domingo, 25 de abril de 2010

La asamblea de la PACA en Consuegra.

Después del desengaño y engaño en el asunto de la petición de aclaración de gastos, por medio de una nota, a los socios por parte de la junta directiva gestionada por Pedro Cerezo y la falta de apoyo por esta en el tema tan comprometido de lo de Roma, evidentemente mi relación con estos entró en una fase de desconfianza mutua o de no relación.

Aparte de esto, y conforme a mi compromiso continuaba con mi responsabilidad de atender todas aquellas demandas de información que tanto la Sra. Chacón, como los gestores del Gt 53 solicitaban.

Anteriormente a esto y cuando dimitió el tesorero Juan Rivera, la junta directiva al parecer no encontraba ningún tesorero en disposición para que lo sustituyera, por ello y como hasta ese momento había hecho con todas las juntas directivas de la PACA con las que me ha tocado convivir, en una conversación que mantuve con ellos, me comprometí a hablar con algún socio que yo conocía en Cantabria a ver si este se animaba a asumir esa función y responsabilidad.

Hable con Juan Carlos Pulito, persona socio de la PACA a la que solo conocía de tomar algún café y cambiar algunas impresiones sobre el autocaravanismo, (desgraciadamente más adelante sufrí la experiencia de conocer a este curioso personaje) siendo sabedor de que esta persona, aparte de ser empleado en la banca, tenía experiencia asociativa en la función de la tesorería de alguna entidad deportiva en Cantabria, hable con él y le comenté el asunto de la vacante en la tesorería de la PACA, animándole a ponerse en contacto con la junta directiva y asumir esa función, facilitándole el teléfono de contacto.

Hoy pienso que con mi colaboración, puse en manos de la junta de Cerezo el mejor tesorero nunca soñado para sus objetivos y fines.

Una de las primeras gestiones de este tesorero cuando asumió las responsabilidades contables de la PACA fue la de llamarme por teléfono para intentar convencerme de que yo tenía que cobrar un dinero por mis gestiones y trabajo en la PACA. Situación que le aclaré al nuevo tesorero, hacia ya mucho tiempo que tanto yo como mis compañeros en la gestión del Senado habíamos asumido voluntariamente ese gasto a cuenta de nuestras economías particulares, el tesorero insistía y no hubo nada que hacer, sus argumentos no lograron convencer la firme decisión que tenia sobre este asunto. Hoy comprendo perfectamente cuales eran las verdaderas intenciones de su insistencia.

Cuando me enteré de que, aparte de otras cosas, la junta directiva cargaba en la cuenta del Senado 1910 €, no entendiendo como se podían cargar esos gastos a una cuenta donde los verdaderos artífices del trabajo no habíamos cobrado ni un solo euro, solicité al tesorero me fuesen enviado los documentos de esos gastos, el tesorero me los envió vía e.mail, los cuales hoy obran en mi poder.

Solo yo sabía quién había acudido al Senado y para qué, por ello cuando recibí del tesorero la cuenta del Senado, los gastos allí reflejados seguía sin entenderlos. A mi entender, siempre que alguien acudió al Senado lo hizo no para gestionar ningún trabajo, lo hizo en plan representativo o institucional en nombre de la plataforma o para asistir a algún acto en representación de esta, por lo tanto si había que aplicar algún gasto por ello este debería estar en el asiento contable de GASTOS DE REPRESENTACIÓN DE LA JUNTA DIRECTIVA y no en el asiento de la gestión del Senado.

Curiosamente en las cuentas enviadas por el tesorero el asiento contable de "gastos de representación de la junta directiva" figuraba a cero gastos.

Desde mi punto de vista si en las visitas al Senado EN PLAN INSTITUCIONAL O REPRESENTATIVO por parte de algún miembro de la junta directiva, repito, si se había producido algún gasto este debería de figurar en el asiento de la cuenta de gastos de representación de la Junta directiva y no en la de las gestiones del Senado, puesto que ninguno de los que habíamos trabajado en esta gestión, voluntariamente, no habíamos cobrado nada.

Estos cargos me parecieron una falta de ética y de respeto hacia los que habíamos sacrificado voluntariamente nuestra economía particular y familiar en favor de esas gestiones y por ello entendía que la cuenta del Senado debía permanecer a cero gastos, máxime cuando por ahí y por "los de siempre" se había extendido el bulo de que Pedro Ansorena, estaba viajando y comiendo con los políticos a cuenta de los fondos asociativos de la PACA.

La gravedad del asunto no terminaba aquí. En las cuentas del Senado aun, con él a mi juicio error de cargarlos donde no correspondían, aparecían unos gastos que tampoco entendía, como ya he explicado en un anterior escrito en este blog, no podía entender que, entre otras cosas, Pedro Cerezo Santos, presidente de la PACA, por acudir al Senado un solo día en el vehículo de un compañero desde Cáceres a Madrid, NUNCA ASISTIO AL SENADO MAS QUE ESE DIA, se siente en esa cuenta un gasto de 942,42 €.

El asunto es, que se convocó la asamblea general en la ciudad manchega de Consuegra y junto con mis amigos Pablo y Elsa, mi mujer y yo viajamos hasta la ciudad manchega con la esperanza de que allí podía aclarar ese asunto ante los socios y la junta directiva, pues no fue así.


La junta directiva, a mi juicio, en un alarde de demagogia, intentó remediar lo ya irremediable, con respecto a mi justificada petición de enviar en una nota adjunta a los socios con la aclaración de que nosotros no habíamos cobrado nunca gastos por nuestras gestiones en el Senado, hay que tener en cuenta que en esa asamblea apenas había 40 socios de los presumibles 2000 que decían que había la Jd de la PACA. Por lo tanto esa solución no me valía ya que mi honestidad estaba en tela de juicio ante la gran mayoría de los socios que no habían acudido a la asamblea.

En la asamblea y en la presentación para su aprobación o no, de los gastos de la plataforma, ante los presentes explique lo que aquí estoy argumentado, el tesorero que de buena fe yo había presentado para ese cargo, me contestó más o menos y ante los presentes con una cara dura que pocas veces he visto, más o menos esto " la junta directiva aplica a las cuentas los gastos que estime convenientes y a las cuentas que el tesorero decide y a ti no tiene que darte ninguna explicación, si quieres ver los justificantes de esos gastos aquí los tienes, empujando un archivador". En la asamblea había suficientes testigos de estas palabras pero tamaño despropósito nadie movió un solo dedo. En ese momento conocí la clase de persona y la sensibilidad ante estos asuntos de Juan Carlos Pulito, al que sinceramente reconozco que hasta ese momento no conocía.

Las cuentas se presentaron a votación y me quedé solo en medio de todos con mi voto en contra, también en ese momento comprendí una vez más que tipo de socio mayoritario había en la PACA.


Pedro Ansorena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario