jueves, 8 de abril de 2010

Comienza el trabajo del Senado.

En la semana siguiente después de la entrevista en el Senado, por recomendación de la Sra. Chacón, recibo una llamada de la responsable de prensa del Senado, comentando esta que tenían preparada una nota de prensa sobre lo acontecido en la reunión de la semana pasada para enviar a los medios, después de escuchar sus comentarios le solicité el favor, que antes de publicar me enviase el borrador (borrador que aún hoy consevo en los archivos), para ver qué es lo que ponían en la citada nota de prensa, aduciendo que nos jugábamos mucho en ello.

Después de recibir la nota y enviar esta a mis compañeros se abrió un debate entre nosotros sobre la conveniencia o no de publicar dicha nota, de los tres dos estábamos de acuerdo, en no dar publicidad a lo que habíamos emprendido y el tercero opinaba que sí, que había que publicar esa nota porque pensaba que era sentar una base.

Personalmente no estaba de acuerdo con el compañero. Mis razonamientos y los de mi otro compañero estaban fundados en el tiempo que llevábamos en los asuntos autocaravanistas, donde habíamos aprendido y por ello podiamos preveer que por detrás de nosotros y de cualquier iniciativa que se emprendiese, estaban detras constantemente "los de siempre", estos, si se le daba publicidad a lo del Senado, como era y aun hoy es, su costumbre no nos iban a dejar en paz, a buen seguro tratarían por todos los medios de meter mano para tratar de desestabilizar.

Por otra parte hay que entender que la Sra. Chacón, acababa de llegar al mundo de la autocaravana, desde su función pública estaba dispuesta a trabajar y emprender una iniciativa política para favorecer el autocaravanismo, pero no tenia por que conocer nada de nosotros y de nuestro mundo. Esto ya me lo dejó claro el Sr. Rubalcaba, así que necesitábamos tiempo para que la política gaditana se pusiese al día en nuestros asuntos, por ello no era aconsejable que por una información a las primeras de cambio algunas personas la abordasen y desde el principio y sin experiencia comenzase a moverse con intranquilidad y no con el sosiego necesario para trabajar el difícil asunto que tenía delante.

Desde el principio de la relación con mis compañeros y como es lo mas lógico, comentamos que uno de los tres, con el consenso de los demás, tenía que asumir la responsabilidad de ser el interlocutor entre la administración y nosotros, hay que tener en cuenta que aunque cualquiera de nosotros podía asumir esa función, yo era el que más tiempo llevaba metido en estos asuntos y también el que había iniciado todo esto, por lo tanto con la aceptación de mis compañeros, asumí esa función. Teníamos que trabajar coordinado, no es muy aconsejable que a los políticos los llame uno diferente cada día.

Con estos razonamientos llamé a la Sra. Chacón para comentar todo esto, solicité de ella que impidiese que esa nota de prensa saliese a los medios ya que nos podía perjudicar mas en nuestro trabajo de futuro que beneficiar.

La citada nota no se publicó y el tiempo nos dio la razón, con esta iniciativa logramos que hasta bien avanzado el mes de enero del año siguiente "los de siempre" no se enterasen por donde andábamos y con ello que la Sra. Chacón trabajase en paz, documentándose cada día que pasaba sobre nuestros asuntos, adquiriendo un bagaje de conocimientos que eran fundamentales para la empresa que había iniciado.

Desde el comienzo del trabajo, siendo conocedores del panorama que teníamos a nuestro alrededor, tanto mis compañeros como yo teníamos claro que si queríamos que el proyecto llegase a buen puerto, aunque la empresa no era nada fácil, aparte de trabajar generando los documentos o la información necesaria y proveer de estos a los políticos y a la administración, sabíamos que teníamos que ir quitando una a una todas "las piedras" que apareciesen en el camino.

Pedro Ansorena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario