museo. N-68º14’43’’ E-13º45’29’’.

Todas estas sensaciones vividas con la tranquilidad absoluta, que nos ofrece esta época del año, sin la presión del turismo vacacional o de masas. Por la "noche" pernoctamos en un aparcamiento de la pequeña ciudad de Leknes. Aparcamiento  pernocta. N-68º08’57’’ E-13º36’46’’. Km. 6.621.

Día 7 de junio.
Un día espléndido en Las Lofoten, con una temperatura veraniega. En la jornada de hoy nuestra ruta continua por el archipiélago hacia el sur, visitando poblaciones pesqueras como Nusfjord. N-68º02’13’’ E-13º20’53’’. En la última visita que estuvimos por aquí, la bonita población pesquera la conocimos en plena actividad pesquera y de elaboración del bacalao, ahora no tiene nada que ver, se conoce que los antiguos pescadores que se ganaban la vida aquí, se han debido de jubilar o han dejado ya este mundo, ahora Nusfjord se ha convertido en museo pesquero para turistas.

 Aún así, los colores verdosos del agua en contraste con el colorido de los rorbur y las montañas que lo rodean, no lo han podido cambiar, aún siguen intactos y uno puede disfrutar mucho de la visita. 
Después continuamos ruta, viviendo con sorpresa como esta gente, sube el ganado lanar a los tejados  de algunos edificios, tejados que para proteger los edificios de el frio y la nieve, colocas césped donde crece abundante hierba. Quizás, el subir los animales al tejado, esta motivado,  para que estos pasten en ellos y así se evitan pasar la guadaña. En fin.....verlo para creerlo.

Al final de la jornada, finalizamos la ruta por los impresionantes archipiélagos de Vesteralen - Lofoten donde tanto hemos disfrutado trasladándonos al puerto de Moskenes N-67º54’00’’ E-13º02’45’’ para tomar el ferry esta misma tarde, que nos llevará en 4 horas de navegación al puerto continental noruego de Bodo, para  mañana desde allí, continuar nuestra ruta hacia el sur de Noruega.

Después de 4, 5 horas de travesía, desembarcamos en el puerto de Bodo y nos trasladamos para pasar la noche, hasta el acceso de un parque natural en las afueras de la ciudad,   un lugar muy tranquilo y con unas vistas espectaculares desde donde se alcanza a ver el archipiélago de las Lofoten. Aparcamiento pernocta, N-67º18’3.95’’ E-14º26’35.87’’. Km. 6.700.


Día 8 de junio.
Anoche estuvimos disfrutando del espectáculo del sol de media noche con la silueta de las islas Lofoten al fondo, quizás como viajamos hacia el sur, este sea el último que veamos, al menos en este viaje, en el futuro, si la vida nos da salud, quien sabe si en primavera o verano andaremos por estas latitudes y podemos disfrutar de nuevo este espectáculo, ya veremos.

En la jornada de hoy, después del desayuno, continuamos viaje por la ruta 17, denominada como una de las “rutas de oro" que nos ofrece Noruega. La ruta, de unos 700 Km parte de Loding y termina en la ciudad de Steinkjer.

Al inicio de la ruta paramos en Straumen N-67º13’58’’ E-14º37’11’’, para disfrutar del espectáculo de la considerada como la mayor corriente intermareal del mundo, una corriente generada en un fiordo, una maravilla que aunque ya la habíamos disfrutado en otras ocasiones, siempre te sorprende como si fuera las primera vez que lo ves.

Continuamos hacia el sur, percibiendo como poco a poco va cambiando el paisaje por el que viajamos, vemos que cuanto más nos acercamos a la línea que separa el círculo polar Ártico hacia el sur y nos vamos acercando a zonas más templadas, la primavera nos recibe con todo su esplendor y el paisaje de la taiga, que vivimos al viajar hacia el cabo norte, aparece de nuevo ante nuestros ojos, también la vegetación y la flora nos va mostrando todo su verdor y colorido floral.

Las montañas son prácticamente iguales a las que hemos dejado atrás estos días pasados, aunque aquí aparecen ya los grandes glaciares de Noruega. También al viajar hacia zonas más templadas, aparecen en el paisaje de nuestra ruta, los grandes rápidos y cascadas, que fruto de la influencia climática de la primavera y el consiguiente deshielo, se deslizan con estrépito hacia el lecho de los lagos o los fiordos.

Otro detalle que percibimos en la ruta de hoy, es el enorme esfuerzo que este país por el que estamos viajando, de apenas cinco millones de hab, ha realizado en infraestructuras viales, con multitud de puentes y túneles bajo fiordos, lagos montañas o glaciares y la mayoría sin peajes, no se como se arregla está gente, pero deberían de tomar nota de esta forma de gestión, algunos de nuestros administradores públicos. Al final de la jornada pasamos la noche en un aparcamiento de carretera (con servicios para las autocaravanas y los autocaravanistas, gratuitos), junto con otros compañeros de diversas nacionalidades, frente a una de las lenguas del mayor glaciar de Noruega, el Svartisen de 400km de longitud. Aparcamiento pernocta. N-66º43’28’’ E-13º41’53’’. Km.6.863.

Día 9 de junio.
En la jornada de ayer, después de cruzar en un transbordador la línea del Circulo Polar Ártico hacia el sur, dejamos la impresionante ruta 17, que nos llevaba por la costa Noruega, atravesando fiordos con los transbordadores o por túneles y puentes, hasta la ciudad de Steinkjer. Decidimos dejar esta ruta, porque llevamos muchos días viajando por las rutas costeras y era nuestro deseo, al menos por un par de jornadas, cambiar de paisaje y disfrutar algo el interior de Noruega, que también es precioso y digno de ver.


Cambiamos  de la ruta 17 a la ruta E-6, atravesando una cordillera montañosa por un túnel de 11 km de longitud. Este túnel es de peaje, aunque por el túnel y una carretera nueva y amplia de unos 70 km, solo se pagan 4 €. El sistema de pago que emplean es el de telepeaje, con varias formas de pago. Para nosotros la más cómoda y fácil, consiste en que al pasar el control, te sacan una foto de la matrícula y del paso por el peaje y te envían la factura a tu domicilio sin ningún recargo, cuando la recibas la puedes pagar por medio de cualquier tarjeta de crédito o por el banco.

Al final de la tarde llegamos a la ciudad de Mosjoen y decidimos pernoctar en ella, antes dimos un paseo al lado del río y la parte antigua, pensando que la ciudad es una ciudad industrial con varias industrias dedicadas a la elaboración de aluminio. Nuestra sorpresa fue descubrir que la ciudad conserva una calle entera de casas antiguas de madera en perfecto estado de conservación, incluso algunas están habitadas. Aparcamiento pernocta. N-65º50’24’’ E-13º11’18’’. Km.13.46.

Día 10 de junio.
Por la mañana a las 10 iniciamos nuestra ruta de la jornada, tomando la E-6 en dirección a la ciudad de Steinkjer. La carretera E-6 es una ruta internacional europea que parte de la ciudad sueca de Trelleborg y después de 3140 km de recorrido, finaliza en la ciudad Noruega de Kirkenes, situada esta en la costa del Mar de Barenst pegada a Rusia, lo que convierte a esta ruta, en ser una de las de mayor longitud de recorrido de Europa. La carretera tras cruzar la frontera Noruega y pasar por Oslo, atraviesa todo el país de sur a norte, lo que la convierte también en la columna dorsal de las comunicaciones por carretera del país nórdico.

Continuamos viaje por la citada carretera viendo como cambia el paisaje con respecto a las rutas de los días pasados. Aquí el paisaje es el propio de la taiga en esta época del año, con inmensas masas de abetos. Pero donde más se percibe la primavera y se siente en cada curva que tomamos, con el colorido y los perfumes que desprende la flora que nos rodea,  cuando viajamos por los valles rodeados éstos de explotaciones ganaderas de vacas de leche y fincas de cultivo de forraje, es en donde la primavera nos regala su color verde intenso.

Otras de las bellezas de las que hemos disfrutado hoy y nos ofrece esta impresionante naturaleza Noruega, son los grandes ríos con sus grandes cascadas y rápidos que nos hemos encontrado a nuestro paso, repletos de agua que en esta época del año con el deshielo que se está produciendo ya en esta latitud más templada del país, están que se desbordan por todas partes. En la ruta paramos a visitar la impresionante cascada de Namsen. N-64º32’38’’ E-12º27’14’’.

Al final de la tarde, hemos parado a pasar la noche, en un aparcamiento libre, próximo al centro de la ciudad de Steinkjer. Aparcamiento pernocta. N-64º00’33’’ E-11º30’23’’. Km. 7.324.

Día 11 de junio.
Ayer por la tarde y esta mañana dimos un paseo por el centro de la ciudad de Steinkjer, la ciudad nos pareció una ciudad sin vida. Hay que tener en cuenta que hoy es domingo y las familias noruegas están por ahí, aparte de que la ciudad es una ciudad industrial nueva y pequeña,  estuvimos paseando por el mismo centro urbano y parecía desierto, no se veía ni un alma.

En fin.....que a las diez de la mañana, después de hacer los servicios de la autocaravana en un área próxima a donde hemos pasado la noche ( estas áreas, la mayoría gratuitas, las tienen anunciadas por todas partes) continuamos viaje poniendo rumbo a "nuestros amigos navegantes" hacia la ciudad de Trondheim.

Viajamos por un territorio, que después de la dureza, aunque de impresionante belleza, que hemos visto por el Ártico , este se nos presenta más humanizado, con un terreno más fértil, verde y precioso, con muchas explotaciones ganaderas.

Durante nuestra ruta de hoy por la E-6, vemos viajar hacia el norte, multitud de autocaravanas de diversas nacionalidades, también muchos moteros. Debemos de tener en cuenta que junto con los autocaravanistas, los moteros son también unos viajeros consumados y la mítica ruta de la E-6, es una ruta muy frecuentada por ambos grupos de viajeros. Por otra parte pensamos que está muy próxima la fecha del solsticio de verano y quizás toda esta gente viaja hacia el Cabo Norte, para vivir y disfrutar en ese lugar tan simbólico  ese momento tan especial.

En las carreteras noruegas la velocidad no existe, no vemos ni autopistas ni autovías, solo túneles, puentes y carreteras, limitadas en su mayoría a 80 Kh y algún tramo a 90 Kh, donde en estos tramos, esta prohibido adelantar. De todas formas, aquí no hay problema, los conductores son muy respetuosos con las normas de circulación y si alguno se pasa, que no lo hemos visto, ya se encargarán de modelarlo con alguna sanción  y con la ayuda de la cantidad de cámaras y radares de velocidad que esta gente tiene instalados por cualquier carretera que viajas, eso si, la presencia de la policía no la ves por ninguna parte, quizás es porque los noruegos son muy disciplinados y no les hace falta la presencia de estos para cumplir y respetar las normas.

Con estas reflexiones y otras, llegamos a la ciudad de Trondheim y "nuestros amigos" nos guiaron hasta el aparcamiento del stadium, que es donde el municipio tiene un aparcamiento gratuito reservado, con una estancia máxima de 24 horas, para las familias de autocaravanistas que visitan la ciudad.

Cuando llegamos, al medio día, el aparcamiento estaba lleno y tuvimos que "buscarnos la vida" aparcando en una calle próxima. El resto de la jornada la dedicamos a visitar la ciudad.

Trondheim con 185.000 hab es la tercera ciudad de Noruega y una de las más visitadas por los turistas. La ciudad nueva, está organizada con parques con abundante arbolado, anchas avenidas y amplias plazas, rodeadas de edificios de estilo modernista con una arquitectura, que como en la mayor parte de las ciudades escandinavas que hemos visto hasta ahora, destaca por su original diseño.
La ciudad también conserva un barrio con casas medievales y los antiguos muelles comerciales de la época de la liga comercial de La Hansa. Pero, aparte de todos estos atractivos, lo que realmente es "la joya de la corona" de la ciudad, es La Catedral gótica de Nidaros, que aunque, por los múltiples desastres soportados a través de los tiempos, está muy restaurada, es sin duda, el símbolo de la iglesia luterana de Noruega y uno de los lugares de peregrinación del norte de Europa, al albergar esta catedral los restos mortales de San Olav.

Pasamos el día en la ciudad, que nos ha gustado mucho, disfrutando de todas estas cosas y al final de la jornada, nos retiramos a descansar a "nuestra casa móvil", aprovechando cuando llegamos de la visita, a mover la autocaravana al aparcamiento, ya que habían quedado en este dos plazas libres. Aparcamiento pernocta. N-63º25’32’’ E-10º22’54’’. Km.7.449.

Día 12 de junio.
El día de hoy cuando nos levantamos, este nos sorprende de nuevo con la lluvia. Hemos disfrutado estas dos últimas semanas con un tiempo extraordinario, algunos días casi de verano, así que para viajar por donde estamos, no nos podemos quejar.

Sobre las diez de la mañana nos pusimos en marcha hacia la E-6, rumbo al sur. La lluvia ha motivado que la temperatura ha bajado a 7°, así que con este panorama de viaje, paramos en la ruta, en la ciudad de Oppdal en una superficie comercial, para hacer algunas provisiones para nuestra nevera y despensa.

En la superficie comercial que entramos, un supermercado de la cadena escandinava Coopp ( por aquí no hay nada de Carrefour, ni esas cosas, esta gente protege a sus cadenas comerciales y por lo que vemos no deja entrar en su país"  otros competidores). Aunque ya lo habíamos hecho en otros comercios de Noruega y Escandinavia, como no teníamos prisa, porque por motivo de la lluvia el día no estaba para más, estuvimos viendo y contrastando los precios de la ofertas del súper, con respecto a España y otros países por los que hemos viajado.

A la conclusión que hemos llegado, no solo hoy, también otros días de compra, que en Noruega los precios de la cesta de la compra, son poco accesibles para los salarios o las pensiones de la mayoría de los españoles, los precios medios de la mayoría de los productos alimentarios, son como mínimo del doble de lo que cuestan en España, en algunos casos el triple, como las bebidas alcohólicas, como la cerveza, una caja de 24 cervezas de bote pequeño cuestan más de. 60 €, el resto de bebidas de más graduación, incluido el vino, no se pueden comprar en los súper, solo se pueden adquirir en tiendas especializadas controladas por el estado.

Lo que más nos extraña es lo del pescado, no vemos pescaderías en ninguna parte, ni en las grandes superficies, ni en ninguna otra parte, disponen de unos pequeños expositores dónde te venden pescado fileteado a unos precios que no entendemos, el bacalao fresco unos 30€ klg, el salmón parecido y los pescados ahumados, el más asequible la caballa, el resto el triple que en España. Lo más barato las gambas, 7€ klg.

Los combustibles de los países escandinavos, varían mucho en función de las regiones que recorres. En Dinamarca el gasoil está, entre 1,15 y 1,25 €, en Suecia, entre 1,30 y 1,45 €, en Finlandia, entre 1,15 y 1,25 €, en Noruega, entre 1,25 y 1,65 €.

Por este orden, el país más caro nos está pareciendo Noruega, con diferencia, seguido de Dinamarca y Suecia y el más asequible, para nosotros, Finlandia. De todas formas, debemos de tener en cuenta que, por ejemplo, los noruegos, tienen salarios de unos 6000 € al mes, con un IRPF del 40% , un IVA del 25% y unas condiciones sociales envidiables, donde el papá estado lo controla todo, pero también lo atiende todo. Aún así, está gente no me extraña que cuando viaja a países como España, se pone morada de todo y aún ahorra dinero cuando está allí.

En fin.....que con esta impresión, continuamos ruta por la E-6, atravesando una cordillera montañosa y una meseta con un paisaje absolutamente estepario, donde no sobrevive  ni progresa ninguna especie forestal, si en cambio las tundras  y las turberas. Un paisaje muy parecido al vivido días atrás en las mesetas árticas. En  esta zona montañosa y mesetaria, comienzan a parecer de nuevo los grandes ríos, lagos, rápidos o cascadas de agua.

Con este paisaje y con la climatología algo mejor a la soportada durante la mañana, llegamos a la ciudad de Dombas, donde cambiamos de ruta por la E-136 en dirección a la ciudad de la costa de Alesund, viajando por otra de la rutas extraordinarias que nos ofrece Noruega, el precioso valle de origen glaciar del Ronsdall, una auténtica maravilla de paisaje, que aunque en nuestra ruta de hoy el día no nos acompañaba, hemos disfrutado mucho de su impresionante paisaje de campos verdes, masas boscosas de abetos y abedules, poblaciones con casas de arquitectura antigua de madera y tejados de hierba y sobre todo de sus impresionantes ríos, con rápidos y cascadas, que se deslizaban desde la nevadas montañas con gran estruendo. Nuestra impresión de ver caer tanta agua montaña abajo en esta época de deshielo, nos ha parecido que las montañas estaban llorando sin parar. Paramos a visitar las impresionantes cascadas de Rauma  y Slettfossen N-62º19’30’’ E-8º04’39’’ .

Al final de la tarde llegamos a la ciudad de Andalsnes, aparcando en el puerto marítimo, situado al lado del fiordo, donde pasaremos la noche junto con otros autocaravanistas europeos que están por la ruta. Aparcamiento pernocta. N-62º33’58’’ E-7º41’36’’.  Km.7.753.

Día 13 de junio.
Estamos ya en la ruta de los grandes cruceros que visitan Noruega y navegan por sus fiordos. Esta mañana cuando nos levantamos abrimos "la ventana mágica de nuestra casa" y vimos con asombro que al lado nuestro había atracado el gigantesco crucero “Costa Mágica”, de bandera italiana y de la compañía naviera transalpina Costa Cruceros.

Mientras desayunábamos, observamos como multitud de miles de cruceristas subían en autobuses para llevarlos, posiblemente al impresionante valle del Romsdall, o “la escalera de los troll”, que están cerca de aquí, para poder disfrutar de los paisajes, las cascadas de agua y la impresionante carretera de los troll . Otros observamos que tomaban el tren para hacer turismo por la zona y otros visitaban la ciudad de Andalsnes.

A las diez de la mañana continuamos ruta, en esta ocasión hacia la ciudad de Alesund. Durante la ruta de hoy, hemos estado viajando más de 100 km, bordeando fiordos y pasando túneles, algunos de ellos de 7 Km. El país noruego tiene esta orografía y estas cosas, recorridos que en línea recta no superan los 20 o 30 km, tienes que recorrer más de 100 y eso que disponen de unas infraestructuras de túneles y puentes impresionantes, pero salvar estas cadenas montañosas rodeadas de agua, resulta muy complejo.

Al medio día estábamos ya en la ciudad de Alesund, una ciudad de unos 46.000 hab, que está asentada sobre 7 islas comunicadas por puentes. La ciudad sufrió varios incendios y en el último, a principios del S-XX, decidieron restaurarla con otros materiales que no fuera la madera, que había causado tantos incendios.

Hoy la ciudad es una ciudad preciosa, que alberga un importante puerto comercial y pesquero y un ejemplo muy notorio del Art Noveau.

La ciudad merece la pena una visita sosegada, por lo tanto hoy permaneceremos aquí, aparcados junto con más de 100 familias de autocaravanistas de diversos países europeos, en un amplio aparcamiento de pago limitado a 24 horas de estancia, ubicado junto al mar y el puerto de cruceros, con todo tipo de servicios para las autocaravanas, incluidas tomas de corriente y un armario con una máquina para cargar el gas de las botellas de las autocaravanas, todo ello funciona sin personal, por medio de tarjetas de crédito convencionales.

Un ejemplo más de esta gente, una iniciativa que ha creado para este tipo de turismo un ayuntamiento más de Noruega, que nuevamente nos demuestran saber de qué va esto de las autocaravanas, detrás de lo que andan y la importancia  que le da este municipio noruego al turismo en autocaravana. Aparcamiento pernocta para autocaravanas. N-62º28’34’’ E-6º09’33’’.  Km. 7.867.


Día 14 de junio.
Está noche parece que los Troll nos han respetado y hemos dormido estupendamente. Sobre las 9,30 de la mañana, nos pusimos en marcha dejando atrás el extraordinario aparcamiento para autocaravanas que ha creado el municipio de la ciudad de Alesund.

Antes de dejar la ciudad, subimos con la autocaravana al mirador de la ciudad (pensamos subir ayer caminando, pero a Senia la idea de subir 450 escalones, no la seducía y se rajó). El mirador esta situado es un lugar sobre una pequeña colina y la ciudad, desde dónde uno puede ver la ubicación de  esta entre islas y la extraordinaria belleza que nos ofrece desde alli, una maravilla que merece la pena visitar.

Después de la visita a tan singular lugar, continuamos viaje, retornando por la ruta 136, que viajamos ayer, hasta la ciudad de Andalsnes, bordeando fiordos y cruzando de nuevo varios túneles y un largo puente.

Comentar sobre estas impresionantes infraestructuras viales . Nos hemos enterado que en Noruega, algunas de las obras de las infraestructuras viales, están sometidas a peajes hasta que estas son amortizados sus costos, pagando solo quienes las utilizan, después quedan libres de pago para todos los usuarios.

En la ciudad de Andalsnes, cambiamos de ruta y tomamos otra de las consideradas como "rutas de oro" de Noruega, la ruta 63 que nos lleva, en primer lugar a subir por el puerto de montaña del Trollstigen ( la escalera de los Troll en castellano), una carretera considerada como una de las más impresionantes del mundo.

La carretera de Trollstigen, tiene un 9% de desnivel medio y 11 curvas de 180°, una situación que provoca, que los autobuses tengan que hacer maniobras en las curvas, aparte de esta situación, en muchos tramos dos vehículos no pueden cruzar y hay que buscar las zonas de apartados de espera para hacerlo. Otro de los espectáculos, reside en que la sinuosa carretera, discurre entre dos impresionantes cascadas, una de ellas de 320 mt de altura. Una maravilla que no hay que perderse si se viaja por aquí.

Comimos en lo alto del puerto, rodeados de un paisaje nevado espectacular, donde también dimos un paseo hasta unos elevados miradores, creados para disfrutar de la espectacular ingeniería de la carretera, así como del extraordinario paisaje que se te ofrece a tus pies.

Por la tarde continuamos ruta, descendiendo el puerto por la otra parte. Si la carretera de subida es espectacular, la bajada no lo es menos, el paisaje de cumbres nevadas, ríos con ruidosos rápidos y cascadas de agua, nos acompañan en nuestra ruta y en cada recodo de la misma.

Sobre las 6 de la tarde, llegamos a la parte baja del valle y de nuevo a los fiordos. Tuvimos que cruzar uno en la población de Lince en un transbordador para continuar por la ruta 63 y finalmente llegar a la población que le da nombre a uno de los fiordos más famosos del mundo, el Geiranger, patrimonio UNESCO. Aparcamiento pernocta. N-62º06’03’’ E-7º12’18’’. Km.8.068.


Día 15 de junio.
Ayer cuando llegamos a Geiranger buscamos un aparcamiento para pasar la noche y tomar el transbordador al día siguiente para navegar a través del famoso fiordo, disfrutando desde el barco de sus paredes rocosas llenas de vegetación y cascadas de agua, hasta el puerto de Hellesylt. Cuando llegamos había finalizado el servicio del barco, así que nos tuvimos que quedar alli. En Geiranger hay un amplio aparcamiento en el puerto, resulta que el citado aparcamiento estaba lleno de carteles de prohibido pernoctar las autocaravanas.

De inmediato pensamos, al igual que en España y en otros países de Europa que hemos visitado, ya están los empresarios de camping metiendo la mano, tratando de quitar derechos a los ciudadanos, metiéndole mano a los políticos distraídos o ignorantes de turno, para que estos nos traten de meter, si o si, en los camping y así el dinero a sus bolsillos.

En Geiranger hay dos camping pero al menos de nosotros no van a ver una sola corona. Nuestra opinión es, que nosotros en nuestros viajes entramos en los camping cuando la decisión parte de nosotros, no cuando algunos elementos, con artimañas y con malas artes, nos quieren meter en ellos a la fuerza.

Consecuencia de esta acción, que nos tuvimos que buscar la vida y después de dar una vuelta por el pueblo, al final aparcamos la autocaravana y pernoctamos en el aparcamiento del centro de interpretación del fiordo, un lugar muy tranquilo que no estaba prohibido, situado este en la parte alta de la población.

Segunda consecuencia, que a diferencia de la ciudad de Alesund, donde disponen y nos ofrecen un aparcamiento de pago para autocaravanas, en la citada ciudad pagamos 20€ por aparcar, tomamos 2 cervezas, compramos alimentación para nuestra despensa y unos souvenir. En Geiranger no gastamos nada. Esa es la consecuencia primera de que los malos administradores públicos entren en connivencia con algunos intereses privados, para tratar de meternos donde ellos quieran, pues NO.

A las 9, 30 de la mañana, embarcamos en el transbordador, junto con nuestra autocaravana, rodeados de turistas asiáticos (hay que ver esta gente .....son muchos, y están por todas partes) para navegar por el Geiranger, el fiordo, posiblemente, más famoso del mundo, incluso reconocido como patrimonio UNESCO.

Habíamos navegado por el Geiranger en tres ocasiones y esta es la cuarta que lo hacemos, siempre hemos tenido la misma sensación, hacer un viaje por este fiordo resulta un gran placer, pero en esta época del año, cuando las montañas que lo rodean se están desnevando o deshelando, visitar el fiordo es aún más impresionante.

Las cascadas de agua de las denominadas como "las tres hermanas" nos reciben y nos sorprenden a nuestro paso en el barco, con grandes y hermosas cortinas de agua que caen desde las alturas de la montaña al fondo del fiordo, para continuar ese ciclo natural de seguir engordando éste y tratar de hacer aún más profundo su lecho.

Pero lo más sorprendente es ver dónde la naturaleza ha encajado al Geiranger, entre grandes paredes verticales de granito oscuro, paredes que en algunas de sus aterrazadas cornisas nos deleitan con su tímida, pero atrevida vegetación de verdes y brillantes tonos, en contraste con el metálico brillo de las onduladas aguas del fiordo al paso de los barcos. Una auténtica maravilla y un placer de viaje en barco.

Con esta sensación, desembarcamos en el puerto de Hellesylt. Al desembarco habíamos pensado viajar hacia el suroeste, para poco a poco, en los próximos días acercarnos a la ciudad de Bergen. Pero Senia que en los viajes por ahí, no puede estas muchos días sin disfrutar del patrimonio cultural, consultando a la ya su amiga, la guía de viajes, se le ocurrió que las rutas que estamos haciendo son muy bonitas e interesantes, pero que ya estaba bien de pasar tantos días disfrutando de la naturaleza, que en no se que valle de no se que parte, dirección Oslo, hay unas iglesias de madera del S-XII, que por qué no ponía en marcha a "nuestros amigos los navegantes" y tirábamos para ese valle. Yo pensando que en Noruega tires para donde tires, el disfrute de la impresionante naturaleza que tiene este país está asegurado, cambiamos de ruta y con la ayuda "de los muchachos" tiramos para allá.

"Los navegantes" nos guiaron por una ruta preciosa que no conocíamos, una ruta en principio de montaña, para descender a unos valles con fiordos por los que estuvimos ruteando, bordeando estos, viajando por una serie de túneles, algunos de más de 6 km. que traspasaban montañas de parte a parte, montañas con glaciares es sus partes altas, que a nuestro paso nos mostraban  algunas de sus gélidas y azuladas lenguas de hielo.

Al final de la tarde, llegamos a la población de Kaupanger, donde se encontraba la primera iglesia que Senia y su guía tenían anotada. Estuvimos visitando la iglesia, que estaba abierta y aunque con poca luz, la vimos también por dentro. Una maravilla de iglesia de madera del S-XII que se conserva milagrosamente en buen estado. La iglesia también contiene algunas pinturas murales del S-XII. N-61º11’04’’ E-7º13’59’’.

Después de la visita, Senia se emocionó y quería continuar la ruta, pero yo me negué y le comenté "para el carro" de aquí no me muevo, mañana será otro día y ya continuaremos la visita a las iglesias o lo que te apetezca.

Mañana por la mañana a las 9 tenemos que tomar el transbordador, para cruzar el fiordo, donde nos encontramos y continuar ruta, porque el viajar por un territorio tan complicado como el noruego, tiene estas cosas, de vez en cuando las carreteras desaparecen y "nuestros amigos los navegantes", nos informan que si quieres seguir ruta te tienes que subir al barco.

De momento pasaremos la noche en el aparcamiento del transbordador que, si todo va bien, tenemos que tomar mañana, después ya veremos en donde acabamos el día.
Aparcamiento pernocta. N-61º10’59’’ E-7º14’59’’. Km. 8.281.

Día 16 de junio.
Esta mañana repasando un poco la ruta en en el mapa y mirando los carteles que anunciaban los destinos de los barcos, nos damos cuenta que casi la liamos. No sabemos por qué extraña razón o motivo, el caso es que el aparcamiento de embarque en el que hemos pasado la noche, no corresponde al del barco que tenemos que tomar para continuar por la ruta 5, para después continuar por la 17, que es la que nos lleva hasta Oslo, viajando por la ruta de los peregrinos que caminan hasta la catedral de Trondheim a honrar la tumba de San Olav.

Nuestro mapa, no nos aclaraba donde tenemos que tomar el barco y "los amigos" tampoco. Al final descubrimos que donde estábamos era el embarque antiguo, que ahora habían hecho una nueva carretera y un túnel que nos lleva al nuevo embarque, que está a unos 8 km, cosas de los viajes y de andar por ahí....

Aclarada la situación, pusimos rumbo hacia el otro embarque, descubriendo que esta gente ha realizado una importante obra, con una nueva carretera y un túnel de 3 km, que perfora una montaña y tras aparecer en la pared de un acantilado, una pared vertical sobre el fiordo, el túnel te deja en la misma plataforma del barco.

Esto lo comprobamos cuando de repente, nada más aparecer a la luz al final del túnel, nos vimos en el barco, nos quedamos alucinados, incluso las filas del embarque estaban dentro del túnel.

Hoy nos hemos enterado que  los transbordadores están administrados por el servicio postal del Estado noruego y cumplen un papel fundamental, tanto en la vida social como económica del país, hasta el punto que hoy Noruega no sería lo que es, sin la participación de los miles de transbordadores que dispone a lo largo de sus más de 300.000 km2 de país, en su mayoría compuesto de montañas, fiordos, lagos y costas.

Para comprender esto, debemos entender que por la compleja  orografía del país nórdico, hay muchos lugares que sin la participación de estos barcos, hoy serian prácticamente inaccesibles. Noruega hoy en día gracias a la labor que realizan los transbordadores, es un país que, a pesar de que son apenas 5 millones de habitantes, mantiene todo el territorio, de norte a sur habitado.
En los últimos años, el esfuerzo por comunicar el país ha sido grandioso, con la construcción de impresionantes obras de ingeniería de túneles, puentes y carreteras, pero aún así, sin la participación de los barcos y su gran aportación a la comunicación del territorio, ya que unen las principales vías de comunicación por carretera, la unión de este sería prácticamente imposible.

Resulta conmovedor cuando viajas por el país, ver el esfuerzo que hace esta gente, a veces en las condiciones más adversas, y comprobar como un barco de estos es capaz de atracar y zarpar en un muelle del trayecto, para en algunas ocasiones desembarcar una sola persona o un solo vehículo.

Los transbordadores son baratos, creo que están subvencionados. Nosotros, en nuestro viaje, hemos tenido que tomar al menos, uno cada día y el precio de la autocaravana y dos personas anda entre 10 y 20 €. El más caro ha sido el de ayer por el Geiranger 120€, pero eso es un capricho, que lo pagamos con gusto, y los caprichos se pagan.

Después de cruzar el fiordo con el barco, continuamos ruta por la E-5, pasando túneles y más túneles, dejando atrás los fiordos, para abordar un gran valle, donde como fruto de su terreno de origen sedimentario, comenzamos a ver otro tipo de cultivos diferentes a los que hemos visto hasta ahora en el viaje. Comenzamos a ver grandes cultivos de patatas, zanahorias, frambuesas y frutales de todo tipo, muchos frutales.

Con este tipo de paisaje y la vista del caudaloso río que nos acompañaba en nuestra ruta, dejamos atrás el valle para viajar por un puerto de montaña hacia una meseta de un terreno mas estepario, integrado por lagos y alguna cumbre de montaña.

En esta meseta, también vemos instalaciones para los deportes de invierno y muchas urbanizaciones de casas, destinadas como segunda vivienda en las que está gente, se lo debe de pasar bomba, esquiando, pescando en los lagos o simplemente haciendo senderismo, paseando o tomando el aire de la montaña.

Con este panorama y estás reflexiones, llegamos a la segunda iglesia que Senia y su guía, me querían enseñar. La iglesia estaba ubicada en la pequeña población de Borgund. La preciosa iglesia, nada más y nada menos, que una autentica Starkyrkye, con su campanario aparte, construida en madera en el S-XII de las que ya solo quedan en toda Noruega unas 28, de un mínimo de 1000 que se cree que había. N-61º02’54’’  E-7º45’55’’.

La iglesia es la que se encuentra mejor conservada de las pocas que existen y también es la que incorpora una de las decoraciones más artísticas y refinadas. Una auténtica maravilla, que sí ha llegado hasta nuestros tiempos es un milagro y que tenemos la obligación de proteger y conservar. Visitamos el extraordinario monumento por dentro y por fuera, mirándola por todos sus lados, incrédulos de que un material como la madera y a la intemperie, pueda durar tanto tiempo.

Recorrimos "el valle de las iglesias, o la ruta de los peregrinos" como la llaman en Noruega. Visitamos algunas iglesias mas de madera de los S-XII y XIII, que encontramos a nuestro paso en la ruta. Estás ya con una construcción más rural o austera, pero también muy bonitas e importantes desde el punto de vista cultural. Iglesia de madera de Hore N-01º 09’14’’ E-8º48’15’’.

Al final de la tarde, como la capital del país que estamos visitando, Oslo, nos quedaba "a tiro de piedra",decidimos acercarnos hasta allí, aparcando nuestra autocaravana, en un aparcamiento de pago, situado este en un puerto deportivo a 50' caminando del centro de la ciudad en el que están pasando la noche unas 150 familias autocaravanistas venidos hasta aquí desde diversos países europeos. Aparcamiento pernocta. N-59º55’03’’ E-10º40’32’’.  Km. 8.645.


Día 17 de junio.
Hoy el día amanece con un sol que anima a dar un buen paseo por la ciudad de Oslo y disfrutar de sus bellezas.

A las diez de la mañana nos pusimos en marcha hacia el centro de la ciudad y la plaza del ayuntamiento. La distancia que nos separa, desde el aparcamiento donde estamos, es de unos 50' caminando, pero aunque podemos trasladarnos en el bus o tranvía, cómo está buen día decidirnos visitar la ciudad, como a nosotros más nos gusta, caminando a pie disfrutando de las calles y los edificios que encontramos en nuestro camino.

Las calles por donde caminamos forman parte del ensanche de la ciudad, están formadas por largas calles con plazas y parques, muchos parques, calles integradas por edificios de estilo modernista preciosos y muy bien conservados.

Cómo hace un día muy bueno, se ve que los ciudadanos de Oslo, quizás  deseosos del buen tiempo, en esta jornada, parece que "se han tirado a la la calle o al parque", les vemos, cómo ya a esta hora de la mañana, están aprovechando la buena jornada para tomar el sol, en las plazas, avenidas o parques, incluso en bañador.

Debemos de tener en cuenta que la ciudad de Oslo, de 600.000 hab, es una ciudad jardín, ya que el 50% del suelo urbanizado que ocupa esta, está ocupado por parques y arbolado, una maravilla de ciudad y un auténtico placer caminar por ella, por algo se la conoce como "el bosque urbanizado".

Alrededor de las 11 de la mañana, estábamos ya junto al ayuntamiento y el puerto deportivo central. Después de tomar un café, paseamos por los muelles donde a esa hora ya había un gran ambiente en la calle peatonal y los paseos de madera adyacentes.

Nos quedamos mirando el evolucionar de los grandes y pequeños yates y las personas que estaban en estos y que se dan cita, hoy día de fin de semana y con un tiempo excepcional, en el puerto para disfrutar del mar y de la navegación en sus barcos.

En esta ciudad y en este puerto deportivo, que su bonito diseño se integra perfectamente en los edificios del entorno y en la propia ciudad, se ve y se nota a leguas el poder económico de los noruegos, que con una renta per capita de casi 100.000 dólares (tres veces superior a la de España), el nivel de vida de esta gente es alucinante, esto no solo lo vemos en este puerto o en esta ciudad, lo hemos visto, aunque quizás a una escala menor o más moderada de lo que estamos viendo hoy aquí, a lo largo de este viaje en todo el país, incluso en las zonas rurales más alejadas.

Lo ves en las casas que habitan o en la cantidad de segundas viviendas que hay a lo largo del territorio, también en la calidad y marca de los vehículos que manejan, el comercio del que disponen, la ropa que visten, muy adecuada y de calidad para este clima, incluso la que visten los pescadores o los operarios encargados del mantenimiento y conservación de las vías de comunicación. En definitiva, el nivel de vida y el poder económico que tiene este país, lo ves por todas partes por las que viajas o te mueves.

Claro, uno puede pensar "no van a tener nivel si tienen petroleo", pues NO. Desde mi punto de vista, más petroleo, gas y nivel económico que está gente, con inmensamente mas territorio y también muchísima más población, lo tienen muchos países del mundo o europeos, que también tienen petroleo y otros recursos naturales y humanos, como por ejemplo Argelia, Libia, Egipto o incluso Francia y mira como andan, no se ve ni de lejos el nivel de vida que estamos percibiendo aquí.

A mi modo de ver, el éxito de estos países, reside en varios factores, el primero y quizás el más importante, el tener las cosas claras en la organización y la orientación de la ciudadanía hacia una educación en valores, encaminada a saber valorar y distinguir entre lo fundamental y lo superfluo, fomentando siempre la cultura o la formación de las personas en la honestidad y la solidaridad por encima de otras cosas.

Otro factor, quizás reside, por lo que estamos viendo, que este país y esta gente, políticos, ciudadanos y estado, han sabido orientar sus preferencias, integrando y aplicando en sus políticas, lo mejor de los sistemas de organización económica que posee el capitalismo, con lo mejor de las políticas sociales del socialismo. Consiguiendo con ello, que aquí y en en estos países escandinavos, la mayoría de la gente está contenta y conforme con sus políticos y con su estado y anda a lo que hay que andar, trabajando y colaborando todos para que el sistema funcione.

No como en países como el nuestro y muchos de los de Europa, que están plagados de ciudadanos deshonestos, pillos y mangantes, que una de sus máximas aspiraciones es a ver cómo se las pueden arreglar para tratar de defraudar a la hacienda pública y encima presumen de ello sin el mayor pudor, pareciendo no darse cuenta de lo que hacen y el mal que con sus actos nos genera a la parte de la sociedad honesta. Consiguiendo con ello que se genere un círculo vicioso que como consecuencia de esa forma de actuar, algunos cabreados ciudadanos, no hacen más que tirar piedras constantemente al propio tejado, votando a mangantes y políticos corruptos, en vez de tener las cosas claras y andar detrás de lo que más nos interesa a todos, como vemos que hace esta gente.

En fin .......Después de pasear por los muelles y ante el espectáculo de calidad de vida mostrado por esta gente y está ciudad, continuamos la visita al edificio del ayuntamiento de Oslo.

El edificio del ayuntamiento, es un edificio que fue diseñado en el año 1915 por el arquitecto noruego Magnus Pousson, que tras competir con otros arquitectos en un concurso, fue elegido el suyo para el nuevo edificio municipal.

El proyecto, en principio género muchas controversias y protestas, al considerar que era demasiado vanguardista y atrevido para la mentalidad de la época, hasta el punto que se paralizó  y en el año 1930, tuvo que ser modificado con pequeños cambios. Hasta que al final  fue aprobado y el arquitecto Magnum, con la ayuda de artistas pintores y decoradores noruegos, en el año 1945 comenzó la gran obra y en el año 1950, se inauguró.

El edificio de 4600 m2, hoy es una gran obra, que se puede admirar, por la población y por los turistas que visitamos la ciudad, ya que sus puertas están abiertas para la visita gratuita.
La excelente obra arquitectónica, a pesar de la controversia creada en su tiempo, hoy su diseño,  corresponde a la época actual y encaja perfectamente con los edificios del entorno de la ciudad de más reciente creación, estando totalmente integrado en la arquitectura que en los últimos tiempos se ha construido en la capital noruega.

Es una obra grandiosa, que nos ha gustado mucho y que a nosotros, nos parece más a un palacio real que a un edificio administrativo municipal. Una gran obra que si os acercáis por aquí, no os debéis de perder, sobre todo su interior, una maravilla.

Continuamos con la visita, pero como ya era buena hora, nos acercamos a comer a uno de esos establecimientos de hostelería donde vemos que comen los noruegos habitualmente. Nosotros como no entendemos mucho de la gastronomía del país, que seguro que ofrecerá buenas cosas, pedimos lo que vemos que piden ellos, los típicos Smorrebrod, o lo que es lo mismo, unos bocadillos con muchas cosas, donde predominan las gambas y el salmón ahumado, eso si, para beber agua, que los noruegos presumen de tener el mejor agua del mundo y en cantidad, hasta el punto que en todos los locales de hostelería del país, el agua es gratis y puedes tomar toda la que te apetezca.

De todas formas, cualquiera no toma agua.....porque como se te ocurra pedir vino o cerveza, un español deja allí la paga del mes.

Para comparar un poco con España:
Una botella de vino tinto normal, consumida en cualquier establecimiento de hostelería de la ciudad de Oslo, pagas entre 45€ y 50€. Una cerveza de 1/2 litro, de cañero, pagas entre 10 y 12€. Una copa de vino normal, pagas entre 8 y 10€...……y así todo.......hasta en los precios se nota el nivel de vida que tiene este país y esta gente.

Después de "la comida", continuamos con la visita al castillo, el único edificio de la ciudad, que queda, de la antigua Kristyania, una antigua ciudad que ocupaba una parte del espacio que hoy ocupa la ciudad de Oslo, que sufrió grandes incendios y el castillo se ha salvado de milagro. Continuamos con la visita hasta la estación central, que es donde comienza  la calle Karl Johans Gate, calle peatonal considerada como el corazón de la ciudad.

En el entorno de la estación, nos fijamos en cómo está evolucionando esta zona de la ciudad, desde que la visitamos la última vez. Entre los muchos edificios construidos y que están en construcción , nos fijamos en uno muy moderno en tonos blancos, que incorpora grandes e inclinadas plataformas, orientadas hacia el sol del mediodía y las aguas de la bahía, en donde se veía mucha gente. El increíble edificio, de una arquitectura muy extraña y moderna, resulta que es, el edificio de la nueva ópera de Oslo y su exterior de plataformas lisas e inclinadas, es uno de los nuevos solarium/playa que la ciudad ha creado para sus ciudadanos. Una increíble, práctica y preciosa obra que no hemos visto en ninguna parte.

Al final de la tarde, encaminamos nuestros pasos, por la calle Karl Johans, una calle que al ser hoy fin de semana, estaba llena de gente y con un ambiente increíble, dónde se podía ver la población multirracial que hoy habita o pasea por Oslo, hasta el punto, que se ve más gente de tez morena que rubios.

Continuamos la visita caminando por la concurrida y ambientada calle, hacia la catedral, el edificio del Parlamento y finalmente el Palacio Real, donde ya rendidos por el cansancio de tanto disfrutar de esta maravilla de ciudad, tomamos el autobús de regreso a nuestra casa.

Cómo conclusión del día de hoy, comentar, que la ciudad de Oslo, a pesar de haberla visitado en varias ocasiones, en esta nueva visita, nos ha sorprendido gratamente. Desde nuestro punto de vista, de todas las ciudades escandinavas, sin despreciar a ninguna, puesto que todas son preciosas, es la que más y mejor ha evolucionado y donde mejor se nota el nivel económico y social de los noruegos, que francamente es impresionante.

Día 18 de junio.
El día de hoy le hemos dedicado a visitar algunos museos de Oslo. Sobre las diez de la mañana nos desplazamos hasta la península de Boyardo, que es donde se encuentran ubicados la mayor parte de los museos de la ciudad.

En primer lugar visitamos el Folke Museun. Ubicado en un parque, al que han traído desde sus lugares originales, e instalado, una buena representación de la arquitectura rural de las distintas regiones. El parque también contiene una preciosa Starkyrkye traída desde Lom y montada aquí, para quiénes no puedan desplazarse por Noruega, la puedan disfrutar en este precioso lugar.

La mayoría de las casas están abiertas a los visitantes y algunas, incluso están ambientadas. Nosotros en nuestro viaje ya hemos visto mucha de la arquitectura que se muestra aquí, pero al volver a verlo, nos ha recordado algunos de los lugares de origen de las casas.

Después de la visita a este bonito parque/museo, hemos continuado la visita al museo de los barcos Vikingos. El museo contiene tres valiosos barcos con sus pertenencias, encontrados el el fiordo de Oslo y sacados a la luz entre los años 1852 y 1904. Los barcos tienen una antigüedad de los años 820 - 900 y 910 Dc.

Los barcos se han conservado gracias a que en  el fondo del fiordo estaban recubiertos de lodo y esto ha hecho que se pudiesen conservar en bastante buen estado.

Continuamos con la visita al museo del Fram. Un barco polar considerado como el más fuerte del mundo, ya que este barcos ha navegado por el Polo norte y por el Polo sur. Capitaneado por los expedicionarios científicos, Nansen y Amundsen, el Fran ha participado en tres expediciones a los polos. En el museo se pueden ver todas las pertenencias que el Fram llevaba a las expediciones, así como otros detalles gráficos y escritos de las aventuras del Fram.

Después de comer algo y descansar un rato, nos desplazamos en el bus hasta las proximidades del extraordinario parque Viguelad. El Viguelad es el parque preferido por los ciudadanos de Oslo para tomar el aire, el sol, pasear o tumbarse en la hierba. No me extraña que este parque sea el preferido de los ciudadanos, ya que es un lugar delicioso en todos los sentidos.

Además de estos atractivos, el parque fue diseñado por el artista y escultor noruego Vigueland, para alojar la mayor parte de su obra, obra que donó al ayuntamiento de la ciudad. Viguelad es uno de los escultores del mundo que mas obras ha creado y en este parque se puede disfrutar de la mayor parte de ellas. Obras trabajadas en bronce y granito, la mayor parte de ellas a tamaño natural de las personas.

La obra trata, la vida y las relaciones humanas de las personas, desde los niños y sus juegos, los jóvenes y sus relaciones de afectividad, así como los ancianos y su estado de tranquilidad y afecto.
El artista ha conseguido como nadie, plasmar en sus imágenes una constante sensación de movimiento y expresiones humanas, así como las caras y los gestos de los nórdicos y su carácter y expresión tranquila.

La obra del artista en este parque, culmina al final de la avenida principal, en un monolito que forma una gran plaza y en lo alto una especie de gran pedestal circular que preside esta, rodeado de imágenes labradas en granito, que representan acciones y relaciones humanas. En el centro y en medio de todo ello, se erige como testigo desde lo alto, un gran obelisco circular trabajado en una sola pieza, con el motivo que posiblemente es la gran obra maestra de Viguelad, denominado como "el monumento a la estupidez humana".

Un gran obelisco en el que el artista ha esculpido , rodeando todo el perímetro, personas de todas las edades y sexo, trepando desnudas por el obelisco, agarrándose y pisándose los unos a los otros, como si quisieran estar arriba todos los primeros y al mismo tiempo.

Una gran obra de arte, ubicada en un lugar maravilloso, el parque Viguelad de la ciudad de Oslo. Si algunos de vosotros, os acercáis por aquí, no dejéis de visitar nunca esta maravilla.

Somos conscientes que aún la ciudad tiene muchas cosas que ofrecernos y que los dos días que hemos estado aquí, hemos visto y disfrutado un poco de ello, aunque en visitas anteriores también hemos visto otras cosas, pero la vida del viajero es muy dura y cansada y tenemos que dejar fuerzas para ver algo más por ahí y regresar a nuestra casa de Santander, así que sintiéndolo mucho, aquí y ante el obelisco que representa la obra maestra del artista y escultor Vigueland, comienza nuestro viaje de retorno a nuestro punto de partida en España.

Llevamos ya casi 9.000 km recorridos por ahí con nuestra casa móvil y algunos cientos en nuestras piernas, de las visitas diarias a pie, pero aún nos quedan fuerzas, para antes de abandonar este precioso país nórdico, que tantas satisfacciones nos ha dado y tanto hemos aprendido de el y de sus gentes, para visitar la ciudad de Bergen, por lo menos lo que queda en ella de la época de La Hansa, el Floybane y algunas cosas más.


Día 19 de junio.

A primera hora dejamos atrás la bonita capital de los noruegos, en la que tanto hemos disfrutado en nuestra visita. Viajamos desde Oslo hasta Bergen. Durante la mañana el día estaba bastante bueno y con temperatura agradable y la ruta, en la primera parte de la jornada, nos lleva por una buena carretera, como siempre, con la velocidad máxima  de 80 Kmh. La carretera discurre por una zona de valles con pequeñas montañas, ríos y lagos, donde se observa un clima más templado. Fruto de este clima, vemos cultivos que no hemos visto en todo el país nórdico, como el trigo, la cebada, bastantes plantaciones de árboles frutales y muchas granjas de ganado bovino.

Durante la mañana y hasta después de la comida, el viaje discurre muy tranquilo, ya que el tiempo acompañaba y los conductores noruegos invitan a conducir relajado. Por la tarde cambió todo, está claro que viajar por este país es una sorpresa constante. De repente , comenzamos a subir una cadena montañosa en la que el cielo se puso oscuro y comenzó a llover y conforme ascendíamos hasta los 1500 mt de altitud, la carretera, aunque con poco tráfico, ya no era tan buena. Habíamos entrado en un parque Nacional, situado este, en la zona de influencia de uno de los grandes glaciares de Noruega, el Hardanger.

En esa zona el paisaje cambia completamente, con respecto al que habíamos tenido durante la mañana, aquí comienza de nuevo a aparecer el paisaje que habíamos vivido en el Ártico, con las tundras, las turberas y los lagos helados.

Una cosa que venimos observando durante todo el viaje y también en viajes anteriores por aquí, especialmente en Laponia, consiste en que en los lugares más inhóspitos, en medio del bosque o al lado de los lagos más solitarios, vemos algunas cabañas, cuyo acceso observamos que solo dispone de un sendero. En estas cabañas no se ve ninguna acometida eléctrica ni tampoco paneles solares, antenas de TV ni nada que parezca que a los habitantes les pueda tener comunicadas con el mundo exterior, a veces vemos algún vehículo aparcado en las orillas de la carretera, lejos de estas y nada más.

Es una situación que siempre nos ha extrañado, por la que Senia y yo venimos manteniendo una polémica. A esta situación extraña, en plan jocoso, le comento a Senia, que para mí, estás cabañas, que yo llamo "enrarecedores", las utilizan algunos noruegos para acudir allí unos días a “enrarecerse”. A Senia cuando le comento esas cosas, se pone que la llevan los demonios, no quiere oír hablar de ello.

Lo cierto es, que por lo que he sabido y por lo que yo he podido comprobar, mucha gente de los países nórdicos, bien por el clima o por alguna situación cultural, su carácter es introvertido y  de vez en cuando, les gusta  la soledad, osea, son un poco raros.


Sea, como sea, esta gente nos está demostrando que es muy disciplinada, está muy bien organizada y disfruta de una buena convivencia social y calidad de vida.

Por otra parte, a los ciudadanos noruegos, sus gobiernos les han convocado varias veces a las urnas para decidir si ingresan en la CEE o no, estos en repetidas ocasiones le han trasmitido a sus gobiernos  en las urnas, que nones, que convenios con Europa se pueden estudiar y algunos aceptar, pero que ellos están muy bien cómo están.

Estás decisiones y otras que toma el pueblo noruego, creo que nos demuestran, que esta gente tiene las cosas muy claras y que algunos poderes mediáticos al servicio de los grandes capitales, no les puede manipular, así como así. Lo mismo que en España...........

Yo me pregunto   ¿en esa toma de decisiones de esta gente, a la hora de votar en una urna, no tendrán algo que ver lo que yo llamo "los enrarecedores"?. Porque en mi opinión, quizás lo que hace esta gente en esas cabañas, sin ninguna aparente comunicación, quizás sea alejarse por un tiempo de la contaminación mental constante y machacona que ejercen algunos intereses mediáticos, o lo que es lo mismo, tratar de descontaminarse, respirando aire puro y meditando, para así quizás poder tener la cosas mas claras a la hora de tomar decisiones importantes para sus vidas.

Con estas reflexiones y otras, continuamos viaje hacia Bergen, descendiendo de la zona glaciar, de nuevo a los valles y fiordos, disfrutando a pesar de la lluvia y la dureza de la ruta, de las enormes cascadas de agua y rápidos que se abren paso hacia los remansos de los fiordos.

También nuevamente continuamos presenciando al gran esfuerzo que está haciendo este país por mantener comunicado el territorio en las mejores condiciones posibles, ante una naturaleza increíble que se resiste a cada paso. En la ruta vemos de nuevo la cantidad de túneles por los que hemos circulado, más de 20, algunos de 8 km , túneles perforados , por debajo de montañas, ríos, fiordos o glaciares, incluso, en espiral de arriba abajo de las montañas o con rotondas interiores que comunican con otros túneles y otras direcciones. Increíbles las obras de esta gente.

A Bergen llegamos ya muy tarde y encima no encontraba referencias de aparcamientos próximos al centro urbano. Total, que tuvimos que dar algunas vueltas, por la ciudad y el entorno de esta, moviéndonos de nuevo a través de los túneles. Bergen es una ciudad que está en medio del agua y rodeada de montañas, comunicada por túneles y puentes  por todas partes.

Al final buscando, encontramos un área para autocaravanas en un aparcamiento de pago, a 5,5 km de la ciudad, comunicado ésta con el centro ciudad, por medio de tranvía o bus. Aparcamiento pernocta N-60º21’ 16.42’’ E-5º21’31.52’’.  Km, 9.145.

 Día 20 de junio.
Durante la noche no ha parado de llover, pero durante el día, aunque también ha llovido algo, nos ha dejado visitar la ciudad de Bergen.

Con 275.000 hab. La ciudad de Bergen es la segunda ciudad de Noruega, después de la capital Oslo. Situada en la costa sudoeste en un valle conocido como el de "las siete montañas', la ciudad está considerada como "la puerta de los fiordos" por, entre otras cosas, albergar el mayor puerto de cruceros turísticos de Noruega y uno de los mayores de Europa. Esto lo hemos podido comprobar hoy en nuestro paseo, al ver la cantidad de cruceristas, procedentes de dos grandes cruceros que hoy se encontraban atracados en el puerto de la ciudad.

Sobre las diez y media de la mañana, nos desplazamos en el tranvía al centro de Bergen. Cómo no llovía, aunque ya conocíamos la ciudad, dimos un paseo por las calles más céntricas, disfrutando del buen y cuidado urbanismo de éstas, hasta la zona del muelle viejo, donde está el famoso mercado del pescado, un mercado visitado por la gran mayoría de turistas que se acercan por la ciudad.

El mercado estaba muy animado y notamos que la mayoría de los visitantes hablaban castellano o italiano. Pensamos que estos,  eran procedentes de los cruceros. Nos llamó también la atención, que casi todos los dependientes o camareros de los puestos del mercado, eran o españoles o italianos y se expresaban mayoritariamente en estas dos lenguas. Al ver esta situación de inmediato pensamos "como saben sus posibles propietarios Noruegos de los puestos del mercado, quiénes son los que tiran de la gastronomía del pescado en Europa y quiénes son los que se gastan los cuartos en este tipo de comida".

En el mercado de Bergen, se puede adquirir o comer un buen pescado o marisco, posiblemente el mejor lugar del país, por lo menos donde más hemos visto a la venta, sobre todo el salmón ahumado o marinado, que tiene una pinta exquisita, eso si, a un precio bastante más caro que en España.

Otro detalle importante para viajar a Escandinavia:

Menos Finlandia que están en el euro,   los demás países de Escandinavia, tienen sus coronas. Esto no es problema, todos tienen instaurado el pago por tarjeta de crédito de una manera, que nadie te pide efectivo, todo el que vende algo dispone de la terminal bancaria para el pago por tarjeta, hasta el punto que puedes pagar un café,  una  postal o utilizar un váter publico, con la tarjeta de crédito, osea, que puedes viajar por estos países sin dinero en efectivo sin ningún problema. Nos han explicado, que los bancos no les cobran casi nada por los terminales y las operaciones, lo que motiva que aquí casi todos utilizan esta forma de pago, sea lo que sea y por el importe que sea.

Estuvimos degustando algunas cosas que ofrecían en el mercado, incluso ballena, que por cierto, a Senia no le gustó. Después visitamos las casas o edificios comerciales de madera que quedan de la antigua ciudad comercial de la Hansa (patrimonio UNESCO) incluso el edificio donde se reunían los comerciantes, un edificio de estilo gótico, este de piedra, precioso.

Finalizamos la visita subiendo en un funicular, el Flaybanen, al mirador del monte Flayben, desde donde se disfruta de unas vistas increíbles de Bergen y toda su zona de influencia. Una maravilla de vistas. Después y como comenzó otra vez a llover, tomamos el autobús y regresamos a nuestra casa.


Día 21 de junio.
Hoy día 21 de junio entra el verano, por lo tanto nos acordamos de la cantidad de moteros y autocaravanistas, que cuando regresábamos de Cabo Norte, viajaban en dirección norte por la ruta Noruega de la E-6, para asistir al solsticio de verano en el mítico Cabo. 

Nosotros por nuestra parte, como ya ha comenzado el verano, con sentimiento y pena, continuaremos viajando hacia el sur de Noruega, donde dejaremos este maravilloso país que tantas cosas nos ha enseñado y tanto nos ha hecho disfrutar.

Durante algunos días he tratado de hacer la reserva del ferry por el móvil, para trasladarnos, nosotros y "nuestra casa", desde el puerto noruego de Kristiansand al puerto danés de Hirtshls. No había forma, ni en las web de las compañías que operan en el puerto noruego, estas te contestaban que no quedaban plazas en todo el mes de junio, ni tampoco a través de las distintas agencias, internacionales o nacionales, de reserva de pasajes de ferry. Algunas de ellas contestaban que no quedaban plazas y otras pretendían cobrar un precio abusivo.

Total....que ya estábamos pensando, aunque este no era nuestro plan, retornar por Suecia vía Dinamarca, con más kms de viaje, el pago del puente de Oresun, mas un transbordador de Dinamarca a Alemania.

Al final, conseguimos contactar a través de la web de ventas, con la agencia británica aferry.com y conseguir los pasajes para el día 22 a las 16 horas, pasajes que con sorpresa conseguimos por una tercera parte de costo que nos pedían algunas agencias, con el cuento de que no quedaban billetes, pretendían cobrarnos un precio que consideramos  abusivo. En fin…...que el viajar por ahí por tu cuenta, a veces tiene estas cosas.

Hoy por la mañana sobre las 9 de la mañana, nos hemos puesto de nuevo en marcha, dejando atrás la bonita ciudad de Bergen, con ruta y destino a la ciudad de Kristiansand. "Nuestros amigos los navegantes" nos llevan hacia la ruta que habíamos traído el otro día de Oslo hacia Bergen, porque les habíamos dado la orden de no tomar tantos transbordadores.

Viajar por una orografía tan complicada como la Noruega, tiene pocas alternativas de ruta, o bien te subes a los transbordadores, o tienes que rodear fiordo tras fiordo, "o emular a los topos" y pasar un buen puñado de túneles.

Hoy Senia, que parece que dispone de humor para estas cosas, en los primeros 100 km del viaje, ha contado, ni más ni menos que 34 túneles, de los cuales uno de 10 km y otro de 12 km. Esto os puede dar una medida, del tremendo esfuerzo de Noruega por mantener unido y poblado todo su territorio. Además de los túneles, también tuvimos que tomar un transbordador.

De todas formas, la ruta por la que nos han orientado "nuestros amigos" ha sido maravillosa. Se puede considerar como otra "ruta de oro" del país noruego. Nuevamente hemos viajado por valles y fiordos, por los márgenes de los glaciares, otra vez hemos viajado por el paisaje de las tundras y los lagos de montaña (en la ruta de hoy ya más al sur, estos no estaban helados) hemos dejado ya atrás, por este viaje, los fiordos, para poco a poco meternos en un paisaje más propio de la taiga, con preciosos ríos y cascadas de agua increíbles, hoy posiblemente, hemos disfrutado de las cascadas de agua mas bonitas de Noruega y de muchas otras partes".

Con este panorama de la ruta del día, que como despedida del viaje no está nada mal. Alrededor de las siete de la tarde, paramos a pernoctar, junto con un matrimonio francés que se encontraba allí, en un aparcamiento de la población de Evje, a unos 60 km de Kristiansand. Aparcamiento pernocta N-58º35’02’’ E-7º48’16.80’’. Km. 9540.


Día 22 de junio.
Esta mañana, después de despedirnos del matrimonio de autocaravanistas franceses, que en su autocaravana han pasado la noche al lado nuestro en la última población noruega que hemos pernoctado, continuamos viaje a la ciudad de Kristiansand.

Cuando llegamos, nos  dirigimos al puerto para gestionar en la compañía naviera Color Line, los embarques y después de aparcar la autocaravana en las líneas de embarque del puerto, nos acercamos hasta el centro de la ciudad para hacer las últimas compras y dar un paseo por esta.

La ciudad está bastante bien y merece una visita. Durante estos últimos días en las ciudades y poblaciones noruegas, que visitamos, asistimos a los preparativos de la fiesta y las hogueras de San Juan, una fiesta muy tradicional y muy celebrada en el norte de Europa y especialmente en los países nórdicos.

A las 4 y media de la tarde, con puntualidad nórdica, zarpaba del puerto el ferry Color Line Súper Espeed, un barco moderno y rápido que en 3 horas y 45' nos traslado, junto con "nuestra casa móvil", al puerto danés de Hirtshals.

Hay que ver cómo con el tiempo cambian las cosas. En nuestro primer viaje a Noruega en el 92, la misma travesía en barco, empleamos toda la noche, en esta ocasión después de 25 años, en un plis, plas, estábamos en Dinamarca.

Desde la cubierta de popa, viendo alejarse el barco de a la costa Noruega, nos despedimos con tristeza de este maravilloso país que siempre que lo hemos visitado nos ha pasado lo mismo. La primera vez, hacíamos votos por regresar algún día, en las siguientes visitas también. Desde entonces, han pasado ya algunos años, en los que nuestro espíritu y mentalidad viajera, nos ha traído hasta aquí en cuatro ocasiones, viajes de que siempre  hemos disfrutado mucho y consideramos  esta parte de Europa, nuestro viaje preferido.

Pero ahora es diferente, no se, ya tenemos algunos años y la cosa no está tan clara, pero quien sabe....... Hoy nuestro pensamiento y nuestros sueños van dirigidos a la esperanza de que si la vida nos concede la salud y la fuerza suficiente, quizás nos animemos a volver por aquí otra vez, ya que  la vida siempre nos somete a un constante reto de superación hasta el final. Aunque si ello no es posible, tampoco nos podemos quejar.

Para los que no conocéis está parte de Europa, comentar:

que si os gusta la naturaleza salvaje  en estado puro y vivir por unos días en un país, conviviendo con unas gentes de las que democrática y socialmente tenemos mucho que aprender, si disponéis de la oportunidad, no dejéis nunca de visitar estos países, sobre todo Noruega que es una maravilla.

Con puntualidad nórdica también, atracó el ferry, a las 7,45 de la tarde, en el puerto de la ciudad danesa de Hirtshals. Desembarcamos y con la ayuda de "nuestros amigos" nos dirigimos a la parte alta del puerto pesquero próximo a  una gran playa , donde pasamos la noche en un aparcamiento. Aparcamiento pernocta N-57º35’24.71’’ E-9º57’11.55’’. Km.9.609.


Día 23 de junio.
El aparcamiento de Hirtshals, donde hemos pasado la noche, es un lugar ideal para aquellas familias de autocaravanistas que viajen en el ferry a Noruega y otros lugares o regresen de allí, y tengan que pasar la noche o la jornada. Es un lugar bien situado al lado de la población, el mar o el embarcadero de los ferrys.

Consultando a " los amigos navegantes", estos nos cuentan, que desde aquí hasta nuestro punto de partida y final del viaje, hay una distancia por carretera, viajando fuera de los peajes, de 2.493 km, que añadidos a los 9.609 que llevamos recorridos desde nuestra partida de Santander el día 5 de mayo, suman al final del viaje 12.102 km recorridos por ahí en este periplo viajero. Así que por esta vez ya está bien. Senia tiene una visita médica concertada en Santander para final de mes y hemos decidido que nos vamos para allá.

Pero antes, como en nuestra ruta de regreso, coincide El Parque de Legoland,  que entre otras cosas, contiene las réplicas en miniatura, confeccionadas y trabajadas con millones de las famosas piezas de Lego, de algunas de las ciudades o lugares que hemos visto y disfrutado en este viaje y otros, junto con otras de distintas partes del mundo, vamos a parar y hacer una visita al famoso lugar.

Llegamos a Legoland y después de aparcar en un gran aparcamiento de pago, visitamos el parque de Lego, aunque el precio de la entrada es caro, 45€ por persona los adultos, los niños gratis, en los meses de julio y agosto 60€, merece la pena la visita sobre todo si se viaja con niños.

Después de la visita al parque, como nos encontrábamos bien, después de comer y descansar, continuamos viaje de regreso, cruzando la frontera con Alemania con parada a pernoctar en un sitio tranquilo, fuera de la autopista, en la población alemana de Schlswig. Aparcamiento pernocta. N-54º30’48’’ E-9º35’20’’ . Km. 10.054.


Día 24 de junio.
Hoy pensábamos hacer unos cuantos km más de los que al final hemos hecho, ya que después de circular por las carreteras noruegas a un límite de 80 kmh, y una tranquilidad pasmosa, creíamos que al encontrarnos en la ruta de hoy, viajando por  las "súper autopistas" alemanas, con algunos tramos incluso sin límite de velocidad,  hoy "volaríamos" hacia nuestro destino final del viaje, restando un buen número de km.

Esto no ha sido así, ni mucho menos. Resulta que una vez incorporados a la "súper” autopista alemana A-1 que es la que atraviesa el país de norte a sur y que es por donde teníamos que viajar, por múltiples circunstancias, de obras y saturación de tráfico, al superar  la ciudad de Hamburgo, dirección Bremen, para hacer 10 km, empleamos 2 horas y eso que no había límite de velocidad, jajajaja. Vamos, que esto ocurre en España y nos inflan a gorrazos, pero como aquí estamos en Alemania, quieto y parado.

Total que ante la situación que teníamos por delante, decidimos abandonar "la súper........"  y viajar por comarcales y nacionales, cruzando multitud de poblaciones por el medio, una detrás de otra, con límites de velocidad de 50 kmh, y un montón de radares de control por todos lados.

Al final, ya un poco cansados de esta historia de viajar por "las súper....... y por los pueblos de Alemania (eso si, con un paisaje completamente llano de campos con todo tipo de cereales en plena maduración y poblaciones muy bonitas) paramos a pernoctar en un aparcamiento al lado del río Weser, en la ciudad de Minden, de la Renania del norte – Westfalia, junto a un buen número de autocaravanas de matrícula alemana que se encontraban alli, una bonita ciudad para tomar nota y visitar.

La  ciudad  nos pareció preciosa, una ciudad que por casualidad y debido a las dificultades del viaje, hemos descubierto hoy, en la que para finalizar la jornada, dimos un paseo tomando algunas fotos, disfrutando de sus calles, plazas y edificios, algunos de estilo gótico. Aparcamiento pernocta. N-52º17’07’’ E-8º55’27’’. Km,10.411.

En este bonito lugar, aunque aún nos quedan unos días de viaje, hemos decidido poner el punto y final a este viaje, a partir de hoy las jornadas que nos quedan, solo las dedicaremos a viajar, poco a poco, hacia nuestro punto de partida y a descansar. Esperamos  y deseamos que nuestras notas de viaje, aunque bastante largas, si tenéis la paciencia de leerlo, sean de vuestro agrado y sobre todo que os sirvan y os animen a viajar por ahí, de verdad que merece la pena.


El día 28 de junio, llegamos a nuestro punto de partida en Santander, después de haber recorrido 12.234 Km, en 54 días de viaje. Ahora nos toca descansar, pero sobre todo recordar y meditar la cantidad de imágenes y sensaciones que acumulamos en nuestra mente y nuestro recuerdo, de los momentos vividos en este viaje, un bagaje de sensaciones y conocimiento adquiridos de primera mano, que al igual que otros viajes, sin duda, contribuirán a enriquecernos y sobre todo,   a cambiar la percepción o la idea, que a veces por desconocimiento o por mala información, tenemos de lo que  hay por ahí fuera y las formas o costumbres de  otras gentes, muy diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver y vivir en nuestro país y que merece la pena conocer. Un saludo.

Pedro Ansorena y Senia Bonaechea.