martes, 30 de marzo de 2010

Algunas decisiones que marcarón el futuro de la PACA.

La plataforma después de poner en marcha un trabajo encaminado fundamentalmente a la creación de áreas y comprobar que este marchaba por buen camino, a pesar de las carencias que tenia, desde mi punto de vista, creo que estaba viviendo un buen momento, resultaba evidente que el trabajo totalmente altruista de algunas personas junto con la puesta en marcha de algunas ideas, estaba dando unos resultado impensables en el inicio de la PACA.


Hay que tener en cuenta que por aquel entonces nadie, ni JD, ni delegados, cobraba nada por sus gastos.
Con este panorama la JD asturiana, posiblemente con la mejor intención, quizás sensibilizada por la carga económica que algunas personas implicadas estábamos soportando, tenía en mente, casi como una obsesión, el aumentar los socios y con ello los ingresos económicos, para poder así cubrir algunos gastos. Para ello se tomaron varias iniciativas que creo marcaron el futuro de la asociación.
La creación de incentivos materiales en forma de descuentos para los asociados por parte de varias empresas, que tenían algo que ver con nuestros sector y nuestros vehículos, la contratación de los servicios de Multauto como asesoría jurídica, la creación de un díptico informativo donde se incluya, aparte de la propaganda de la correduría de seguros y la propaganda de la propia plataforma, un decálogo del buen autocaravanista de diez puntos (nuevamente un buen trabajo de diseño de Vicente) económicamente costeado todo esto por una correduría de seguros asturiana.






Personalmente tenía algunas dudas por estas decisiones, pero también comprendía que había que hacer algo en materia económica, entendía que no se podía continuar disponiendo de la economía familiar de las personas que trabajaban para la Plataforma. Pero no estaba en mi mano hacer nada, ya tenía bastante con lo que me traía entre manos. Siempre he pensado y hoy lo pienso aun mas, que cuanto más independiente, en todos los sentidos, es una asociación reivindicativa, mucho más abierto tendremos el camino y mejor nos podemos mover en él.

Mis compañeros y yo, tanto en el trabajo del Senado, como los que me ha tocado vivir anterior y posteriormente y a lo largo de varios años, voluntariamente NUNCA hemos recibido un solo euro por nuestro trabajo, a pesar de que se nos ofreció reiteradamente una compensación económica a nuestros gastos, tanto por parte de empresarios, como por la plataforma. Creo que el tomar esta decisión ha sido uno de los mayores aciertos que hemos tenido en toda nuestra implicación con el autocaravanismo, si hubiésemos recibido un solo euro, estoy seguro que hoy estaríamos hablando de otra cosa. Con esto no quiero decir que no se asuma el gasto de nadie, NO, cada familia de un activista del autocaravanismo tiene una situación económica, que pude ser diferente a la nuestra, o no, y es justo que le sean pagados sus gastos, como no, eso hay que entender que es así, pero en nuestro caso particular y después de lo que hemos tenido que vivir creo que nuestra decisión ha sido acertada, mas adelante y en futuros comentarios de opinión comprenderéis por que hoy pensamos así.

Desde luego, que la puesta en marcha de estas medidas tuvo una respuesta inmediata, dió como resultado una afluencia de socios nunca pensada en la PACA, todos los días del año se afiliaba alguien, la asociación creció y creció a un ritmo inimaginable y con ello también los ingresos de la PACA. También hay que comentar que la decisión de aumentar los socios por la vía del interés material, nos aportó una guerra continua, que duró un largo período, donde nuestros detractores "Los de siempre" al ver que la PACA superaba los más de 1.500 socios, iniciaron en todos los campos un "debate" poniendo en duda los descuentos que la correduría de seguros aplicaba a los socios de la Plataforma, insinuando el engaño, como siempre generando dudas e insidias hacia la plataforma etc. etc. Interviniendo en el mismo Incluso un responsable de una, hasta entonces, notable correduría de seguros de Madrid.

El caso fue, que visto desde el punto de vista económico, creo que la medida de los seguros en lo tocante a favorecer a los socios de la PACA y los autocaravanistas en general, si dió resultado, en mi opinión en aquel momento se estaban cobrando unos precios un tanto abusivos por asegurar una autocaravana, el seguro de una autocaravana que como media general costaba cerca de los 1.000€, repentinamente su cotización bajo a los aproximados 600.

Ahora bien, ¿estas medidas le produjo algún beneficio en sus fines u objetivos más importantes a la Plataforma?, pues yo creo que no, a los socios económicamente si, pero a la plataforma, aparte del aumento de los fondos en sus arcas por la cuota de asociados, creo que NO.

El aumento de socios supuso una carga de trabajo para atender sus demandas por pate de la directiva, hasta el punto que prácticamente solo tenían tiempo para atenderles a ellos y sus demandas, abandonando quizás la atención de los objetivos para los que se había creado la PACA y que para nosotros debería de ser una prioridad, o lo que es lo mismo "la pescadilla que se muerde la cola".

Con el sosiego y la tranquilidad que te da el tiempo pasado, creo que el poner en marcha esas medidas fue un error monumental y marcó el futuro de la Plataforma. La primera junta directiva cuando no se presentó a las elecciones en la asamblea de Palencia comentó, que dejaban la directiva porque "esto había crecido mucho y se les había ido de las manos", personalmente creo que esos motivos no eran toda la verdad, pero algo de verdad tenían.

Conclusión: Aumentar los socios en una asociación netamente reivindicativa con incentivos materiales, desde mi particular punto de vista es un tremendo error, esta situación puede ser buena para los clubs de autocaravanas (aunque tener muchos socios no creo que sea bueno para una buena administración y convivencia de nadie) pero no para una asociación reivindicativa sin ánimo de lucro como nació la PACA, si los autocaravanistas se asocian, movidos o motivados por unos beneficios materiales y no convencidos del proyecto al que se adhieren y sus objetivos, motivando y ayudando a este en su trabajo reivindicativo, mal vamos.

Quizás, con los incentivos materiales, estemos motivando la entrada en la asociación, llenando esta, de un tipo de socio mayoritario no implicado que en su mayoría solo se mueve por un tipo de interés y el resto le importe poco o nada, quizás con estas decisiones, al contar con este tipo de voto, estemos hipotecando el futuro de nuestros objetivos, al permitir estos socios no implicados a los que les da igual casi todo, que cualquier persona con otro tipo de objetivos o interés se ponga al frente de los destinos de una asociación, como parece que hoy sucede en la PACA.
Tenemos un ejemplo en los países vecinos de Francia e Italia, la asociación autocaravanista francesa de ACCL, que ha obtenido grandes logros en el País Galo, no llega a 100 asociados y no entra en sus planes aumentar esta cuota, eso sí, todos los socios tienen que estar implicados trabajando por el proyecto para ser admitidos en este.


Los Italianos del Coordinamiento Camperisti, han llegado a tener más de 13.000 socios, en conversación con ellos he podido comprobar que hoy saben que asociar a muchos autocaravanistas sin implicación es un tremendo error, los que están implicados de verdad, prácticamente le dedican todo el tiempo para sus cuestiones administrativas y demandas. La asociación que con sus ideas y el trabajo de unos pocos, en su día, fue capaz de convencer al Senado Italiano, logrando con ello la promulgación del art, 185 del código de circulación del País Trasalpino, con esta política de socios, hoy se ha convertido en un club campista más, sin independencia y en manos de otros, más o menos, en lo que creo que hoy ha derivado la PACA.


Decir también que en el tiempo que he tratado con la administración, jamás me han preguntado a cuantos autocaravanistas representaba o cuantos socios tenia la PACA. Nuestras demandas son tan evidentes y de tal sentido comun que los políticos y las personas del Estado, con los que hemos trabajado o con los que nos hemos entrevistado, lo único que les ha movido o se han interesado es, los planteamientos del proyecto de futuro que se les presentaba en su mesa y no otra cosa, en cambio, tanto mis compañeros como yo y a pesar de pertenecer a una asociación con tropecientos socios, casi siempre nos hemos sentido solos y poco apoyados.

Por lo tanto y siempre desde mi punto de vista, socios motivados por un incentivo material, NO nunca. Socios convencidos de un proyecto e implicados con él, SI siempre.

Pedro Ansorena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario