lunes, 9 de mayo de 2011

Visitar la ciudad de Córdoba y el festival de los patios cordobeses 2011.

Llega la primavera y con ella el buen tiempo y el aumento de luz diurna, en un preámbulo que nos traslada hasta la añorada y deseada, por muchos de nosotros, estación estival, sin duda, la primavera y el verano son las estaciones que mas facilitan el viaje y la práctica del autocaravanismo o el disfrute del término "aire libre". Con el aumento de luz diurna o con la llegada de la primavera el viajar por muchos de los lugares que nos ofrece la geografía, es todo un placer con lo que el viaje, en sí mismo, se convierte en suficiente atractivo para decidir desplazarse por ahí. 


Es un placer viajar por ahí en el período en que las plantas y los árboles, de una forma natural, comienzan su despertar del letargo del invierno y nos muestran todo su esplendor, los bosques, campos y  montaña nos ofrecen el rebrote de hojas y flores, pero también los pueblos y ciudades, cuidados estos por la mano y la sensibilidad de algunos de sus habitantes, para con la naturaleza, comienzan a preparar sus jardines, terrazas  balcones e incluso azoteas o, como en el caso de Andalucía, los inigualables patios andaluces llenos de sugerente y artístico colorido floral y ornamental que nos muestran sus mayores galas y esplendor.


Desde hace ya algunos años, tanto Senia como yo, siempre hemos tenido curiosidad por asistir y disfrutar del festival o la exposición de los patios en la ciudad andaluza de Córdoba. Aunque en diversas ocasiones ya hemos visitado la ciudad de los Califas, en la que siempre hemos disfrutado mucho de sus indudables y reconocidos atractivos,  unas veces por una cosa y otras por otra, no se nos presentaba la ocasión para hacerlo en la época del festival  de los patios cordobeses,  a si que en esta ocasión, que por diversos motivos no hemos podido hacer el habitual viaje de primavera por Europa como solemos hacer en los últimos años, esta vez hemos encontrado la oportunidad idónea de acercarnos unos dias por Córdoba y así cumplir nuestro deseo de disfrutar también del espectáculo inigualable que nos ofrecen los patios cordobeses engalanados para el festival.


La actual exposición se remonta cuando el primer paso del certamen se daba el día 8 de marzo de 1933, donde una comisión del Ayuntamiento de Córdoba se reunió para tratar sobre el proyectado concurso de patios, acordando que su celebración fuera durante los días 10 al 20 del “próximo mayo”. Se fijó la cantidad de 1.500 pesetas en concepto de premios. Unos días más tarde, concretamente el 16 de marzo, se levantó nueva acta, determinando los ediles el número de premios: el primero de 500 pesetas, el segundo de 300 y el tercero de 200. También se establecieron los cuarto, quinto, sexto, séptimo y octavo premios, dotados con 100 pesetas cada uno. Hoy los primeros premios superan los 3.000 €.  Se acordó igualmente que el Real Centro Filarmónico Eduardo Lucena diera un concierto en el patio “que obtenga el primer premio durante la noche del día 20”.


Estos al parecer son los primeros pasos que más adelante dieron cita al tradicional y actual concurso de patios de la ciudad de Córdoba, festival que no cesa en renovarse y buscar nuevas formas y atractivos para los concursantes y los visitantes.


Recorrer los patios durante el día, y disfrutarlos a la caída de la tarde, entre el ambiente que presentan sus calles, el olor al jazmín y al azahar de los naranjos, la música flamenca y la conversación entre amigos es una experiencia única que os recomendamos.


Los Patios suponen una tradición única en el mundo, son muchos y  variados, por lo que podríamos distinguir entre una primera modalidad compuesta por Palacios Señoriales, Conventos, o Antiguos Hospitales y la segunda referida a los Patios Populares que a nuestro parecer y sin desmerecer al resto, estos son los más espectaculares e increíbles.


Estos últimos están en casas particulares, la mayor parte de ellas habitadas por varias familias, que los cuidan a lo largo de todo el año. Es difícil encontrar dos patios iguales, pues todos tienen las paredes encaladas, los jazmines, las madreselvas y las macetas,  en muchos casos simples latas  de geranios, alhelíes, claveles o rosas. Visitarlos durante el día, o aún mejor al anochecer, nos impregnará los sentidos del aroma del jazmín o el azahar. En el mes de Mayo puede ser  el momento ideal para verlos, aunque algunos están abiertos y se pueden visitar todo el año, en la oficina de turismo al lado de la catedral o en los propios patios, se puede adquirir un mapa guía con los recorridos y los números de los patios a visitar.


Algunos de los más afamados se encuentran en las calles Postrera, Martín de Roa y San Basilio. Otro tipo de patio es el que pueden encontrar en el Palacio de Viana dotado de hasta 13 patios a cada cual más hermoso y sugerente. No en vano se conoce al Palacio como el Museo del Patio y está declarado oficialmente Jardín artístico. Es recomendable la visita, que es guiada, ya que se trata de un auténtico museo con una gran colección de tapices, muebles, cuadros, porcelanas y armas de fuego.


Disfrutar la ciudad de los califas durante la exposición de los patios, que como en este caso se prolonga desde el dia 4 hasta el dia 15 del mes de mayo, es disfrutar de un ambiente único, especialmente este año que los cordobeses andan liados con lo de la candidatura de ciudad cultural europea 2016.


Durante todo el día y especialmente en la últimas horas de los agradables días primaverales, los espectáculos callejeros en sus calles y plazas se suceden, como el que se forma todas las noches en la plaza de la Calahorra o la plaza de la Corredera, el espectáculo de algunos de las primeras figuras  cordobesas del cante flamenco, el zapateado o las tonadilleras, con sus acompañantes a la guitarra está asegurado para quien se decida a disfrutar de unos dias en la sugerente e inigualable ciudad de Córdoba.


Nosotros con nuestra autocaravana, nos hemos quedado por tres dias en el aparcamiento vigilado y de pago que está situado frente a la puerta de Sevilla, un lugar ideal para visitar la parte antigua de la ciudad y si uno quiere desplazarse al  ensanche u otras zonas, dispone del autobús 2-6-9 con parada enfrente, que por un módico precio nos puede acercar.

Coordenadas del aparcamiento puerta de Sevilla. N-37º52'28'' W-4º47'12''


Si lo que queremos es disfrutar de un buen plato de salmorejo, unos flamenquines o unas berenjenas fritas con miel, hechas como dios manda, regado por un buen fino o cerveza y al alcance de nuestros bolsillos, la ciudad de Córdoba dispone de una rica y variada oferta gastronómica, pero nuestro recomendado es "La cazuela del Espartero" situado en la calle que accede desde "la plaza de la Corredera" al ayuntamiento.


Os deseamos que estas notas os animen a visitar la fantástica ciudad de Córdoba y si puede ser durante la exposición primaveral de los patios mucho mejor, seguro que no os arrepentiréis.

Para ver otras imagenes Pinchar aquí

Pedro Ansorena y Senia Bonaechea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario