viernes, 9 de abril de 2010

El porqué de la fórmula parlamentaria de la Moción.

Quizás sea bueno para los lectores que les interese esto, conocer algunas cosas más sobre la moción, que hemos estado trabajando y el porqué de algunas decisiones.

Anteriormente he comentado que en las primeras tomas de contacto con la Senadora Chacón, se le comentó cuales eran la necesidades y problemas de los autocaravanistas al realizar nuestra actividad de ocio y tiempo libre, con la entrega de documentos que argumentaban lo que estábamos exponiendo.

La Senadora a los pocos días y en vista de que lo que se le presentaba, dando muestras de conocer bien su oficio, entre otras opciones, decidió, trabajar la fórmula parlamentaria de una moción interministerial, que instase al Gobierno, no solo a regular la actividad autocaravanista, también a tomar las medidas necesarias para el desarrollo ordenado de esta, pero claro, la iniciativa no era fácil, esta fórmula parlamentaria necesitaba mucha implicación, nosotros estábamos dispuestos a ello, pero contar con el apoyo previo de tres Ministerios implicados, entrevistarse con algunos de sus altos responsables para recabar su apoyo a la moción que estábamos intentando trabajar, no era tarea fácil, había que mover muchos papeles y disponer de bastante tiempo para acudir a las entrevistas, no olvidemos que estas se realizaron todas en Madrid y nosotros, incluida la Sra. Chacón, residimos fuera de la capital del Reino. Por otra parte la Senadora estaba muy cargada de trabajo en la función de las múltiples responsabilidades públicas que requiere su labor ( Senadora por Cádiz, miembro de la comisión de Fomento y Vivienda, miembro de la comisión de la OTAN, Mesa de la UE, turismo Campo de Gibraltar, Ayuntamiento del Bosque etc.).

Ante este panorama de responsabilidad, desde el principio fuimos conscientes que necesitaba mucha ayuda para sacar adelante el proyecto, que le habíamos presentado, por otra parte y como ya he comentado también, Ana María no era autocaravanista y no estaba familiarizada con este mundillo de las autocaravanas, pero aun así tanto ella como nosotros estábamos convencidos de lo que pretendíamos y no nos importaba sacrificarnos en el intento.

Al final la Senadora se decidió por esta fórmula, porque según ella implicaba a varios Ministerios y a la vista de lo que ella tenía en las manos y comenzaba a comprender, necesitábamos abordar, no solo el aspecto legal, también el tema de las infraestructuras, la señalización etc,  tan necesarias para, en el futuro, nosotros poder realizar con normalidad nuestra actividad de ocio.

La fórmula parlamentaria que había elegido la Senadora, además de pensar en abarcar la mayoría de las necesidades de los autocaravanistas, es una de las fórmulas parlamentarias, políticamente hablando más ágil y, si esta era aprobada en la Cámara, de más rápida aplicación, frente a otras fórmulas que solo podían centrarse en la normativa o en los servicios, independientemente, como pueden ser los proyectos de Ley o no de ley etc, estas fórmulas, segun sus palabras,  necesitaban de una burocracia mayor, no nos podíamos extender en el tiempo varios años, Ana María no quería que esto se saliese de la legislatura en la que nos encontrábamos, la cosa estaba clara, no teníamos tiempo que perder. Estos eran los planteamientos y las conclusiones a lo que la Sra. Chacón llegó después de repasar la documentación entregada y hablar con nosotros.

Este es el trabajo, que un político suele hacer, cuando conoce bien su oficio y cuando recibe de los ciudadanos una demanda de estos y se convence para trabajar en ella, es una decisión del político y no nuestra, nosotros solo podemos aportarle nuestro conocimiento y ayuda.

La experiencia de caminar por los despachos de la administración me ha hecho comprender y me indica, que no hay situación que mas moleste a la mayoría de los administradores públicos o políticos, que cualquier ciudadano salido de la nada, dando evidentes muestras de no conocer en profundidad, los pormenores y problemas que estas cosas presentan a la hora de ejercer las competencias en su labor publica, le venga a su despacho hablándole de leyes y dando lecciones de cómo tiene que ejercer sus tareas. Nosotros ante cualquier administrador o político debemos contarles uno a uno, con la mayor claridad posible (estas personas normalmente no son autocaravanistas y conocen muy poco o nada de nuestro pequeño mundo), cuáles son nuestros problemas y necesidades y ellos conforme a su oficio tratar de buscar la solución. Cualquier postura, que se tome ante ellos, que se salga de estas premisas, la mayoría de las veces les hará  adoptar una postura en defensa o en contra.

Una vez trabajado el texto, la Senadora presentó el Proyecto de la Moción en la Secretaría de relaciones con Las Cortes en Moncloa para su estudio, donde estuvo algún tiempo. No había vuelta atrás, el asunto estaba en marcha, teníamos que trabajar y convencer para que apoyasen la moción, a los Ministerios implicados, Interior, Medio Ambiente, Fomento, fueron algunas de nuestras visitas y entrevistas, acompañando siempre a la Senadora, que era quien marcaba la pauta del trabajo y las visitas, si cualquiera de estos Ministerios hubiese enviado a la Secretaría de Moncloa un informe en contra, la Moción estaba acabada, no se presentaba, pero esto no fue así, la moción fue apoyada favorablemente por los tres Ministerios implicados y el Gobierno dio orden de presentarla en la mesa del Senado para fijar día y hora de debate.

El primer paso estaba salvado, comentaba la Senadora, con mucho esfuerzo, pero se había conseguido que al menos los Ministerios implicados apoyasen la presentación de la moción y eso era fundamental para su posterior desarrollo. Pero no todo terminaba aquí, todavía nos quedaba convencer a los portavoces de los grupos parlamentarios para que le diesen su apoyo a la moción en la cámara, demostrándoles que no era una iniciativa parlamentaria de aspecto netamente político, que era una iniciativa de los ciudadanos ante una necesidad de modernidad de nuestro país en estos aspectos, que las familias de autocaravanistas de toda España son votantes de todos los grupos parlamentarios representados en la cámara.

Toda esta implicación ha significado un buen número de viajes a Madrid, con diversos gastos económicos asumidos voluntariamente por nosotros, combustible, dietas, ticket de aparcamientos etc. pagados con nuestro dinero y no como se ha divulgado por ahí con muy mala intención, a costa de los fondos de la PACA, NUNCA HEMOS RECIBIDO NI UN SOLO EURO DE ESTA ASOCIACIÓN, NI DE NINGUNA OTRA. Esta implicación necesitaba también disponibilidad de nuestro tiempo hurtado a nuestros quehaceres cotidianos y a la convivencia con nuestras familias.

Cuando se presenta cualquier iniciativa parlamentaria en la mesa del Senado, para fijar su fecha de debate, todo el expediente documental, que argumenta la presentación de cualquier iniciativa, queda a disposición de todos los grupos parlamentarios para su posterior estudio y la preparación del consiguiente debate y también para que los grupos puedan preparar con tiempo las posibles iniciativas que en contra o a favor crean conveniente presentar.

Con todo esto es necesario dejar claro para los que habéis leído o visto el debate de la moción por sus Señorías en la tele comprobando, quizás con sorpresa para algunos, el vocabulario autocaravanista que manejaban sus señorías, esto no ha sido por casualidad, esto ha sido fruto del trabajo de Ana Chacón y sus colaboradores.


Pedro Ansorena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario