domingo, 21 de octubre de 2012

Liérganes celebró la VI Concentración Ganadera.

Después del verano con la entrada del otoño el frío se acerca y el ganado baja de los puertos de montaña, donde ha pastado durante los meses de buen tiempo. En el mes de octubre las exposiciones y ferias de ganado, al igual que en otras regiones de España, se suceden también en Cantabria, donde los ganaderos, acompañados del tradicional ambiente festivo, exponen o venden sus cabezas de ganado.



Una de estas exposiciones o ferias, es la ya tradicional Concentración Ganadera de Liérganes, donde el sábado dia 20 de octubre de 2012, se ha celebrado la VI Concentración Ganadera. La finca "Las Hayas" de la localidad acogió la Concentración Ganadera de carácter municipal, en la que participaron más de 1400 cabezas de ganado entre bovino, equino, ovino y caprino. Todas ellas, cabañas y rebaños, se asentaron en la finca por manadas, en corrales separados por vallas montados al efecto para cada uno de los lotes de las especies concurrentes.



Después de una semana lluviosa, en Cantabria, el sábado amaneció un dia gris, pero sin lluvia y una temperatura más bien primaveral, 22º de temperatura al medio dia. La favorable situación climática motivó que miles de personas, entre ellos algunos autocaravanistas, presentes con sus vehículos aparcados en el área para autocaravanas, se congregasen de nuevo para disfrutar del ambiente de la exposición ganadera, el habitual mercadillo que acompaña a este tipo de eventos, la gastronomía y la belleza que nos ofrece una población como la villa trasmerana, declarada conjunto Histórico Artístico Nacional en el año 1978.



Durante la jornada, tampoco faltó una parrilla de asados para todos los asistentes a base de chorizo, beicon y costillas,  que hizo las delicias de los presentes que se acercaron por "Las Hayas" y tuvieron la oportunidad de disfrutar también de tan exquisitos manjares, que por el precio simbólico de 1€. ofrecieron los organizadores de la parrilla, la peña local "Virgen de las Nieves".



La organización de la concentración como en anteriores ediciones, corrió a cargo del Ayuntamiento de Liérganes. Al final, como colofón de la jornada, el Alcalde y otras autoridades presentes, entregaron los premios a los ganaderos merecedores de tal distinción, en las distintas especies y categorías presentadas, ante una gran expectación, seguido al filo de las 3 de la tarde, por la tradicional "pasaá" de los ganaderos desfilando con sus cabañas o rebaños, acompañados del sonar de los campanos, por el casco monumental tomando el camino de regreso a sus majadas o moradas.



Con este aliciente a media mañana nos desplazamos desde Santander a disfrutar de la jornada, por la mañana de la exposición y del ambiente ganadero y por la tarde, después de una comida familiar, de un siempre gratificante paseo a pie por Liérganes y su entorno, prolongando éste, hasta el impresionante paraje del denominado '' Pozo Negro", un lugar en torno al Rio Miera de una belleza espectacular, situado en las proximidades del barrio de Rubalcaba a unos 4 Km. de Liérganes en dirección a San Roque de Rio Miera, lugar que si os acercáis por la villa trasmerana os recomendamos visitar, al mismo no se pude acceder con la autocaravana, pero si caminando, en coche o en otros medios de menor dimensión. N-43º19'11'' W-3º43'45''.



Al final de la tarde regresamos a Santander después de haber disfrutado de nuevo de una buena jornada de sábado en la villa de Liérganes, lugar de nacimiento de Senia, mi mujer, población en la que los autocaravanistas y cualquier visitante siempre es bien recibido y que como ya es sabido por muchos autocaravanistas, fue pionera en España creando en el año 2004 (después de Tui en Galicia), la segunda área municipal para autocaravanas de todo el estado.


Pedro Ansorena y Senia Bonaechea.





   


2 comentarios:

ARO dijo...

Cuánto me hubiera gustado disfrutar de esa fiesta. Me encantan ese ambiente, esos paisajes y esa gente. Saludos.

Pedro Ansorena dijo...

Amigo ARO, disfrutar de una de esas ferias de año del otoño que se celebran en algunas poblaciones de la cornisa cantábrica, es una de esas cosas que si uno puede, no debe de perderse nunca. Vivir una jornada de estas características por el ambiente tan especial que se vive entre los visitantes, ganaderos y ganado en plena actividad, merece la pena hacer un viaje del sur al norte peninsular, así que ya sabes....si algún dia te animas avisa que si no pasa nada por aquí estaremos. Saludos.

Publicar un comentario