martes, 13 de abril de 2010

El debate de la moción autocaravanista.

Aunque ya lo he comentado anteriormente, creo que siempre es bueno recordar estas cosas. Después de un estudio y el trabajo serio que siempre antecede a estas cosas , cuando se presenta cualquier iniciativa parlamentaria en la mesa de una de las cámaras de las Cortes Generales, para fijar su fecha de debate, todo el expediente documental, que argumenta la presentación de cualquier iniciativa, queda a disposición de todos los grupos parlamentarios para su posterior estudio y la preparación del consiguiente debate y también para trabajar las posibles iniciativas, que puedan tener en contra o a favor.


Es necesario dejar claro, para los que habéis leído o visto el debate en la tele, comprobando quizás con sorpresa para algunos, que a pesar de no ser autocaravanistas y estar tratando una actividad bastante desconocida en nuestra sociedad, el vocabulario autocaravanista, que manejaban sus señorías era el que algunos de nosotros frecuentemente empleamos, esto no ha sido por casualidad, esto ha sido fruto del trabajo de Ana Chacón y sus colaboradores.


El día 9 de mayo de 2006 a las seis de la tarde estaba fijada la fecha y hora del debate. Todo marchaba con normalidad hasta que el ultimo día, cuando ya no nos lo esperábamos, en el último momento del plazo de cierre de presentación de enmiendas o alegaciones, el Partido Popular presentó en el registro una enmienda al punto primero, el tan traído y llevado tema de la velocidad, inmediatamente la Senadora reaccionó, comentando que había que intentar hacer lo que fuese para convencer al portavoz del Partido Nacionalista Vasco Sr., Albistur Marín, que era quien en principio parecía iba a apoyar la enmienda del PP. que era absolutamente necesario que el portavoz popular se quedase solo en el debate, porque si votaban los dos en contra, la moción podía fracasar.

Abordamos al Sr., Albistur Marín, quien nos atendió amablemente el tiempo del que disponía, para comentarle algunas cosas y hacerle ver que en las Web gestionadas por los autocaravanistas había un enlace con la transmisión del debate por medio de TV Senado, invitándole a que abriese estas páginas y lo viese, así mismo le propusimos que no se aliase con la enmienda, que había presentado el grupo parlamentario del PP, que los cientos o miles de autocaravanistas vascos votantes de su partido y los de toda España lo iban a escuchar y ver por la tele y si les defraudaba quizás en las próximas elecciones no lo iban a votar. Entre otras cosas esta argumentación parece que surtio efecto y lo convenció, ya que decidió dejar solo en el debate al portavoz del PP y con ello este último también voto a favor.


Llegó la hora del debate parlamentario en la Cámara y después de debatir los portavoces los cuatro puntos del texto de la moción, todos los grupos parlamentarios aprobaron este por asentimiento general, incluido el PP.

Desde mi punto de vista creo que el conseguir esa votación en la Cámara, por acuerdo unánime, y dado el momento que estaban pasando los grupos políticos en España, fue todo un logro, ya que en aquel momento los grupos sacaban muy pocas iniciativas adelante y menos por el acuerdo unánime de todos los presentes.

La Senadora Chacón en la exposición de motivos que hizo de la moción, dejó bien claro que lo que se debatía versaba sobre el desarrollo de la ACTIVIDAD AUTOCARAVANISTA, que no se trataba de campismo que eso es otra actividad y no había que mezclar ambas cosas. Así mismo en el diario de sesiones de las Cortes Generales, lugar donde reside el poder legislativo y desde ese día, figura el nombre de actividad autocaravanista y autocaravanismo.

Pues bien a pesar de ello algunos "distraídos" aun consideran la actividad autocaravanista dentro del campismo, aplicándonos irregularmente leyes campistas o de turismo, contraviniendo las del Estado, o creen que se deben de generar debates donde estén presentes los empresarios de camping, situación a la que en mi opinión nos están llevando actualmente los citados empresarios y algunos campistas que están entre nosotros disfrazados estos de autocaravanistas y defensores de nuestros derechos, craso error, no queriendo darse cuenta de la realidad, nombrando a esta actividad como campingcaravaning, Caravaning, caravana y otros nombres que no tienen nada que ver con nosotros ni con nuestra realidad.

En el fondo este simple concepto, que se intenta a toda costa mantener por algunos interesados, hace que esto sea una de las formas, que más nos está perjudicando a los autocaravanistas.

Autocaravanismo, autocaravanistas o autocaravana, actividad de uso muy diferente al campismo y que los autocaravanistas, con un poco de sentido común, si somos conscientes de lo que nos traemos entre manos, somos los primeros que debemos defender, llamando a las cosas por su nombre y debatiendo nuestros asuntos con quienes los tenemos que debatir y no con quienes nos quieren llevar al redil.


Pedro Ansorena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario